Nos es ningún secreto que nuestro mundo ha cambiado. Nos hemos ido acostumbrando poco a poco a todo lo que ahora tenemos. Teléfonos móviles que nos sacan de cualquier apuro, tiendas online, relaciones cibernéticas y comida a domicilio. Si echamos la vista atrás a nuestro mundo cuando las cabinas telefónicas inundaban las calles, seguramente nos demos cuenta de cuánto han cambiado nuestras costumbres.

Y si cambian las costumbres, cambian los hábitos. Vivimos con un teléfono pegado a nosotros y consultamos todo por aquello que llaman Internet. No sabemos vivir sin estar conectados y en cierta forma estamos más desconectados que nunca. Por eso, el mundo del marketing se ha tenido que actualizar y acoplarse a los usos y costumbres del hombre de hoy. Es así como nace el concepto de marketing online.

Además, como el mundo está en constante cambio, también las claves del marketing tiene que actualizarse. Hoy en día, asistimos a un nuevo universo de ventas, donde las formas han cambiado y los hábitos de los potenciales clientes nos hacen centrarnos en otras cuestiones. Son las claves del marketing online.

El posicionamiento web

Cuando hablamos del marketing online, no podemos dejar de hablar de una de las principales claves de este nuevo tipo de venta. El posicionamiento web, también conocido como SEO, que son las siglas de Search Engine Optimization, es una de las principales estrategias del marketing online, y una de las claves sin las cuales no podremos triunfar.

Cuando tenemos un negocio, queremos que la gente se entere, lo que hoy en día significa estar en Internet. Pero no basta con hacerse con una página web, sino que hay que darle visibilidad. La competencia es dura y destacar es esencial para crucial, por eso, debemos trabajar nuestro posicionamiento, para que, cuando un potencial cliente utilice el buscador, nos vea a nosotros en primer lugar.

El SEO se traduce en una serie de estrategias que hacen que tu web suba posiciones en Google y haga más posible que se reciban visitas. Y claro está, cuantas más visitas recibes, más posibilidades tienes de aumentar tus ventas. Está basado en un algoritmo y, para conseguir un buen puesto deberemos seguir las directrices de Google.

Son varios los puntos que se tienen en cuenta para que una web suba puestos en el buscador. Se trata de conseguir una página que esté hecha para los usuarios. De hecho, no tener trucos para conseguir más visibilidad, será lo que más visibilidad nos aporte.

El SEO tiene en cuenta sobre todo el contenido de la página. Se trata de una de las cuestiones principales y anima a trabajar los textos dentro de la web para que sean interesantes y de calidad, que aporten información al usuario. Esta es una de las formas más seguras de subir posiciones en los buscadores.

Por otra parte, también tiene en cuenta otros aspectos como la cantidad de enlaces en otras webs que lleven a la nuestra, las menciones en redes sociales o la velocidad con la que se puede navegar en la página. Eso sí, requiere de una constante actualización, ya que el algoritmo de Google va cambiando, y lo que hoy vale, mañana puede haberse quedado obsoleto.

Las redes sociales

Es una de las formas más conocidas de llegar al público, y aunque parece fácil, conseguir una buena gestión de las redes sociales no es pan comido. Hemos de tener en cuenta que por Internet damos una impresión, y esa impresión está basada sobre todo en nuestro uso de las redes sociales. Conocer las herramientas para acercar a lectores y así, a potenciales clientes, será esencial en esta nueva forma de marketing online.

Y es que, hasta el más escéptico ha caído en el uso de las redes sociales. Porque ahora, se puede comprar por Facebook, buscar a tus amigos del instituto, hacerte un selfie para Instagram o buscar trabajo por LinkedIn, por no hablar de expresar tu opinión en Twitter. Hay un mundo paralelo en la red, y nuestro trabajo es introducirnos en él para obtener más ventas en nuestro negocio.

Es importante entender que no basta con disponer de un perfil en una red social o en todas. Hay que cuidarlo y saber gestionarlo para obtener los resultados que buscas. De hecho, tener un perfil inutilizado o mal usado, puede dar peores resultados que no disponer de uno, así que piénsalo bien antes de darle a crear perfil.

Es importante que, a la hora de crear un perfil en una red social, cuidemos tanto el diseño como el contenido de nuestra página. Debemos hacer publicaciones frecuentes, de calidad y que interesen a nuestros lectores. Además, hemos de tener presente que, contestar al usuario y estar siempre disponible, será esencial para crear nuevos clientes.

Al utilizar las redes sociales estamos creando nuestra imagen de marca, algo que es muy importante y que nos dará las claves para aumentar nuestras ventas. Además, gracias a ellas, podemos conocer las opiniones y necesidades de nuestros potenciales clientes, pudiendo adaptar nuestro producto a sus exigencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × dos =