No solo el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el Ministro de Asuntos exteriores de la Federación Rusa y el Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa han planteado graves violaciones de los derechos humanos por parte de España contra destacados catalanes, sino que también el gobierno de los Estados Unidos de América ha señalado ahora las violaciones de los derechos humanos por parte del Estado español en su informe.

En este contexto, también se aborda la violación de los derechos elementales de la minoría catalana y el encarcelamiento de los presos políticos catalanes. A diferencia de la Unión Europea, que hasta ahora ha tolerado plenamente las violaciones de los derechos humanos por parte de España, violando así sus propios valores fundamentales, el informe de los EEUU expone los siguientes hechos:

El 8 de marzo, el Relator Especial de la ONU sobre las minorías expresó su preocupación por las restricciones y los cargos penales contra los políticos catalanes y activistas de la sociedad civil que participaron en el «referéndum» de octubre de 2017. El Relator Especial pidió al Gobierno que cumpliera con sus obligaciones legales de proteger los derechos humanos de las minorías, incluida la minoría catalana, en particular respecto a la libertad de expresión, de reunión pacífica, de asociación y de participación en la vida pública.

El 13 de mayo, Amnistía Internacional criticó la interpretación del Supremo sobre la incitación como «excesiva y amplia» y afirmó que conducía a la «criminalización de los actos de protesta». El 3 de noviembre, Amnistía Internacional reiteró su petición que el gobierno liberara a Jordi Sánchez i Jordi Cuixart.

En julio, el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias reiteró su recomendación de liberar sed de los nueve presos catalanes independentistas condenados por sedición por el Supremo por su papel en el «referéndum» de octubre de 2017 sobre la independencia de Cataluña. Representantes de partidos políticos nacionales catalanes se refirieron a los condenados como «presos políticos».

«En un informe publicado el 8 de marzo, el Relator Especial de la ONU sobre cuestiones de las minorías expresó su preocupación por el hecho que la condena de doce políticos catalanes y activistas de la sociedad civil en octubre de 2019 afecta a la libertad de expresión y a la disidencia política no violenta de la minoría catalana y podría servir como señal para desalentar la disidencia política otros grupos minoritarios. El Defensor del Pueblo español rechazó la clasificación de la población catalanohablante como minoría.».

España es un Estado miembro de la Unión Europea. Sin embargo, la Unión Europea y la mayoría de sus Estados miembros guardan silencio y secundan plenamente la política de España hacia Cataluña. Pero la resistencia también está empezando a surgir en algunos países de Europa. Hace poco, los Verdes franceses se manifestaron a favor del derecho de autodeterminación del pueblo catalán, que incluye el derecho a crear su propio Estado. Y en el parlamento irlandés, igual que en Bélgica, se ha criticado sin tapujos las violaciones de los derechos humanos en España contra los políticos independentistas catalanes. Mientras tanto Europa calla y no hace nada.

Por tercer año consecutivo, el informe anual de Amnistía Internacional sobre la vulneración de los derechos humanos en todo el mundo recoge el caso del presidente de Òmnium. Se trata del informe más importante que publica la reconocida ONG de alcance internacional, y está publicado en 34 idiomas.

En los párrafos donde denuncia la vulneración de los derechos humanos en España, Amnistía Internacional califica los casos de Jordi Cuixart i Jordi Sánchez como los más grave por la vulneración del derecho a la libertad de expresión.

Hay que recordar también que el Grupo de Detenciones Arbitrarias de la ONU pidió la libertad de los presos políticos, una petición que promovió, entre otros, Òmnium Cultural, y que recientemente se ha incluido en un informe publicado por el gobierno de los Estados Unidos sobre derechos humanos, donde se mencionan los presos políticos catalanes.

De las campañas que ha impulsado y participado Òmnium Cultural destacamos:

1/- Se ha llegado a 23 millones de europeos que ahora ya conocen el caso catalán.

2/. Se ha denunciado la vulneración de los derechos por parte del Estado en foros internacionales como el Consejo de Europa.

3/- Se ha trabajado para obtener posicionamientos de organizaciones como Frente Line Defenders o Human Rights Watch

¿Qué piensan ustedes, queridos lectores? ¿Es normal el posicionamiento de Europa sobre el tema? ¿No ha dado España las suficientes muestras de ignorar los derechos humanos? ¿No se suficiente que Naciones Unidas, Amnistía Internacional y Human Rights Watch o Frente Line Defenders, entre otras muchas organizaciones, lo denuncien? ¿No ha quedado claro que España incumple su propia constitución al no aplicar el artículo 10.2 al que se comprometió?

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Mas de 10.000 grupos étnicos, pueblos o (naciones sin estado en el argot nacionalista) componen las 200 naciones del mundo.

    Estos pueblos viven mezclados con otros pueblos compartiendo ciudades, pueblos, aldeas y campos. El reconocimiento del derecho de autodeterminación a cada uno de estos pueblos significaría la guerra de todos contra todos.

    La ONU solo reconoce el derecho de autodeterminación para las ex-colonias, e incluso en casos tan evidentes como el del pueblo saharaui descolonizado por España e invadido por Marruecos, la ONU lleva 40 años dándole largas dada la complejidad del asunto y ante el temor de hacer saltar la estabilidad del norte de Africa por los aires y sumar la situación de Marruecos a la de Argelia, Túnez, Libia. etc, etc.

    El proyecto de segregar a los españoles por étnias, (eso y no otra cosa es «una nación para cada pueblo») es además un despropósito moral y político. Democracia es la convivencia en igualdad de ciudadanos de razas distintas, credos distintos y también etnias distintas. Democracia es convivencia en igualdad; no el derecho de un grupo racial o étnico, a separarse y construir su nación étnica; eso está más cerca del nazismo que de la democracia.

  2. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos:

    Artículo 1

    1. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural.

    • Carta de las Naciones Unidas Preámbulo;

      «Nosotros los pueblos de las Naciones Unidas resueltos…….» «……… por lo tanto, nuestros respectivos Gobiernos»

      Las Naciones Unidas hablan de la libre determinación de «los pueblos» en su sentido político; pueblo español, pueblo francés, pueblo alemán, no en el sentido «étnico» que tu le atribuyes. Por eso habla de «pueblos» y respectivos «gobiernos» de esos pueblos.

      Incluso en el Articulo 4 autoriza a los firmantes a suspender temporalmente las garantías si está en peligro la vida de la «nación».

      Artículo 4 «Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos»

      «En situaciones excepcionales que pongan en peligro la vida de la nación y cuya existencia haya sido proclamada oficialmente, los Estados Partes en el presente Pacto podrán adoptar disposiciones que, en la medida estrictamente limitada a las exigencias de la situación, suspendan las obligaciones contraídas en virtud de este Pacto,

      Por ese motivo nunca ha sido aceptado la reivindicaciones de los nacionalistas en la ONU y el gobierno pudo aplicar el artículo 155 en cumplimiento de ese mismo tratado que tú invocas.

      El pueblo «nigeriano» tiene derecho a la libre determinación, pero cada uno de los más de 400 pueblos étnicos que forman Nigeria no. Para ello habría que dividir Nigeria en 400 parte y agrupar a cada etnia en territorios étnicamente homogéneos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre