Con intensa emoción vive Argentina las últimas horas tras conocer que las Abuelas de la Plaza de Mayo han localizado a otro de los niños robados en su dictadura, de 1976 a 1983, y esta vez en España.

La emoción por vivir algo «grandioso» se mezcla con el «miedo» a lastimarla. Así definió Carlos Alberto Solsona el próximo encuentro con su hija, una bebé robada por la dictadura argentina (1976-1983) cuya identidad ha sido restituida 42 años después y anunciada este martes por las Abuelas de Plaza de Mayo.

Norma Síntora fue secuestrada cuando tenía 8 meses de embarazo en mayo de 1977, con solo 25 años. Desde entonces ya no se ha vuelto a saber de ella, y hasta ahora tampoco había certezas sobre el paradero del niño o niña que llevaba en su seno, fruto de su matrimonio con Carlos Alberto.

Cuatro décadas de búsqueda

Pero tras más de cuatro décadas de búsqueda y «miles de noches sin poder dormir», Solsona, a sus 70 años, podrá por fin abrazar a su hija -la nieta 129 identificada por Abuelas- y conocerla de forma privada, gracias a un intenso proceso de investigación y a una reveladora prueba de ADN.

Cuatro décadas ha tardado este padre en encontrar a su hija

«No quiero imaginar situaciones, porque tengo sobre todo mucho miedo de lastimarla a ella. Después de esa preocupación principal, va a ser algo grandioso», dijo el hombre a la prensa en la sede en Buenos Aires del organismo que integran las emblemáticas ancianas, que históricamente buscan a sus nietos, hijos de los desaparecidos que fueron apropiados por el régimen y entregados a familias ajenas.

Al acto acudieron multitud de simpatizantes de la causa, así como Marcos, el primer hijo de Síntora y Solsona, que nació en 1976.

Respetar los tiempos

Sin embargo, la «nueva nieta», de quien no se facilitó ni nombre, ni detalle de la familia con la que se crió, ni su lugar de residencia actual, no estuvo presente, ya que se busca respetar los tiempos y la privacidad de las víctimas en un proceso sensible y delicado.

Lo importante, según añadió su padre, es que ella «pueda transitar este cimbronazo con la mayor tranquilidad posible».

«Nunca abandonamos ni la esperanza ni las opciones. Hemos recorrido no sé cuántos barrios de Buenos Aires, donde había un dato o mínima pista allí íbamos», aseveró, al remarcar que, en estas décadas, como una especie de «mecanismo de autodefensa» se puso una coraza que se hacía cada día más grande.

«Cada vez nos quedaba menos tiempo. Tengo 70 años y empecé a buscarla cuando era un treintañero. No solo yo, todos», enfatizó.

Por su parte, Marcos confesó en medio de la emoción su «profunda gratitud» a las Abuelas y a los equipos «que con tanto esmero» trabajan y hacen que Argentina «sea un ejemplo en derechos humanos y en la lucha de recuperar la memoria».

«Rompamos el silencio, el tiempo es hoy, los nietos y nietas ya tienen entre 39 y 45 años, ayudemos a reparar las heridas que la dictadura nos dejó», expresó Estela De Carlotto, presidenta de Abuelas.

A mediados de la década de 1980, la organización impulsó la creación de un banco -que después se oficializó con una ley- para almacenar sus perfiles genéticos y garantizar la identificación de los nietos.

En el banco están almacenadas todas las muestras de los familiares que buscan a los niños y de las personas que sospechan ser hijas de desaparecidos.

Compartir
Artículo anteriorBosnia y Herzegovina: ¿un Estado fallido en el corazón de Europa?
Artículo siguienteJusapol: un bocado apetecible para Vox y Ciudadanos
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. Ojala se pueda hacer lo mismo en España
    El problema aqui es que nunca ,o en muy pocas ocasiones se podra comprobar la afiliacion de los miles de Bebes Robados entre los años que van desde 1936 y 1999
    Ya se encargaban los encargados del robo de no dejar huellas de ese acto
    Yo cuento lo que yo vivi en la Maternidad de Peñagrande ,un lugar en el que llegabamos las madres solteras que nos hechaban de nuestras casa por estar embarazada sin estar casada ,no importa de quien estuvieses embarazada ,yo conoci a niñas de 11 años que las violo su padre y las llevo alli a ocultarla
    Pero podia ser de tu hermano ,padastro ,tio señorito de turno o de tu novio
    Las mojitas del reformatorio (O la carcel como quieran llamarlo ) te retiraban el bebe lo vendian a una pareja (Normalmente) por el simbolico precio de (En el año 70 por ejemplo ) de 200.000 pesetas y a la madre le decian que el niño nacio muerto
    ¿Me quieren decir como un adulto que tiene nombre y apellidos de las personas que le compraron ,puede verificar sus horigenes ?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − once =