Foto: Agustín Millán.

Las Asociaciones de comerciantes del Rastro denuncian una vez más, la falta de colaboración del Ayuntamiento de Madrid para avanzar en la reapertura del Rastro de Madrid. En el Pleno de la Junta de Distrito de Centro del pasado miércoles, se evidenció una falta de cooperación por parte del concejal-presidente de Centro del PP y la portavoz de Ciudadanos.

Desde Más Madrid, se había interpelado sobre las razones por qué no se había contestado por parte del consistorio a las propuestas de las Asociaciones de comerciantes (Asociación ‘Asociación El Rastro Punto Es’, Asociación Argatsana, y la Asociación de Vendedores Independiente del Rastro (ASIVERAS), para organizar los puestos y reabrir El Rastro de Madrid.

Tras la última reunión con la Concejalía el pasado 5 de junio, en la que le presentaron su “propuestas para la reapertura del rastro, consensuada entre nuestros asociados”, desde el ayuntamiento “no nos ha facilitado las cuestiones imprescindibles para que podamos organizar la instalación de los puestos con las medidas de distancia de seguridad, tal y como nos propusieron que realizáramos”, ha señalado en conversación con Diario16, Mayka Torralbo Novella, su portavoz.

La propuesta enviada a la Junta de Centro, era reabrir el Rastro de Madrid en la III Fase de la desescalada con el 50% de los puestos un domingo, y el otro 50% al otro domingo, bajo el criterio de un puesto sí y otro no, para cumplir con la referida distancia de seguridad. “Como medida provisional hasta que podamos regresar el 100% de los puestos al Rastro, tal y como veníamos realizando con anterioridad a la crisis sanitaria por COVID 19”, ha afirmado.

Para poder acometer esta tarea de organización por parte de las Asociaciones con representación en el Rastro de Madrid (la mayoritaria con el 60% de titulares asociados es la Asociación El Rastro Punto Es) solicitaron a la Concejalía un Plano a escala del Rastro, un listado con el censo de todos y cada uno de los puestos, ocupados y vacantes, y sus medidas (1,2,o 3 metros), sin datos personales de los titulares de los puestos, y el apoyo de un técnico del Ayuntamiento para tratar las dudas, incidencias y una vez organizado en un plano ir al terreno y ver su viabilidad.

“A pesar de nuestra continuada voluntad para acometer esta ardua tarea y solicitar reiteradamente estos 3 apoyos imprescindibles, la Concejalía solo nos remitió el 8 de junio unos planos del Rastro, que en su mayoría son casi imposible de saber que distancia existe entre los puestos, o de los pasillos entre puestos”, han señalado.

Desde las Asociaciones de comerciantes del Rastro han insistido, una y otra vez, sin obtener respuesta. “Sin la colaboración comprometida del Ayuntamiento de Madrid con las asociaciones nos es imposible organizar los puestos para que se instalen el 50% cada domingo de forma alterna,  cumpliendo medidas de seguridad, dado que no nos están proporcionando los medios necesarios para ello”, ha denunciado Torralbo. 

Desde las Asociaciones de comerciantes del Rastro, desconocen si el Ayuntamiento tiene un plan de seguridad y organización de los puestos para la reapertura del más emblemático de los mercadillos madrileños. Icono a nivel internacional por su carácter histórico, cultural y turístico. Pero “es imprescindible reabrir el Rastro porque llevamos más de 3 meses sin poder trabajar en él y tenemos múltiples gastos fijos que mantener”, ha reclamado su portavoz.

Por ello denuncian la falta de voluntad política para reabrir el rastro en condiciones óptimas y con la colaboración de las asociaciones, “seguimos con la mano tendida por el bien de nuestro colectivo”. 

Los comerciantes del rastro solicitan que se proponga unas distancias entre los puestos sensatas, como puede ser 1m en línea y un máximo de 4 m con los puestos situados frontalmente, como máximo.

Hay que recordar que el Rastro de Madrid tiene una ordenanza específica (año 2000) por su carácter histórico, cultural y turístico, y por estar ubicado, desde sus inicios, en el “Corazón” de Madrid.

De hecho, la Ley 1/1997, de 8 de enero, Reguladora de la Venta Ambulante en la Comunidadrecoge en su Disposición Adicional Cuarta, esta posibilidad de que los Ayuntamientos pudieran aprobar una normativa específica, con el objetivo de preservar estos espacios históricos en su enclave habitual, como es El Rastro de Madrid.

Porque en esta ubicación histórica del Rastro no era posible cumplir con determinados articulados de la citada Ley de Venta Ambulante, sobre todo respecto a las medidas mínimas de los puestos de venta, y las de la calzada entre puestos frontales. Por lo tanto, si actualmente se aplican las medidas de distancia social mínimas planteadas en la Guía de reanudación del comercio ambulante en la Comunidad de Madrid(mayo 2020)  entre unos puestos y otros, más la reducción del número de puestos al 50% en la fase III de la desescalada, nos encontramos que es muy complicado instalar adecuadamente este 50% de puestos en el Rastro de Madrid.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre