viernes, 27enero, 2023
9.4 C
Seville

Las derechas se oponen a reformar la Constitución para suprimir el término «disminuido» que humilla a las personas con discapacidad

Meritxell Batet advierte de que los enemigos de la democracia hoy no están fuera de los parlamentos, sino dentro

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, ha dado un tirón de orejas a aquellos representantes públicos que tratan de boicotear la democracia desde dentro. En el día de la Constitución, Batet ha asegurado que la Carta Magna “es un acuerdo que debe vivir cada día para ser eficaz. Celebrar la Constitución es celebrar la conciencia de comunidad y el auxilio de todos en el progreso mutuo”. La presidenta de la Cámara Baja ha reclamado a los políticos “lealtad constitucional”, que a su juicio supone, entre otras cosas, cumplir sus mandatos incluso cuando no se está de acuerdo, respetar las mayorías y evitar una judicialización innecesaria de la política, informa Europa Press.

Batet ha señalado que las democracias se enfrentan a “nuevos riesgos” que no son externos al Parlamento, sino que están dentro. En concreto, ha hablado de la “priorización de las dinámicas de enfrentamiento frente al acuerdo”, y de las recetas simples del populismo, fenómenos que a su juicio generan riesgo de deslegitimación de las instituciones.

La conmemoración del Día de la Constitución coincide con la tramitación en el Congreso del proyecto de ley de reforma de la Carta Magna para suprimir del artículo 49 el término “disminuido”, que ha encontrado la oposición del PP y Vox. El concepto disminuido ha quedado ciertamente obsoleto, ya que es propio de la forma de hablar de los españoles de hace 43 años. Hoy las personas con discapacidad se han integrado en la sociedad, trabajan y son considerados en pie de igualdad como cualquier otro ciudadano. Seguir colgándoles el sambenito de disminuidos no tiene ningún sentido, de modo que la reforma constitucional no solo se antoja urgente sino necesaria.

Pese a lo justo de la reinvindicación, PP y Vox argumentan que no es el momento político oportuno para abrir el melón de una reforma constitucional y el líder de los populares, Pablo Casado, acusa al PSOE de propiciar un “revisionismo histórico” con el propósito de “justificar cambios constitucionales sin contar” con los populares. El presidente del PP ha vuelto a rechazar hoy cualquier reforma porque lejos de reeditarse un consenso como el que se logró en 1978, ve un “desafío a la gobernabilidad incluso por parte del propio Gobierno” y considera que el presidente Sánchez es quien más ha atacado la Carta Magna. Fuentes gubernamentales señalan que el jefe del Ejecutivo de coalición tenderá este lunes la mano a los populares para alcanzar un consenso sobre la reforma del artículo 49 y reiteran que el PP tiene que entrar en esta reforma, ya que lo contrario sería discriminar a cientos de miles de personas de este país que sufren algún tipo de discapacidad.

En el mismo acto, Pedro Sánchez ha llamado a “cuidar” la Constitución que, según ha recordado, “costó mucho conseguir”, y ha pedido hacerlo cumpliéndola “de pe a pa”, con “todos los artículos, del primero al último”. Así, ha destacado que la ley de leyes trajo a España “derechos y libertades, donde había dictadura; concordia y convivencia, donde antes había odio y tiranía; y pertenencia a la Unión Europea donde antes había ostracismo y aislamiento”.

Ausencias en el día de la Constitución

El presidente del Senado, Ander Gil, no ha acudido a la celebración, ya que permanece aislado al haber contraído el coronavirus. “Quiero agradecer todos los mensajes de apoyo y cariño que me estáis haciendo llegar. Estoy bien. En pocos días espero estar de nuevo dando guerra. Gracias de corazón”, escribió Gil el domingo en su cuenta de Twitter. En la escalinata, y a ambos lados de los leones, se situaron los miembros de las Mesas del Congreso y del Senado y los portavoces de los grupos parlamentarios de ambas Cámaras, así como los ministros.

Los dirigentes de los partidos mayoritarios de la oposición, diputados y senadores, expresidentes del Gobierno y del Congreso y el Senado y ponentes constitucionales son otras autoridades que han acudido al acto de conmemoración. Han estado, además de Casado, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arimadas, pero no los de las formaciones nacionalistas e independentistas, como es habitual.

Al acto institucional estaban invitados otros altos cargos como la nueva presidenta del Tribunal de Cuentas, Enriqueta Chicano, o el nuevo defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo. También la fiscal general del Estado, Dolores Delgado; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y, como cada año, se ha convocado a los presidentes de todas las comunidades y ciudades autónomas.

En este sentido, han confirmado su presencia la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo; la presidenta de La Rioja, Concepción Andreu; el de Murcia, Fernando López Miras; el de Aragón, Francisco Javier Lambán; el de Canarias, Víctor Torres; y el de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. Asimismo, estarán representantes de patronal y sindicatos y de la sociedad civil.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído