Feminismo, pero no tanto. De los 32 partidos españoles que concurren a las elecciones europeas del próximo 26 de mayo, sólo en 10 las mujeres son cabezas de lista. En conjunto suman menos de un tercio del total. 22 hombres lideran formaciones clave para conseguir eurodiputados.

Entre las políticas más conocidas se encuentran Izaskun Bilbao, que ya fuera eurodiputada por el PNV y que ahora lidera la Coalición por una Europa Solidaria; Silvia Barquero del Partido Animalista (PACMA), formación muy popular por la defensa de los derechos de los animales; Dolors Montserrat del Partido Popular; María Garzón, hija del ex juez Baltasar Garzón, de Actúa (PACT) y Sara Montero de Recortes Cero-Los Verdes.

Menos conocidas son María Eugenia Rodríguez de Unidas Podemos Cambiar Europa, que llega a encabezar la candidatura morada por ‘accidente’; Laura Requena del Movimiento Corriente Roja; Eva María Ubago del Partido Humanista; Consuelo Mira de Iniciativa Feminista y Antonia Alba de Igualdad Real, según informa La Celosía.

Manifesto

La defensa de los derechos de la mujer y de la igualdad de género es uno de los temas que más votos proporcionará en las elecciones europeas. La pasada legislatura contó con seis comisarias europeas que controlaban áreas estratégicas, pero las feministas consideran que aún queda mucho camino por recorrer. El Lobby de Mujeres, que agrupa a las asociaciones de mujeres en la Unión Europea, exige el nombramiento de un Coordinador en derechos de la mujer. Desde hace cuatro años cuelga un manifiesto en internet en el que solicita un marco integral para lograr la igualdad de género y detalla los avances obtenidos.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorTrump pone en peligro la salud y la vida de las mujeres norteamericanas
Artículo siguienteLa ministra Montero gana visibilidad y peso político
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre