domingo, 13junio, 2021
20.7 C
Seville

Las elecciones no eran broma pesada

Francisco Javier López Martín
nací en la Sierra de Madrid, en Collado Mediano. Licenciado en Geografía e Historia. Maestro en la enseñanza pública. Ha sido Secretario General de CCOO de Madrid entre 2000 y 2013 y Secretario de Formación de la Confederación de CCOO. Como escritor ha ganado más de 15 premios literarios y ha publicado el libro El Madrid del Primero de Mayo, el poemario La Tierra de los Nadie y recientemente Cuentos en la Tierra de los Nadie. Articulista habitual en diversos medios de comunicación.
- Publicidad -

análisis

La condena a Ratko Mladić y la interminable pacificación de los Balcanes

Las guerras balcánicas de los 90 tuvieron un impacto político y mediático particularmente destacado, quedando en la memoria colectiva como un paradigma de hasta...

La macabra relación entre el negacionismo de Vox y el incremento de los asesinatos machistas

En medio de la consternación por el asesinato de las niñas de Tenerife Vox continúa su discurso negacionista de la violencia de género

‘¡Viva Rusia!’, el guion inédito de Berlanga que desquiciará a la extrema derecha

Berlanga fue el mejor psicoanalista de lo español de nuestro tiempo. Ahí están sus películas, auténticos retratos sociológicos, instantáneas de momentos históricos y radiografías...

El Repaso del 11 de junio: hoy nos quedamos sin palabras. Ni una más, ni una menos.

En El Repaso de hoy nos hemos quedado sin palabras. No hay nada más importante que repasar hoy que la situación que estamos viviendo...
- Publicidad-

La suerte se ha decantado, se ha desplomado sobre nosotros, como una pared fracturada en cien pedazos. El suelo sobre el que la pared se sustentaba se ha convertido en barro inestable y movedizo. Es algo que no parecen haber tomado en cuenta quienes se fiaron de los asesores que les aconsejaban acudir a nuevas elecciones, tras impedir a toda costa cualquier forma de gobernabilidad del país.

Sánchez, el menos marxista de los socialistas, ha demostrado ser capaz de realizar un tremendo esfuerzo para convertir en realidad, una vez más, el teorema de Marx, Partiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cotas de la miseria. El otro Marx, se entiende, el insigne y preclaro Groucho. Tras el viaje electoral en el que nos embarcó ha perdido diputados y ha perdido la mayoría en el Senado.

El precio de la operación elecciones no es suma cero, ni mucho menos. El coste del crecimiento de la ultraderecha y de las fuerzas nacionalistas no significan lo mismo, pero dan buena cuenta del desastroso panorama político que ha producido la irresponsabilidad política de las dos fuerzas de la izquierda que tenían la obligación de entenderse a cualquier precio, antes de acudir a una nueva convocatoria electoral. Por cierto, el surgimiento de una nueva fuerza política a la izquierda del socialismo no ha sumado nada.

Como muchas otras personas que conozco, he votado izquierda, con el corazón helado y el alma en vilo. No nos hemos quedado en casa, pero intuíamos todo cuanto los asesores mercenarios de turno no quisieron ver. Vivimos en los barrios, hablamos con los vecinos, paseamos por las calles, compramos en los comercios, tomamos una cerveza en los bares, observamos el aumento de la desconfianza en la política y en los políticos, incapaces de hacer nada para asegurar la gobernabilidad y hacer frente a los problemas.

La izquierda ha perdido votos. Es una realidad. La derecha, pese al terremoto político en su seno, es la gran beneficiaria de este desparramo político y electoral al que hemos asistido. Casado puede darse con un canto en los dientes, por haber recuperado más de veinte diputados.

Eso sí, con el aliento en el cogote de una ultraderecha que le pisa los talones al grito de ¡Viva España!, con la misma fuerza y convicción con la que aquel militar golpista gritaba al Rector de la Universidad de Salamanca, ¡Abajo la inteligencia, viva la muerte! Es algo con lo que, desgraciadamente, tendremos que aprender a vivir. De nada sirve lamentarse a estas alturas.

Del Valle sólo salieron los huesos de un dictador, pero el franquismo ha seguido anidando, en estado de latencia, protegido por lideresas como Aguirre, esperando su oportunidad para renacer en la política española. Y lo ha hecho. Y contra eso de nada sirve ya la respuesta de Unamuno, Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta, pero no convenceréis. Entre otras cosas porque ya han demostrado que, en muy poco tiempo, siempre que se den las circunstancias adecuadas y se acrecienten las torpezas de los partidos democráticos, pueden convencer a muchas personas.

Junto al avance de la ultraderecha, la otra gran consecuencia de las elecciones es el hundimiento de Albert Rivera. El centro político es el que, girando a un lado u otro, permite el gobierno de derechas o de izquierdas en muchos países. En España esta función la venían desempeñando los paridos nacionalistas, el PNV y CiU, hasta que el vendaval catalán se llevó este escenario por los aires.

Ciudadanos parecía haber llegado para ocupar ese espacio liberal y de centro que asegurara la estabilidad y gobernabilidad. En muy poco tiempo, el crecimiento electoral de Ciudadanos parecía dar alas a la confirmación de esta tesis. Pero Rivera ha sido demasiado soberbio, pagado de sí mismo, presumido y presuntuoso como para verlo. No es el único en la política española. Parece que para ser líder político en España hay que reunir esas condiciones, aunque el precio termine siendo éste.

En muy poco tiempo Rivera ha laminado y expulsado a quienes sostenían las posiciones más centristas. Se ha volcado en un antinacionalismo militante del que los catalanes y no catalanes comenzamos a estar hastiados. Ha consentido formar parte de gobiernos con el apoyo explícito de la ultraderecha.

Y mientras maniobraba para liderar la derecha, cerraba todas las puertas para buscar entendimientos con la izquierda. Cuando alguien renuncia a su alma, a su esencia, a su sentido de ser, lo termina pagando y Rivera lo ha pagado, aunque no está claro que asuma las consecuencias.

Los acuerdos no van a ser inmediatos, pero el panorama político, económico y social del país debería hacer pensar a nuestros políticos que el aguante de la ciudadanía está llegando a su límite, los tiempos de esperar soluciones a los problemas cotidianos y concretos no son infinitos, el agotamiento de la paciencia produce monstruos, muertos vivientes resurgidos de las tumbas del pasado.

Les aconsejaría que dejen de mirarse el ombligo de sus apetencias personales y comiencen a verse como servidores públicos que escuchan, atienden, entienden y buscan soluciones para los problemas reales que atenazan nuestras vidas. Porque nuestras vidas, su dignidad y su decencia, son la única patria que existe.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Suspendido el partido Dinamarca-Finlandia tras quedarse Eriksen sin conocimiento

Corría el minuto 43 del partido Dinamarca-Finlandia cuando el jugador del Inter de Milán, el danés Christian Eriksen, se dirigía a la banda para...

Tomás Gimeno asesinó a sus hijas “para provocar a su expareja el mayor dolor que pudo imaginar”

Tomás Gimeno asesinó a sus hijas “para provocar a su expareja el mayor dolor que pudo imaginar”, según el auto judicial, “mató a las niñas...

El PSOE combatirá el mensaje “negacionista” de la violencia machista de la derecha y la ultraderecha

“Si queremos un país fuerte, unido, que trabaje en la misma dirección, que en el futuro todos estén incluidos y nadie se quede fuera...

Gales arranca a Suiza un empate desde la mediocridad

La selección británica logró empatar un partido en la que Suiza puso el fútbol y las ocasiones más claras aunque terminó sufriendo
- Publicidad -

lo + leído

Suspendido el partido Dinamarca-Finlandia tras quedarse Eriksen sin conocimiento

Corría el minuto 43 del partido Dinamarca-Finlandia cuando el jugador del Inter de Milán, el danés Christian Eriksen, se dirigía a la banda para...

Tomás Gimeno asesinó a sus hijas “para provocar a su expareja el mayor dolor que pudo imaginar”

Tomás Gimeno asesinó a sus hijas “para provocar a su expareja el mayor dolor que pudo imaginar”, según el auto judicial, “mató a las niñas...

El PSOE combatirá el mensaje “negacionista” de la violencia machista de la derecha y la ultraderecha

“Si queremos un país fuerte, unido, que trabaje en la misma dirección, que en el futuro todos estén incluidos y nadie se quede fuera...

Gales arranca a Suiza un empate desde la mediocridad

La selección británica logró empatar un partido en la que Suiza puso el fútbol y las ocasiones más claras aunque terminó sufriendo