sábado, 19junio, 2021
22.8 C
Seville

Las derechas, sin una solución para Cataluña, se aferran al patriotismo más estéril

PP y Vox han renunciado ya a cualquier solución dialogada y abrazan una suerte de boicot anticatalán

- Publicidad -

análisis

Ayuso deja compuesto y sin cargo a Toni Cantó

Isabel Díaz Ayuso deja compuesto y sin cargo a Toni Cantó, pero sí incluye a la ex de Ciudadanos, Marta Rivera de la Cruz, para...

Llega San Juan: una noche de pólvora, diversión y miedo

La verbena de San Juan se caracteriza por un desmesurado uso de la pirotecnia y los fuegos artificiales. El cielo se llena de dibujos...

Los españoles «indultan» a Felipe VI

El rey Felipe celebra su séptimo aniversario en el trono de España. La efeméride coincide con una encuesta de Metroscopia sobre cómo valoran los...

Pedro Sánchez y Ana Patricia Botín: ¡Que se besen, que se besen!

Resulta absolutamente impresentable que una entidad financiera con el historial del Santander salga a rescatar la imagen de Pedro Sánchez
- Publicidad-

Nadie habla de otra cosa que no sea el indulto del Gobierno a los líderes soberanistas de Cataluña. Las dos Españas necesitan pocas razones o argumentos para volver a la eterna y cíclica gresca y el asunto del perdón a los políticos catalanes reúne todos los ingredientes –emocionales y viscerales–, para hacer guerracivilismo del bueno. El indulto es el típico tema fuerte que le encanta a Pablo Casado, también a Santiago Abascal. No hay nada que enerve más la sangre taurina del español conservador que abrir la veda contra el traidor Sánchez amigo de los separatistas que quieren romper España. Poner en marcha la maquinaria del odio fratricida es tan fácil como darle cuerda a un juguete. Exige poco talento político y muy pocos escrúpulos, de modo que rara vez suele fallar.

La derecha española lleva viviendo del cuento de los traidores a la patria desde que Franco era cabo e incluso antes, probablemente desde el siglo XIX, cuando Fernando VII solicitó los servicios de los Cien Mil Hijos de San Luis para que acabaran con las alegrías liberales y restauraran otra vez el absolutismo realista en España. Esa tradición de golpismo blando que arranca en 1823 se ha perpetuado en los genes de la derechona española generación tras generación.

El fetiche ETA-nacionalismo-Cataluña, con el manido recurso a la amenazada unidad de la patria, suele aparecer más pronto que tarde cada vez que gobiernan las izquierdas. Le ocurrió a Felipe González, a Zapatero y ahora a Pedro Sánchez. Da igual si el Gobierno tiene mayoría absoluta o está en minoría o en coalición. Poco importa si el presidente de turno pertenece al ala centrista o más radical del PSOE. La guerra contra el independentista terminará surgiendo en mitad de la Legislatura, indefectiblemente, como un terremoto, un vendaval o una bomba de relojería perfecta capaz de lograr la demolición de todo un Consejo de Ministros salido legítimamente de las urnas.

Hay pocas cosas que generen más miedo, más crispación y más odio que la falsa idea de que socialistas y comunistas han vendido España a sus enemigos

Esta semana hemos visto cómo Casado se subía a la tribuna de oradores de las Cortes para decirle al presidente del Gobierno: “Hasta aquí hemos llegado”. ¿Qué pretende sugerir el eterno aspirante a la Moncloa cuando, dirigiéndose al jefe del Ejecutivo, mirándolo directamente a los ojos y señalándole con el dedo índice acusador le lanza ese ultimátum que suena casi a advertencia de la mafia siciliana? ¿Qué insinúa el jefe de la oposición con ese manido “hasta aquí hemos llegado” que también emplearon Fraga, Aznar y Rajoy antes que él? Pues sencillamente que la derecha ya está cansada de esperar, que cuatro años entre elecciones y elecciones se le hacen demasiado largos, que ya se le ha dado demasiado cuartelillo a los rojos okupas, ilegítimos ocupantes del poder, y va siendo hora de echarlos y mandarlos a sus casas. Es en ese punto de ebullición, y así ocurre siempre, cuando aparece el espantajo independentista que nunca falla, el mito secular del traidor a la nación, el recurrente eslogan “España se rompe” machaconamente empleado por la derecha hispana desde que Franco se alzó contra la Segunda República.

Hay pocas cosas que generen más miedo, más crispación y más odio entre las gentes de derechas que la falsa idea de que socialistas y comunistas han vendido España a sus enemigos. Cuando el cacique, el rico, el militar y el noble entienden que el Gobierno del pueblo está maduro, basta con agitar el árbol con alguna algarada populachera y patriótica para que caigan las manzanas rojas. Casado cree que ha llegado ese momento.

Cataluña, una enfermedad incurable

PP, Vox y Ciudadanos son los herederos de esa nefasta tradición ibérica tan desleal como antidemocrática que consiste en agitar las calles con bulos e infundios, dividir a la sociedad y lanzar a una parte del pueblo contra otra. Lo hemos visto estos días en Ceuta, una ciudad pacífica y crisol multicultural donde, con la excusa de la invasión del moro, la ultraderecha de Vox ha intentado desencadenar un conflicto civil entre religiones, entre vecinos, entre hermanos. Esa es la idea aberrante y enferma de patriotismo que maneja Santiago Abascal: la guerra cultural, la guerra civil, la guerra por la guerra.

Los tres partidos conservadores españoles se suman alegremente a esa farsa patriotera de capa y espada que funciona desde hace siglos, con la precisión de un reloj suizo, en este bendito país. La manifestación que han convocado para el próximo 13 de junio, la segunda parte de la patética foto de Colón (no tuvieron suficiente ridículo con la escena de opereta de hace dos años que han creído necesario repetir) no tiene otro objetivo que calentar los ánimos del pueblo, crispar, remover la bilis y promover el odio entre españoles. Porque se podrá estar en contra de los indultos, ya que hay razones jurídicas y políticas tanto para defenderlos como para rechazarlos, pero sacar a los ejércitos ciudadanos a la calle para montar un aquelarre de odio, agitar la caza de brujas contra el rojo-comunista-masón-indepe es desproporcionado e irresponsable, además de jugar peligrosamente con fuego.

Todo eso a Casado qué más le da, hace tiempo que el PP no pinta nada en Cataluña, da por perdida aquellas tierras y ya solo vive de hacer proselitismo y boicot anticatalán en el resto de España. Triste, muy triste.

A nadie se le escapa que el Yom Kipur de Sánchez con los políticos catalanes puede salirle muy caro al Gobierno de coalición. Pero es la única bala que le queda en la recámara al Estado español para tratar de reconducir la cuestión catalana dentro de los límites de la Constitución y la racionalidad. Con el prestigio de la Justicia española por los suelos, con Puigdemont promoviendo desde su refugio en Waterloo la leyenda negra de que España es un país autoritario y con el PSOE a punto de reventar por los cuatro costados por las tensiones internas entre sanchistas proindultos y felipistas anti, la última carta que nos queda a los españoles para no terminar otra vez en un duelo goyesco a garrotazos es la mesa de negociación a la desesperada. Hay que cruzar los dedos y esperar que salga bien.

No se trata de claudicar ante una pandilla de iluminados del procés que creyó que podía echarle un pulso al Estado por las bravas sin que pasara nada, pero sí de buscar la reconciliación y un nuevo marco político con generosidad por ambas partes. Nada de eso lo quiere Casado, tampoco Ciudadanos, que pinta más bien poco en esta historia y ya da igual si Arrimadas posa en la nueva foto de Colón, siguiendo el ejemplo suicida de Rivera, o hace mutis por el foro para que el Financial Times, la biblia liberal europea, no la retrate como cómplice del nuevo fascismo emergente. En cuanto a Abascal, qué se puede decir más que se pone cachondo solo de pensar que la cabra de la Legión pueda desfilar algún día por la Diagonal. De locos.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

4 Comentarios

  1. En toda España no existe una comunidad mas dividida y enfrentada que la sociedad catalana, y eso no se puede atribuirse a la derecha española, que nunca ha gobernados en Cataluña sino a los nacionalistas xenófobos catalanes que gobiernan desde la Generalidad exclusivamente para los suyos.

    Que Ciudadanos sacara en las elecciones 1.100.000 votos no es una anécdota y la manifestación antinacionalista en la que participaron cientos de miles de catalanes tampoco.

    Los nacionalistas no son «Cataluña» los nacionalistas son la élite aristocrática y xenófoba que tiene instaurado un régimen etnocrático (ver Wikipedia) por el que la minoría del 35% (los dueños de la masía) controlan el poder económico y político y gobierna sobre el 55% de hispanohablantes; los que hablan la lengua de las bestias (Quim Torra), a los que niegan poder ser escolarizados en su lengua.

    Entre los más de 10.000 grupos étnicos que forman las (+-) 200 naciones del mundo los catalanes son los que más derechos libertades y privilegios tienen.

    No se equivoque señor Antequera los nacionalistas catalanes son una élite privilegiada, con yate y segunda residencia, no palestinos de Gaza, ni saharauis de Tinduf.

    • Que C’s sacara esos votos hace 4 años fue una apuesta de los medios españolistas que se les ha ido al carajo.
      No hay más que ver los que ha sacado ahora.
      Y en cuanto al elitismo de la derecha catalana no es ni más grande ni más pequeño que el de la derecha españolista (incluido C’s) y controlan lo mismo que sus colegas del resto de España. Y son tan xenófobos, racistas y aporófobos como los de Galicia, Andalucía o las Castillas.
      Y si es verdad que en Cataluña hay muchas libertades, puede resultar que a una buena parte de los catalanes les parezcan insuficientes, y la única forma democrática de saberlo a ciencia cierta es haciendo esa cosa tan antidemocrática que se llama REFERÉNDUM.
      ¿Por qué será que la derecha españolista no quiere hacerlo?

      • La «soberanía» de cualquier nación democrática del mundo corresponde al conjunto de los ciudadanos, no a cada una de las regiones provincias o autonomías que al componen. Eso es del curso primero de democracia.

        En España hay 40.000.000 de españoles que queremos vivir juntos y solo 2.000.000 millones que quieren trocearla como Yugoslavia. Urnas Si, pero votamos todos que es lo democrático.

        En siete de las ocho mayores ciudades de Cataluña el constitucionalismos es mayoritario, en Hospitalet el 80%. Si la voluntad del 80% de los hospitalenses no la tendrían en cuenta los nacionalistas, no sé por qué motivo debemos nosotros tenerse en cuenta la del 51 % de los nacionalistas. ¿O tal vez los nacionalistas respetarían la voluntad mayoritaria del pueblo de Hospitalet ?.

        En la «Ley de la claridad de Canadá» se abordó este problema de las -minorías localmente mayoritarias, como podrían ser los nacionalistas en Cataluña o los constitucionalistas en Hospitalet, y la respuesta fue que si Canadá se podía dividir Quebec también.

  2. La derecha haciendo, como siempre, lo que mejor sabe y se le da hacer: sembrar confusión aprovechando que casi todos los «medios» están a su disposición y que 80 años de mala educación y adoctrinamiento católico han idiotizado a la mayoría del pueblo.
    Luego pretenderán, por los medios que hagan falta, poner orden en la confusión creada por ellos.
    El problema es que la derecha catalana colabora, y muy estrechamente, con la españolista.
    Si la izquierda catalana fuera un poco más inteligente conseguiría mucho más a medio plazo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Un ultra de fútbol lideraba en Andalucía una red de extorsión a deudores con secuestros y torturas

La Guardia Civil ha detenido en Andalucía una red que secuestraba y torturaba a personas que tenían pendientes deudas económicas. Se trata e una...

Ayuso deja compuesto y sin cargo a Toni Cantó

Isabel Díaz Ayuso deja compuesto y sin cargo a Toni Cantó, pero sí incluye a la ex de Ciudadanos, Marta Rivera de la Cruz, para...

Llega San Juan: una noche de pólvora, diversión y miedo

La verbena de San Juan se caracteriza por un desmesurado uso de la pirotecnia y los fuegos artificiales. El cielo se llena de dibujos...

Operación de acoso y derribo contra Yolanda Díaz: la acusan de engordar el currículum con másteres falsos

La prensa de la caverna ha iniciado una operación de acoso y derribo contra Yolanda Díaz. Según diarios de la derecha madrileña, Moncloa ha...
- Publicidad -

lo + leído

Un ultra de fútbol lideraba en Andalucía una red de extorsión a deudores con secuestros y torturas

La Guardia Civil ha detenido en Andalucía una red que secuestraba y torturaba a personas que tenían pendientes deudas económicas. Se trata e una...

Ayuso deja compuesto y sin cargo a Toni Cantó

Isabel Díaz Ayuso deja compuesto y sin cargo a Toni Cantó, pero sí incluye a la ex de Ciudadanos, Marta Rivera de la Cruz, para...

Llega San Juan: una noche de pólvora, diversión y miedo

La verbena de San Juan se caracteriza por un desmesurado uso de la pirotecnia y los fuegos artificiales. El cielo se llena de dibujos...

Operación de acoso y derribo contra Yolanda Díaz: la acusan de engordar el currículum con másteres falsos

La prensa de la caverna ha iniciado una operación de acoso y derribo contra Yolanda Díaz. Según diarios de la derecha madrileña, Moncloa ha...