Vestidas con delantales amarillos, las empleadas de hogar y de cuidados se han manifestado en la Puerta del Sol al grito de: «Soy empleada del hogar, por mis derechos voy a luchar”. El colectivo SEDOAC (Servicio Doméstico Activo) ha convocado la protesta, apoyada por SOS Racismo, Red Estatal de Trabajadoras del Hogar y Cuidados, entre otros

La pancarta bajo una fuerte lluvia, reflejaba una de las reivindicaciones centrales del gremio de empleadas del hogar: «Es cuestión de Justicia. Sí al convenio 189 de la OIT«, haciendo referencia al acuerdo jurídico de la Organización Internacional del Trabajo no ratificado por el Gobierno español y que obligaría a aprobar una prestación de desempleo, de la que ahora carecen.

«Estamos aquí porque queremos que todas tengan el mínimo de derechos que nosotras hemos tenido, pero aun así no tenemos derecho a paro y la jubilación se nos queda en una porquería«, han señalado en la concentración de la Puerta del Sol.

UGT ha elaborado un informe, en el que constata la feminización de las emplea del hogar y de cuidados y hace una comparativa entre la UE y España. y señala que en nuestro país las condiciones de este colectivo, lejos de mejorar, empeoran: los salarios cada vez son menores y se incorporan personas cada vez más mayores, que necesitan trabajar.

La ratificación por parte del España del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo es urgente

El sindicato reclama, entre otras medidas, abordar en el marco del Diálogo Social el avance en la equiparación en materia laboral y de Seguridad Social de este colectivo y la ratificación por parte del España del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo.

Es imprescindible un sistema de protección por desempleo adecuado y suficiente para controlar la jornada laboral de estas trabajadoras, así como la aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

La obligación del alta y cotización a la Seguridad Social debe recaer siempre sobre la parte empleadora. Es necesario que el próximo Gobierno apruebe la desaparición del desistimiento (pues en la práctica es un despido sin causa) y la progresiva profesionalización del sector.

Con motivo del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar que se celebró el pasado sábado, UGT publica un informe sobre la situación del trabajo doméstico y de cuidados, en la UE y en España. En este estudio, se constata la feminización de este sector, la devaluación de los salarios, la prolongación de la vida laboral en el trabajo doméstico (cada vez hay más personas empleadas de más de 60 años) y la precariedad de las condiciones de empleo.

 

Conclusiones

En España, el trabajo doméstico y de cuidados para particulares, representa el 28% de estos empleos de la Unión Europea. Mientras que el porcentaje que supone el trabajo doméstico respecto al total de empleos de mujeres de toda la Unión, es del 1´8% (1.992.900 empleos), este porcentaje se incrementa hasta el 6´1% en España, solo superado por Chipre e Italia.

El empleo en las actividades que están directamente más relacionadas con los cuidados, la asistencia en establecimientos residenciales y los servicios sociales sin alojamiento, constituyen el 4´7% del total de empleos de la Unión Europea. Pero, en España, el porcentaje que suponen estas actividades respecto al total de empleos de nuestro país, baja al 2´7%.

A mayor volumen de empleo en las actividades de asistencia en establecimientos residenciales y servicios sociales sin alojamientos, corresponde un menor nivel de empleo en la actividad de hogares como empleadores de personal doméstico. En todos los Estados miembros de la Unión Europea, el trabajo doméstico y actividades relacionadas con los cuidados, son sectores muy feminizados, con porcentajes que no bajan del 60% de mujeres empleadas, y en algunos casos llegan al 100%.

Empleos temporales y precarios

Tanto en ocupación como en afiliación es significativo el incremento de mujeres ocupadas y afiliadas de 60 años y más, por factores que se pueden achacar, entre otros, a la crisis y el desempleo.

El porcentaje de trabajo a tiempo parcial es mayor entre las mujeres. De las mujeres ocupadas en el año 2008, el 53´3% lo estaban a tiempo parcial y el 58´3% en el 2018. En el año 2008, había 52.500 hombres ocupados en el trabajo doméstico, y solo el 12´7% tenían un trabajo a tiempo parcial. En el 2018, de los 72.800 hombres ocupados, el 16´2% lo estaban a tiempo parcial.

 

Salarios

En el año 2008 la diferencia era de 771 euros menos en la jornada completa, con respecto al salario medio total en esta jornada, y de 165 euros menos en el caso de la jornada a tiempo parcial, en el año 2017, las personas asalariadas en el trabajo doméstico a tiempo completo perciben 968 euros menos que el salario medio para este tipo de jornada y en el tiempo parcial, 304 euros menos.

En el 2006 el gasto medio por hogar total (salarios y Seguridad Social), era de 355´61 euros, mientras que en 2017 es de 285 euros.

Esta realidad vuelve a constatar la necesidad de que, de una vez por todas, se dignifiquen y equiparen las condiciones de empleo y Seguridad Social de este sector de actividad y avalan los distintos actos y movilizaciones convocadas con motivo de esta jornada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − 4 =