cuentas

Tal y como venimos informando, la estrategia de desinformación que tan buen resultado le dio a Donald Trump en el año 2016 se ha activado en los inicios de la campaña a las primarias del Partido Demócrata contra los candidatos que más posibilidades tienen para convertirse en rivales del actual presidente de los Estados Unidos en los comicios del 2020, en concreto, a Kamala Harris, Bernie Sanders, Beto O’ Rourke y Elizabeth Warren. Ya indicamos cómo a Harris se la está atacando con noticias falsas llenas de tópicos racistas, xenófobos y machistas.

Las cuentas en redes sociales desde donde se inician estos ataques fueron creadas durante el año 2018 y, en principio, parecían preparados para activarse en las elecciones de mitad de mandato que tuvieron lugar en el mes de noviembre. Sin embargo, una gran mayoría de ellas permaneció en estado de hibernación. Este hecho se puede comprobar en las que iniciaron los ataques contra el ex congresista texano Beto O’ Rourke que fueron dadas de alta entre abril y mayo de 2018 y que, hasta este mes de febrero, sólo habían publicado un tuit, en concreto, en diciembre y enero para informar de que O’ Rourke había dejado en la década de los 90 un mensaje racista en un contestador automático. Esos mensajes obtuvieron una media de 1,7 millones de impresiones.

Las doscientas cuentas que fueron creadas en las mismas fechas y que sí tuvieron actividad en las elecciones de mitad de mandato generaron más de 140 millones de tuits que promovían teorías de la conspiración, desinformación sobre los candidatos demócratas como, por ejemplo, que algunos de ellos encabezaban caravanas de inmigrantes que iban a entrar en los Estados Unidos de manera ilegal.

En el año 2016 se crearon miles de cuentas falsas que determinaron una falsa actividad pero que generaron miles de millones de impresiones con desinformación sobre Hillary Clinton o Bernie Sanders. Sin embargo, la nueva actividad ha refinado la estrategia ya que se trata de usuarios que demuestran una sofisticación importante que intenta influir en las conversaciones y que están coordinadas con otras que amplifican los mensajes con la utilización del big data y la información de la que se dispone de cada uno de los ciudadanos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre