La noticia publicada en diario16.com sobre la decisión de las empresas que prestan la ayuda a domicilio a mayores y dependientes a través del Ayuntamiento de Madrid de reducir a la mitad la prestación en los hogares, ha causado una auténtica revolución entre familiares y trabajadoras del servicio. Así, en respuesta a nuestra crónica, las afectadas nos confirman que tampoco tienen mascarillas en plena crisis del coronavirus.

Miles de familiares de los dependientes se han puesto en contacto con Diario 16 para confirmar que “a las personas de la empresa CLECE que están atendiendo a los usuarios no se les facilitan mascarillas ni batas desechables durante su atención.  Es un gran riesgo y atentado contra la salud pública”.

De hecho, tras saltar a la luz las quejas y preocupaciones de las familias, las propias trabajadoras han denunciado su situación y confirmado lo que ya era un secreto a voces: desde la declaración oficial del Estado de Alarma sus empresas no las dotan de mascarillas ni de batas desechables.

Problema en toda España

Según confirman a nuestro medio, el problema de la reducción de horas a mayores y dependientes en ayuda a domicilio está ocurriendo en buena parte de los ayuntamientos de España, y la falta de medios para las auxiliares es también un problema generalizado en todo el país

El pasado lunes la Secretaría de Estado de Derechos Sociales emitió un documento de recomendaciones para la atención domiciliaria. Pero, de momento, el Ministerio no puede obligar ni a los Ayuntamientos ni a las comunidades autónomas a asumir el protocolo, a pesar de que se haya decretado el Estado de Alarma.

Tras la publicación del artículo desde el Ayuntamiento de Madrid -aunque negó declaración alguna a Diario16- tomó medidas con las empresas contratadas para este servicio de atención a domicilio. Así, algunas familias, que el lunes recibían la llamada de que se les reducía a la mitad las horas de atención a mayores y dependientes, se les volvía llamar por teléfono para informar que van a intentar que la auxiliar vaya tres horas diarias en vez de dos, cuando la Ley de Dependencia le otorgaba cuatro horas diarias.

Además, según ha podido saber nuestro medio, a muchas de estas cuidadoras les han pedido que si se puede coger días de asuntos propios o las vacaciones mientras hacen cálculos y ganan tiempo para aplicar el ERTE (despido temporal).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here