martes, 7diciembre, 2021
6.7 C
Seville

La violencia contra la mujer, la gran crisis de la humanidad

El crecimiento de los populismos de extrema derecha ha propiciado un retroceso en la erradicación de todas las violencias contra las mujeres porque desde los púlpitos del poder controlado por estas formaciones ultras se niega la existencia de tales violencias y, como dijo Goebbels, lo que se niega no existe

José Antonio Gómez
Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

El desconcertante y peligroso juego de Pedro Sánchez con la Constitución

Ayer se celebró la conmemoración del 43 aniversario de la Constitución española y los mensajes desde todos los ámbitos políticos fueron una constante. Nada...

El ser humano enloquece en una indigestión de tecnología

Hemos entrado en una fase de la historia en la que cualquier cosa es posible. La plaga mundial de coronavirus que fue capaz de...

El día que los padres políticos del PP torpedearon la Constitución

“La Constitución es la solución, no el problema. El mejor homenaje hacia el pasado es que tomemos las riendas del presente y nos hagamos...

Una burda comparsa de ruido y furia

El periodista Alfonso Rojo, director de “El periodista digital”, es uno de los más fieros voceros de la caverna mediática de la derecha, y...
- Publicidad -
- Publicidad-

Hoy es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y la Niña. En este día, millones de mujeres y hombres saldrán a la calle detrás de pancartas con lemas imaginativos, ocurrentes, directos y sin piedad para reivindicar la erradicación de todas las violencias que sufren las mujeres a lo largo de su vida y en todas las partes del mundo. Sin embargo, el activismo, la protesta ciudadana se ha quedado en el grito en el desierto. El problema de la erradicación de las violencias contra la mitad de la población mundial es un tema político que va más allá de tal o cual pancarta.

El problema está en que la clase política, sobre todo las derechas y una parte cada vez más importante de la socialdemocracia, están priorizando otros aspectos. A todo ello hay que unir el crecimiento de los movimientos parafascistas de extrema derecha que, directamente, niegan que la violencia que se ejerce contra las mujeres exista.

Sima Bahous, directora ejecutiva de ONU Mujeres, ha publicado una carta en la que califica a la violencia contra las mujeres como lo que es, una crisis mundial.  

«La violencia contra las mujeres es una crisis mundial. En todos nuestros barrios hay mujeres y niñas que viven en peligro. En todo el mundo, los conflictos, los desastres naturales relacionados con el clima, la inseguridad alimentaria y las violaciones de los derechos humanos están exacerbando la violencia contra las mujeres. Más del 70% de las mujeres han sufrido violencia de género en algunos contextos de crisis. En distintos países, tanto ricos como pobres, los prejuicios de género han dado lugar a actos de violencia contra las mujeres y las niñas», ha escrito Bahous.

La exvicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo (Centro) durante su intervención en una de las ediciones de Foro16, junto a Manuel Domínguez Moreno, presidente y fundador de la Escuela Superior de Igualdad Real (Derecha) y Francisco Toajas, vicepresidente de la Diputación de Sevilla y alcalde de Las Cabezas de San Juan (Izquierda)

La realidad es que, en muchas ocasiones, la violencia contra las mujeres no se denuncia, permanece silenciada por el estigma, la vergüenza, el miedo a los perpetradores y el miedo a sistemas judiciales que tienen un doble baremo de medir si la víctima es hombre o mujer.  

A todo lo anterior hay que añadir cómo la pandemia ha provocado un incremento de la violencia oculta contra mujeres y niñas por verse obligadas a convivir encerradas con sus maltratadores o abusadores.

«En todos los rincones del mundo, las líneas de ayuda ante la violencia contra las mujeres registraron un aumento en los informes. Los derechos humanos de las mujeres, incluidos los referentes a la seguridad, la dignidad, la igualdad y la justicia, son principios fundamentales del Derecho Internacional. Y sabemos que el liderazgo y la seguridad de las mujeres, en toda su diversidad, desempeñan un papel vital en el progreso económico, el bienestar de las comunidades, la salud y la educación de las niñas y los niños, y más. Todas y todos nos beneficiamos cuando se defienden los derechos humanos de las mujeres, y todas y todos sufrimos cuando se abusa de esos derechos», afirma Sima Bahous en su carta.

En consecuencia, las pancartas de hoy son importantes, pero no arreglarán nada si la voluntad política no acompaña esos mensajes que hoy millones de gargantas lanzarán al aire.

Ha llegado el momento de que los compromisos, los discursos y las buenas intenciones presentadas desde un atril se conviertan en hechos palpables. No se puede escatimar ni un recurso económico, no se puede priorizar los intereses económicos frente a la vida de millones de mujeres y niñas. Una vida humana no tiene precio y, en consecuencia, una clase política no puede priorizar sobre aquélla las cuentas de resultados o el estado bancario de las clases dominantes.

El activismo tiene su papel y ha actuado correctamente. Sin embargo, las pancartas no salvan vidas ni evitan maltratos y abusos. Sólo quien ostenta el poder gracias a los votos de los ciudadanos y ciudadanas puede activar las soluciones que todo el mundo sabe cuáles son. No hacerlo sólo tiene una explicación: falta de compromiso real, incoherencia e hipocresía. Y, así, las mujeres seguirán siendo víctimas y pasarán decenas de 25N sin que se haya solucionado esta crisis que, es cierto, tiene una dimensión mundial.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. La tontería de que todas las mujeres por el hecho de ser mujeres están discriminadas no pasa de ser eso; una tontería. Quiere hacernos creer que Sandra Ortega o Alicia Koplowitz, están ¿discriminadas?.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Otra realidad mental es posible

La confesión de Manuel García García sobre cómo superó su depresión ha dado pie a que Antonio Domingo el creador del mítico EatsAndTwitts y...

Los bancos utilizan la palabra «sostenible» para blanquear la financiación de proyectos altamente contaminantes

La imagen es uno de los puntos fundamentales que necsitan lavar los bancos de todo el mundo. A consecuencia de la celebración de la...

Tormenta perfecta para un giro a la izquierda en Colombia

Que la Colombia de Iván Duque es un absoluto desastre en todos los sentidos no es un secreto para nadie, ni siquiera para los...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Otra realidad mental es posible

La confesión de Manuel García García sobre cómo superó su depresión ha dado pie a que Antonio Domingo el creador del mítico EatsAndTwitts y...

Los bancos utilizan la palabra «sostenible» para blanquear la financiación de proyectos altamente contaminantes

La imagen es uno de los puntos fundamentales que necsitan lavar los bancos de todo el mundo. A consecuencia de la celebración de la...

Tormenta perfecta para un giro a la izquierda en Colombia

Que la Colombia de Iván Duque es un absoluto desastre en todos los sentidos no es un secreto para nadie, ni siquiera para los...