Podría decir, sin mentir, que Lafcadio Hearn es mi escritor de relatos favoritos desde que descubrí en un libro recopilado por Harold Bloom una pieza titulada REFLEJOS, que aconsejo leer a cualquiera, y aún más especialmente si tiene hijos.

La vida de Lafcadio es totalmente novelesca, de novela de Dickens: huérfano desde muy niño, tuerto a los dieciséis años, acosado por sus compañeros y marginado por sus familiares, va rebotando de país en país: Irlanda, Inglaterra, Francia, Estados Unidos… hasta que encuentra uno, un país, en el que no se siente un raro: Japón. Y tras casarse con la hija de un samurai, se hace japonés, convirtiéndose en Koizumi Yakumo. Y a partir de ese momento su vida es feliz (aunque breve), y produce cantidad de libros interesantísimos.

Sus relatos son una maravilla y la edición que ha hecho de una selección de los mismos la Editorial Edelvives, acompañándolos con ilustraciones de Benjamín Lacombe, un pequeño prodigio, un objeto de deseo, que enamora al tacto y a la vista.

Espíritus y criaturas de Japón”, así se titula el volumen que ahora mismo, mientras escribo sobre él, miro con arrobo y alegría y afecto. ¡Qué bonito es! ¡Y qué buenos son los cuentos!

Aún no los he leído todos, voy despacio para que me duren y no se gasten. Pero -desde que lo tengo- paseo por las páginas del libro: las hay en papel digital y habitadas por fantasmas, y también puede encontrarse un apartado dedicado a los JUEGOS DE YOKAI en el que aún no he profundizado… pero esta misma noche voy a pasear por la zona de los juegos: está lleno de dibujos sugestivos, y quizá me atreva a bucear en su interior hasta donde me llegue el oxígeno.

En suma, un libro que es un regalo para los sentidos y para el espíritu. Lafcadio Hearn, que ahora es fantasma porque ya no tiene un cuerpo físico, es para mí una inspiración y un amigo.

(Mecanografía: MDFM)

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl presidente del Gobierno avala que la vacuna de AstraZeneca es segura a pesar de los trombos
Artículo siguienteParadojas Covid y la vacunación masiva
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre