Fruitós Richarte i Travesset, Manresa (Barcelona) 1968, licenciado en Derecho por la Universitat de Barcelona, abogado del colegio de Manresa, magistrado suplente y juez sustituto del Tribunal superior de justicia de Catalunya de 2009 a 2016, profesor asociado a la Universitat Rovira y Virgili, profesor del Máster de la Abogacía de la Universitat Autònoma de Barcelona y compliance manager en su empresa de servicios jurídicos JUDILEX.

 

Sr. Richarte la justicia en España parece que está desahuciada, ¿estamos tan mal como parece?

De qué justicia me habla, pues hay varias, si usted me habla del servicio público de justicia, en las primeras instancias, no estamos mal, estamos indebidamente financiados e indebida y adredemente limitados en cuanto a recursos. Si usted me habla del “Poder Judicial”, le diré que estamos peor que desahuciados. Desde mi punto de vista no existe el llamado Poder Judicial, que debería apodarse “función judicial” del Estado. Esta justicia está desquiciada, con una amalgama de intereses y de administraciones concurrentes cada una con sus objetivos, con el Ministerio de Justicia al frente del barco, que no debemos olvidar es PODER EJECUTIVO, con el poder legislativo que aprueba el presupuesto limitando el presupuesto de justicia o destinándolo a lo que no lo debe destinar, y los jueces y juezas entretenidos con el Consejo General del Poder Judicial, que, pese al nombre, no tiene poder real sobre la justicia, siendo un mero ente de control y sanción de la judicatura. De hecho, ya debe ser así porque la justicia es mucho más que la judicatura, la justicia es el pueblo, pero este lo ha dejado en manos de unos pocos y pocas y así nos va. Por ejemplo la gente desconoce que el sueldo de los jueces lo abona el Ministerio de Justicia y que el Consejo General del Poder Judicial tiene un presupuesto de risa, para pagar a los vocales, la formación, la escuela judicial y poca cosa más.

Recuerdo que, estando trabajando en la Sección 21ª de la Audiencia de Barcelona, se necesitaba un refuerzo y se tenía que hacer un informe de la Presidencia de la Sección, de la Presidencia de la Audiencia, de la Presidencia del TSJ, pasarlo al CGPJ, que éste lo aprobara y pese a todos esos aprobados que tardaban tres meses, finalmente el Ministerio lo denegó por falta de presupuesto. Eso era, y supongo que es habitual, lo duro era ver cómo se criticaba la lentitud de la justicia por algunos y que nadie hacia nada parfa evitarlo. Debe saber que en esa época la sección 21ª de la Audiencia de Barcelona era la segunda instancia del caso Palau.

Es usted muy crítico y algo sarcástico, ¿cree que la Justicia debe estar en manos exclusivas de los magistrados y magistradas y del CGPJ?

Yo no he dicho eso, nada más lejos de lo que creo respecto de la justicia o función judicial en un Estado de Derecho, la justicia o el departamento que tenga la responsabilidad sobre la justicia no puede depender del Poder Ejecutivo, ni su presupuesto del legislativo y los vaivenes del ministro de turno, o es que ¿no recuerdan a Gallardón? Digo que la Justicia depende del pueblo, con el principio democrático al frente y en que se hallen representados todos, absolutamente todos los operadores jurídicos, empezando por el funcionariado, forenses, letradas de la administración de justicia, abogadas, procuradoras, fiscalía, juezas y magistradas y como no también miembros elegidos democráticamente por el pueblo, indicando qué programa de justicia van aplicar, o querrán aplicar, pero sobre todo que la justicia se halle debidamente financiada con límites mínimos en el Presupuesto General del Estado o del PIB, sin ello es inútil todo esfuerzo de democratizar la Justicia.

Muy complicado, muy teórico, más fácil, como Galladón, corto y recorto y dejo la justicia como un chaleco, así lo vieron ustedes los jueces sustitutos ¿eran ustedes una bomba?

Pues si éramos y somos una bomba. Gallardón, Lesmes y los suyos lo sabían y lo saben, como dice un amigo mio. En realidad nos liquidaron con un libro de ruta perfectamente estudiado, lo previeron todo, cambiaron la Ley Orgánica del Poder Judicial en 2 meses, cambiaron el reglamento de retribuciones de los jueces en 3 meses para ofrecer más dinero a los jueces indefinidos. De esta forma si hacían o hacen una sustitución se les dobla el sueldo y todo ello ante el terror de las reclamaciones de abuso de interinidad y de discriminación que se les venían encima. El colectivo de la ” judicatura profesional no fija” ha sido absolutamente maltatado, y no hablo de pasado, hablo de presente. Es el colectivo de trabajadores peor tratado de toda España, sin representantes, sin sindicatos, con asociaciones que no pueden asistir al CGPJ, sin derecho a formación, sin derecho a ser evaluados en cuanto a riesgos laborales, cobrando con 2 meses atrasados, fiscalizados mes a mes por el ministerio y el consejo en cuanto a producción y objetivos y pudiendo ser despedidos de forma sumaria en 24 horas y sin indemnización.

Recuerdo la campaña que hicimos para poder votar a los representantes en las salas de gobierno de los TSJ, algo tan simple algo tan claro como tener representantes en el órgano que nos elige y que nos destina, que nos sanciona, que dirige nuestras vidas, y las presiones que recibimos para dejar las acciones que teníamos preparadas. ¡Así me fue! Me baremaron el antepenúltimo de la lista la última vez que me presenté a las listas de jueces sustitutos. (éie)

La Justicia depende del pueblo

¿Qué es la judicatura profesional no fija?

Estoy algo cansado de exponer la situación del colectivo y nadie te cree, por lo que sólo digo lo más objetivo. Para mí es bullying institucional que, además ha calado en los otros operadores jurídicos, repitiendo hasta la saciedad la falacia de que los jueces indefinidos o de carrera son los profesionales y los sustitutos los “amaterurs”, los “externos”. Eso es incierto y falso, los jueces sustitutos son los profesionales, pese a que su contrato no es fijo, mientras que los jueces de carrera son la mayoría los burocráticos fijos, burocráticos, no porque lo diga yo, sino porque esta es la calificación que se les da desde Europa. El sistema de acceso a la carrera judicial en España es burocrática, es decir sin haber ejercido labores jurídicas previas y sin experiencia laboral previa alguna: de la facultad a un preparador o preparadora, unos cuatro años, luego a la escuela judicial otros dos años y a trabajar, por primera vez. Eso es un juez burocrático, de ahí que insistan hasta la saciedad, incluso en la LOPJ, de jueces profesionales, versus jueces externos o no profesionales, creo que hay un cierto complejo por parte de algunos y de ahí que sean tan cansinos.

Estábamos en su liquidación, si se me permite la expresión, ¿acudieron a los Tribunales, a Europa?

Uff, el camino ha sido duro. Ya le he comentado que el poder ya sabía cuáles serían nuestros pasos, quizás les sorprendimos con acudir a la Comisión Europea con celeridad y organizar hasta 5 preguntas parlamentarias a la Comisión, pero ellos también reaccionaron y acudieron mediante lobbies de presión, con antiguos magistrados, a presionar a los europarlamentarios. Por ahí les hicimos tambalear, pero al final sus apoyos y presiones de todo tipo fueron mucho mayores que las que podíamos hacer nosotros con un teléfono y enviando mails. Te sorprendería hasta qué punto llegaron a pactar y con quiénes, pero de eso sólo soy un testigo de referencia. De ello tienen que hablar los que saben y conocen de primera mano las presiones que vivieron y por parte de quienes.

Lo cierto es que la llamada vía europea, pese a todo, está abierta para el colectivo con el UE-PILOT 8422/16, expediente en el que se está investigando a España por el trato a todos los interinos, suplentes y sustitutos de justicia y en el que hay informes contundentes en cuanto al maltrato, abuso y discriminación sufrida por el colectivo de jueces y juezas sustitutos.

Pero sigo, que hay mucho más, además de ello, ya en 2014 acudimos al Tribunal Supremo, accionando respecto a la aplicación de la directiva 1999/70 CE, y a sus cláusulas 4ª y 5ª de no discriminación  y abuso de interinidad, demandando al CGPJ y al Ministerio de Justicia como empleadores, en única instancia ante la Sala de lo Contencioso Administrativo. Nosotros no podíamos demandar en vía social o laboral. Nos desestimaron la demanda con condena en costas de 4000 € por cada demandante y nos desestimaron hasta 60 demandas, alguna de ellas como la que interpusimos desde la Asociación Catalana de la Judicatura Eventual, AJUDICAT, que era del tipo colectiva. El resto de la via jurisdiccional ordinaria ya la puedes suponer, el Tribunal Constitucional no admitió el recurso de amparo y el TEDH no admitió la demanda por cuanto consideró que no había derechos humanos vulnerados.

¿No tienen ustedes ninguna acción que interponer?

Eso no lo diré a nadie, ya le he dicho que no sólo es una lucha de judicaturas, la burocrática fija y la profesional no fija de pura estrategia. Ellos saben lo que vamos hacer y nosotros y nosotras debemos sorprender. Si somos muy lineales no hay nada que hacer, no podemos embestir como toros en una plaza, por razón que tengamos, de ahí que mantengamos silencio y estemos a la espera, el único juez es el tiempo, lamentablemente.

Pero, en parte, también es una lucha por un tipo de justicia, para cambiarla, no sólo es lo que ahora llaman fijeza de los interinos, sino que la Justicia debe cambiar absolutamente y debe empezar por el propio sistema de elección de la judicatura. No puede ser el sistema actual, ya se ha escrito mucho sobre ello, sobre la falta de experiencia de los jueces, del sistema de preparación con un preparador de altas instancias judiciales o fiscales que además cobra en negro. Eso lo sabe hasta «el Tato». Se tienen datos objetivos ciertos y reales de quienes son, de qué cobran, pero nadie hace nada. Créanme, si el sistema cambia de un sistema burocrático a uno profesional, la Justicia puede hace un cambio de 90 grados. El resto lo deben hacer a través de qué órgano, organismo o ente que deba dirigir la Justicia, que sea independiente en cuanto a sus decisión y en cuanto a su presupuesto.

Pero, ¿tienen alguna vía más a la que acudir?

Ya no estoy para contar, ya veremos cómo va todo. Lo cierto es que ya no espero nada de la Justicia de España, sí de la europea. Espero, deseo y creo que “siempre habrá juezas en Berlín”, ya saben la frase del molinero Alemán contra el Kaiser. Repito que esto no es Alemania y que la Justicia nos vendrá, lamentablemente desde fuera.

Por mi parte, ya he pagado cara o muy cara estar al frente de muchas trincheras. Me mantengo algo agazapado igual que todo el colectivo. Pero eso no quiere decir ni mucho menos que nos hayamos rendido, sólo estamos recuperando aliento ante lo que vendrá.

Por último, sólo quiero agradecer a todos aquellos que siempre nos dieron soporte, desde la familia, compañeros y compañeras de Justicia, representantes políticos y especialmente periodistas valientes que nos dieron voz ante la sociedad, esperamos y deseamos obtener por fin justicia.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre