Hacienda somos todos, y unos más que otros. así, la Agencia Tributaria publica por primera vez información sobre el impuesto de sociedades de las multinacionales españolas, a nivel mundial. Se confirma lo que era un secreto a voces: Las empresas más ricas, las del Ibex, pagan menos impuestos.

Mientras una empresa media o pequeña paga el 25% de impuestos, las del Ibex pagan sólo el 12,6%.

Según Hacienda, estas empresas pagan en los distintos países en los que operan un 12,6% de sus beneficios. El tipo general de sociedades en España está situado en el 25%, mientras que para la banca y las empresas de hidrocarburos llega al 30%. Este análisis se basa en los datos proporcionados por 134 multinacionales que en el 2016 tenían una facturación anual superior a los 750 millones de euros. En total, pagaron a nivel mundial por el impuesto de sociedades 11.594 millones de euros, cuando su beneficio neto –una vez descontadas las pérdidas de todas las filiales del grupo en una misma jurisdicción fiscal– alcanzó los 91.849 millones de euros.

Ministerio de Hacienda

Según la información del propio Ministerio de Hacienda, las empresas no grupo pagaron un tipo efectivo del 15,4% en 2016, cifra que ya está por debajo del 12,4% de las multinacionales en ese mismo año.

Pero además, la Agencia Tributaria incide en que las conclusiones del estudio país por país se obtienen partiendo del resultado neto, mientras que en España el cálculo se hace teniendo en cuenta del resultado contable. O en otras palabras y más sencillo: que si se unificase criterios las diferencias serían más abultadas en favor de las grandes compañías.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa salud democrática pende de un hilo
Artículo siguienteNueva tragedia de inmigrantes en el Mediterráneo en las costas de Melilla
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre