México es uno de los países más violentos en América Latina[1], y aunque hay quienes continúan afirmando que la violencia no tiene género, ésta se manifiesta de manera muy distinta entre hombres y mujeres. En este sentido Miguel Lorente sostiene que esta “es la forma de no posicionarse frente a una realidad concreta con la apariencia de que se está en contra de ella… Imaginen las siguientes respuestas ante las preguntas que se hacen: ¿Qué le parece la guerra de Siria?… Todas las guerras son malas. ¿Qué le parece el problema del SIDA?… Todas las enfermedades son terribles. ¿Qué le parecen las muertes por accidente de tráfico? Todas las muertes accidentales son tristes… Sería absurdo intentar ocultar una realidad concreta, con sus causas y sus características específicas, en una generalidad con la que comparte el resultado y el marco conceptual, pero que es completamente diferente en sus circunstancias, pues aparte de esconderla no se resolvería jamás”[2], algo parecido ocurre con los feminicidios en México, que a pesar de haber alcanzado la alarmante y vergonzosa cifra oficial de 10 por día[3], esto sin considerar a las víctimas que no figuran en la estadística por el contexto de desigualdad en el que viven, por los daños colaterales del crimen organizado que quedan en la impunidad, o porque sus casos no son investigados bajo esta figura; a pesar de esto, hay personas que se niegan a reconocer lo evidente: en México todos los días están matando a 10 mujeres, por razones que no están cerca de ser asimiladas a los asesinatos que ocurren entre los hombres.

En este escenario desalentador, es importante aclarar algunas cuestiones que inquietan a la población, por eso me he dado a la tarea de abonar a la discusión tratando de dar respuesta a los argumentos más frecuentes respecto a la violencia contra las mujeres mexicanas:

1º “La violencia es generalizada a los hombres los matan más”: Este es el argumento también conocido como “yo más que tú”, crea una especie de competencia numérica de cadáveres, sin atender a las causas, circunstancias y raíces del problema. Es completamente falso afirmar que las mujeres mueren más que los hombres, la cuestión es analizar las circunstancias que rodean las muertes de mujeres, en México por ejemplo “sigue siendo más común para mujeres que para hombres ser asesinadas en casa, también es más común ser asesinadas por un arma blanca, asfixia, envenenamiento, o fuerza corporal […] De los casos registrados de muertes que fueron resultado de una agresión sexual con fuerza corporal, el 86% de las víctimas fueron mujeres, este tipo de violencia afecta desproporcionadamente a niñas, adolescentes y adultas mayores”[4]. Entonces ante el argumento de “a los hombres también los matan”, habría que responder que efectivamente es así, a los hombres los matan otros hombres, pero a las mujeres también las matan otros hombres, quizá es momento de transformar este alegato atendiendo a la raíz, e incentivando el estudio de masculinidades no violentas, porque ya es bien sabido que la vacuna contra el machismo y la violencia está en la educación.

2º “El feminismo quiere enfrentar a hombres y mujeres”: También conocido como “esto es una guerra de sexos”, consiste en hacerle creer a los hombres y a la sociedad que el feminismo quiere aniquilarlos, anularlos, pisotearlos, esclavizarlos, e incluso exterminarlos, de aquí proviene por ejemplo el vocablo “feminazi” que equipara el feminismo con uno de los períodos más sangrientos de Europa: el nazismo. El feminismo, hasta el día de hoy, ha sido un movimiento pacífico, no ha causado ninguna guerra ni ha matado a nadie, así que equipararlo con un periodo de genocidio organizado, es darle un sentido de matanza que nunca ha tenido.[5] El feminismo por definición es un principio de igualdad de derechos entre hombres y mujeres[6], y a lo largo de la historia ha contribuido a conquistar derechos básicos, gracias a las feministas las mujeres podemos ir a la universidad, usar pantalones, abrir una cuenta bancaria, trabajar, votar, aspirar a algún cargo político, y ser consideradas como sujetos de derechos, quien etiquete estas legitimas aspiraciones como una guerra genocida, lo único que provoca es que todos sigamos perdiendo el enfoque, porque mientras volvemos al viejo discurso circular y confrontativo en el que hombres y mujeres son enemigos, nos cerramos a la escucha y al diálogo, sin resolver el verdadero problema: la violencia contra las mujeres en todas sus formas, si nos enfocamos en esto, nos daremos cuenta que contrario a lo que se dice, los hombres son nuestros principados aliados, sin ellos el cambio nunca será posible.

3º “El feminismo es pro-abortista”: Este ha sido particularmente sostenido desde la libertad religiosa, en especial por algunos creyentes católicos, también es conocido como “las del trapo verde no me representan”, parte de la falsa creencia de que todas las mujeres piensan exactamente igual, y que todas las feministas son “aborteras”, este surgió especialmente después de la convocatoria al paro nacional del 9 de marzo, en el que las mujeres mexicanas parecían unirse por fin en un solo movimiento, responde al viejo refrán “divide y vencerás”. El aborto ha tenido y seguirá teniendo muchos foros especializados de discusión, y requiere ser abordado desde inumerables flancos a nivel legislativo, social y de políticas públicas, así como desde el aspecto religioso. La objeción de conciencia continúa considerandose como un capricho ideológico o religioso, cuando la práctica nos demuestra que ésta trasciende el umbral de la ideología o la creencia, continuará por lo tanto, habiendo personal de salud, hombres y mujeres, que se niguen a realizar abortos, no necesariamente por ser creyentes, sino simplemente porque no están de acuerdo.

No obstante en el corazón de este gesto de sororidad, lo que motivó la alianza entre mujeres mexicanas, no fue la discusión del aborto, ni de ningún tipo de feminismo en particular, porque existen muchos feminismos en la histotria, y seguirán existiendo más. Tampoco fue solamente la muerte de Fátima o de Ingrid, porque hay muchas Fátimas e Ingrids que todos los días pierden la vida en México. Si las sociedades se enfocaran en lo que las divide y no en lo que las une, jamás habría un concenso y mucho menos un cambio social, la historia del mundo es resultado del trabajo en equipo entre personas que vieron morir a sus hermanos en manos de sus enemigos, el más claro ejemplo es el genocidio en Ruanda[7]; también hubo en la historia quienes exigieron derechos frente a aquellos que esclavizaron a sus antepasados como Martin Luther King[8]; incluso hubo quienes tuvieron que sentarse en una mesa de negociación internacional después de la segunda guerra mundial, y a pesar de un pasado bélico cruento y doloroso, acordaron unirse para integrar las Naciones Unidas, no con la encomienda de llevar a la humanidad al cielo, sino precisamente con la intención de salvar a la humanidad del infierno que significaría una tercera guerra mundial[9]. En suma, el mundo necesita una base mínima de respeto a las diferencias, que de ninguna manera implica respaldo, defensa o adhesión a ideas con las que no se comulga. El propio papa Francisco reconoce en “Amoris Laetitia” al abordar los principales desafíos del mundo, el innegable escenario de violencia al que se siguen enfrentando las mujeres en todo el mundo señalando en su párrafo 54 que:

“Aunque hubo notables mejoras en el reconocimiento de los derechos de la mujer y en su participación en el espacio público, todavía hay mucho que avanzar en algunos países. No se terminan de erradicar costumbres inaceptables. Destaco la vergonzosa violencia que a veces se ejerce sobre las mujeres, el maltrato familiar y distintas formas de esclavitud que no constituyen una muestra de fuerza masculina sino una cobarde degradación. La violencia verbal, física y sexual que se ejerce contra las mujeres en algunos matrimonios contradice la naturaleza misma de la unión conyugal. Pienso en la grave mutilación genital de la mujer en algunas culturas, pero también en la desigualdad del acceso a puestos de trabajo dignos y a los lugares donde se toman las decisiones. La historia lleva las huellas de los excesos de las culturas patriarcales, donde la mujer era considerada de segunda clase, pero recordemos también el alquiler de vientres o «la instrumentalización y mercantilización del cuerpo femenino en la actual cultura mediática». Hay quienes consideran que muchos problemas actuales han ocurrido a partir de la emancipación de la mujer. Pero este argumento no es válido, «es una falsedad, no es verdad. Es una forma de machismo». La idéntica dignidad entre el varón y la mujer nos mueve a alegrarnos de que se superen viejas formas de discriminación, y de que en el seno de las familias se desarrolle un ejercicio de reciprocidad. Si surgen formas de feminismo que no podamos considerar adecuadas, igualmente admiramos una obra del Espíritu en el reconocimiento más claro de la dignidad de la mujer y de sus derechos.”[10]

Es esto lo que, al margen del paro del 9 de marzo, y sin importar lo que cada mujer decida creer o hacer, debe motivar las alianzas entre las mujeres mexicanas, porque la violencia feminicida no está relacionada con el color de un pañuelo, sino con la certeza de que muertas, todas valemos lo mismo: polvo, nada, un número más, niñas y niños huérfanos, y familias buscando una justicia que quizá nunca llegue.

Por último, el alegato de que el primer feminicidio se comete en el vientre de las madres que deciden abortar, es urgente replantearlo. El feminicidio es por definición el “asesinato de una mujer en manos de un hombre por machismo o misoginia”[11], su razón de existir como tipificación penal se remonta en nuestro país al caso emblemático de Campo Algodonero, en el que Laura, Claudia y Esmeralda fueron asesinadas con la violencia más atroz y de cuyos cuerpos sin vida se extrajo la siguiente información:  su ropa estaba desagarrada, con cordones negros atados en sus vientres y extremidades, cuello y craneo descarnados con escasa presencia de cuero cabelludo, mamas mutiladas y claros signos de tortura y violencia sexual[12], no pretendo continuar haciendo una narración amarillista de este caso, sino simplemente evidenciar que el feminicidio por su historia, contexto y tipificación, tiene elementos muy precisos de configuración que no corresponden al aborto, empezando por los sujetos que lo ejecutan, los feminicidios siempre son cometidos por hombres contra mujeres, y no por mujeres contra mujeres, por lo que me parece una irresponsabilidad continuar utilizándolo como una liga para sostener determinados argumentos, es importante por lo tanto, que quienes defienden esta manera de pensar, acudan a términos y conceptos más adecuados con las ideas que desean expresar.

4º “El paro nacional del 9M es estúpido, no son maneras”: Este adquirió protagonismo por el video viralizado de una youtuber mexicana, en el que se decía que las mujeres eran unas “huevonas”[13], es decir, holgazanas y flojas a las que un día se les ocurrió absurdamente echarse un cobertor encima, para ver películas todo el día en sus casas como símbolo de protesta.

Sin embargo, este rechazo a diversas formas de protesta en las causas de las mujeres no es ninguna novedad en nuestro país, ocurrió cuando Daniela de Río junto con sus compañeras, decidió ejecutar un performance de baile como ejercicio de protesta por las que ya no están, el resultado fue la viralización en redes sociales de memes burlándose de sus movimientos corporales.[14]

Luego vinieron las pintas y protestas bajo el slogan #NoMeCuidanMeViolan, después de que se filtrara indebidamente información sobre la presunta violación de unos policías a una joven de 17 años en Azcapotzalco,[15] como respuesta, la mayor parte de la prensa nacional se enfocó en el daño a los monumentos y no en la discusión sobre la violencia sexual contra las mujeres, después de todo volvieron a meter a las feministas en el mismo costal señalando que todas eran unas cholas, exhibicionistas, machorras, irracionales, venidas a menos que animales gritando sin sentido, sin darse cuenta de que la vociferación de esos calificativos no cambian en nada la realidad, ni tampoco abonan a construir soluciones para erradicar la violencia sexual, porque detrás de cada mujer aguerrida y cansada de pedir justicia, está una historia desgarradora de la que nadie se ocupa, como la de Yesenia que el pasado 25 de noviembre gritó por las calles: “¿Cómo chingados no voy a estar enojada?. Lo quiero quemar todo, me mataron a mi hija. No es posible que cuiden más una pared que a nuestras hijas. Les debería dar vergüenza, en esta ciudad asesinan a nuestras hijas dentro y fuera de las escuelas”,[16] pero claro, después de todo en lugar de escucharla y dejarla contar su historia para generar un mínimo de empatía que nos motive a la acción, es más fácil decir que “esas no son maneras”.

Tenemos también el performance de “LasTesis”, un grupo de mujeres chilenas que tomando la doctrina de la antropóloga argentina Rita Segato compusieron un canto de protesta titulado “Un violador en tu camino”,[17]con el objetivo de cambiar el foco de atención de la justicia, que con frecuencia revictimiza a las mujeres que denuncian violencia, viéndose cuestionadas por su forma de vestir, actuar, hablar y comportarse; en lugar de señalar que la culpa debe recaer siempre, tras un debido proceso, sobre el victimario y no sobre la víctima. Este performance también llegó a México, pero ¿cuál fue el resultado?, pues otra vez parodias y burlas, incluso quedaron un par de evidencias viralizadas en videos, la primera de un equipo de futbol mexicano en los vestidores[18] y otro presuntamente de dos marinos que pertenecen a la Secretaría de Marina-Armada de México.[19]

Finalmente llegó el paro del 9M, acá las mujeres decidieron literalmente protestar desde el silencio, hacerse completamente invisibles, articulando un paro nacional que simule la desaparición de todas, un simulacro en protesta por las 10 mujeres mexicanas que todos los días ya no vuelven a sus casas, la idea se basa en no generar ni un solo peso para la economía del país, hacer conciencia de cómo sería México sin nosotras, no salir a la escuela, trabajo, gimnasio, banco, supermercado, no pagar servicios de agua, luz, o teléfono, no comprar absolutamente nada, utilizar el celular solo en caso de emergencia, y dar un apagón digital en redes sociales, y plataformas de audio y video. Si lo anterior no fuera posible, por las circunstancias laborales o personales de cada mujer, salir a la calle con una prenda violeta o blanca en símbolo de protesta y solidaridad con las demás. Sin embargo, el paro otra vez fue atacado, porque el machismo es una pandemia de carácter social que afecta por igual a hombres y mujeres, y otra vez viene el viejo discurso de la confrontación a decir que la violencia es generalizada, que mejor paremos todos por la violencia mundial. Esta postura reduccionista, no cambia el hecho de que en el último informe de la Agencia de la ONU para el Desarrollo (UNDP) dado a conocer hace 3 días, mismo en el que se analiza a 75 países que abarcan más del 80% de la población mundial, se establezca que todavía hoy, 9 de cada 10 personas tienen al menos un prejuicio contra las mujeres, casi la mitad de la población cree que los hombres son líderes políticos superiores a las mujeres, y más de un 40% que son mejores en los negocios y tienen más derecho a ocupar un empleo cuando el trabajo es escaso; casi un tercio de las personas cree además que es aceptable que el marido le pegue a su esposa; en el ámbito político solamente 10 de los 193 jefes de gobierno del planeta son mujeres; en el mercado de trabajo menos del 6% de los directores generales de las empresas son mujeres[20]. Y México es fiel reflejo de esta realidad mundial, de acuerdo con la Consulta Mitofsky sobre el paro del 9M, más de la mitad (52.7%) de los hombres consideró que el movimiento convocado por mujeres no es una protesta legítima sino un movimiento de intereses políticos.[21]

5º Último argumento, “esto es un complot”: Este ha sido especialmente alegado en el ámbito político por el gobierno en turno, y parte de la idea de que las empresas y la sociedad civil se unen en una especie de “marketing pro mujer”, porque el feminismo está de moda, y quieren colapsar al gobierno dándole un fuerte golpe a la economía. Así, el presidente López Obrador señaló por ejemplo que a las mujeres las mata el neoliberalismo; luego que justo el día del paro nacional, él comenzaría a vender sus famosos cachitos de lotería para rifar el avión presidencial (postura de la que luego se retractó); finalmente, expresó que los hombres también se unirían al paro, ignorando el origen, motivo y objetivo que tiene esta pausa para las mujeres mexicanas, sin duda aún nos queda mucho camino por recorrer en la conciencia personal y colectiva, para darnos cuenta del tamaño del problema que enfrentamos.

En suma, parece que por arte de magia los empresarios del país también se unieron a respaldar el paro, entre ellos Walmart, Google Mexico, Ford, Bimbo, Coparmex, Omnilife, Chedraui, HSBC, ScotiaBank, Santander, Banco de México y Palacio de Hierro[22]; luego se sumaron además instituciones educativas, por ejemplo en la Ciudad de México apoyaron el paro la UNAM, la IBERO y el ITAM, entre otras, por su parte, apoyaron a las mujeres que desearan unirse al paro Los Maristas de México, el Sistema Universitario Jesuita, la Universidad Panamericana, y la Universidad La Salle.[23] En el ámbito político, la mayoría de los gobiernos y partidos políticos ha respaldado también el paro. Pero habría que preguntarles a todos ellos, empresarios, directivos, políticos y otros actores ¿por qué se suman?, es muy probable que la mayoría responda con argumentos políticamente correctos, diciendo que hay que reflexionar sobre la violencia generalizada, y no faltará quienes salgan con el reciclado discurso emotivo repleto de calificativos sensibles para describir lo importantes que son las mujeres en el mundo; pero debemos saber que este gesto de unión femenina, no puede ni debe ser usada por los emperesarios como eslogan publicitario para incrementar ventas o ampliar mercados, tampoco por los políticos para conseguir aceptación y hacer campaña, ni por las instituciones educativas o de cualquier otro carácter para decir que hay compromiso con las mujeres, porque sus campañas publicitarias no servirán de nada, si después de estas fechas reivindicativas con palabras bonitas y motivantes, pretenden continuar con los hechos de todos los días dándoles la espalda a las mujeres. Sin denostar el interés genuino de quienes realmente ven en esto una potente herramienta de transformación social, lo que es más importante del movimiento feminista, según Silvia Frederici “es que ha abierto los ojos al mundo, y ha descubierto el universo de la reproducción de la vida, es un movimiento que verdaderamente mira, no solamente a un sector de la vida de los trabajadores, un sector del proletariado en el capitalismo, sino que mira en su totalidad. En los años setenta, al comienzo, se hablaba de reproducción como trabajo doméstico, pero en las últimas tres décadas hemos visto que reproducción es todo. Es el cultivo, las semillas, el campo, la salud, la educación, la crianza, la calidad del aire, los entramados afectivos,[24]así, la lucha feminista que se originó allá donde la primera mujer dio a luz y pobló la tierra, ha sido siempre una lucha férrea por la existencia, por dar vida, pero también por conquistar un día el legítimo derecho a vivirla sin miedo.

Es momento de dejar las teorías conspiracionistas, para comprender que esto va más allá de un movimiento respaldado por un color, partido, institución o ideología, las mujeres zapatistas en México lo tienen claro: “si alguien piensa que la lucha por la vida de las mujeres es golpista o de derecha o gobiernista o izquierdista o antigubernamental o es de un color, pensamiento o religión, pues entonces es que defiende la muerte. Si se enteran de otra asesinada, primero preguntan de qué color es su piel, su partido, su religión: y según si es su contrario pues entonces mal hablan, pero no de los asesinos, sino de la mujer víctima”. Este es el espíritu que ha de motivar la cohesión y sinergia entre las mujeres de este país, porque ni la Independencia, ni la Reforma, ni la Revolución, hubieran sido posibles sin la presencia invisibilizada de las mujeres mexicanas, enfermeras, cocineras, líderes, conspiradoras, militantes, soldaderas e ideólogas, cuyos nombres no figuran con frecuencia en los libros de historia, pero se encuentran tatuados en la memoria de quienes se sirvieron de su fortaleza, compromiso y valor;  ha llegado el momento de liderar con la misma fuerza y valentía de nuestras ancestras, un movimiento que por fin lleva nuestro nombre, aportando desde lo visible el punto de vista de las mujeres, feminizando nuestro entorno todos los días, enseñándole a México y al mundo que seguiremos siendo incansables en la lucha, porque esto no se trata del 8M ni del paro del 9M, el trabajo real habrá de comenzar justo después de todo esto, porque la verdadera cuarta transformación SOMOS NOSOTRAS, LAS MUJERES MEXICANAS.

 

[1] http://seguridadjusticiaypaz.org.mx/files/estudio.pdf ; https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-43318108

[2] https://blogs.elpais.com/autopsia/2014/01/la-violencia-no-tiene-g%C3%A9nero-el-g%C3%A9nero-s%C3%AD-tiene-violencia.html

[3] https://www.milenio.com/policia/en-enero-de-2020-cada-dia-10-mujeres-fueron-asesinadas

[4]Cfr. http://datacivica.org/assets/pdf/claves-para-entender-y-prevenir-los-asesinatos-de-mujeres-en-mexico.pdf?fbclid=IwAR3g8sbFQvSV3dtAopECwRX1NaC2-pPTI37PlRt6JCqxjG_87Q2pk_Id1vc

[5] https://www.24-horas.mx/2020/02/17/extirparon-sus-organos-vitales-supuesto-tio-de-fatima-revela-detalles-del-feminicidio-foto/

[6] https://dle.rae.es/?w=feminismo

[7] https://www.youtube.com/watch?v=Sg2pqego3rg

[8] https://canalhistoria.es/perfiles/martin-luther-king/

[9] Cfr. «The UN was not created to take mankind to heaven, but to save humanity from hell.» — former United Nations Secretary-General Dag Hammarskjöld, in a speech on May 1954.

[10] http://www.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20160319_amoris-laetitia.html

[11] https://dle.rae.es/feminicidio

[12] http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/seriec_205_esp.pdf párrafo 212.

[13] https://www.youtube.com/watch?v=NYe3YsxYBis

[14] https://www.nuevamujer.com/actualidad/2019/04/08/joven-bailando-nuevo-leon.html

[15] https://aristeguinoticias.com/1208/mexico/no-me-cuidan-me-violan-mujeres-protestan-por-agresiones-sexuales-de-policias-capitalinos-videos/

[16] https://www.infobae.com/america/mexico/2019/11/29/como-chingados-no-voy-a-estar-enojada-el-grito-desesperado-de-yesenia-activista-mujer-madre-de-una-hija-asesinada/

[17] https://www.bbc.com/mundo/noticias-50735010

[18] https://www.excelsior.com.mx/adrenalina/america-investigara-la-burla-de-sus-jugadores-a-himno-feminista/1351277

[19] https://lasillarota.com/nacion/video-ahora-marinos-se-burlan-de-un-violador-en-tu-camino-y-semar-ya-indaga-video-marinos-burla-semar/342633

[20] http://hdr.undp.org/en/GSNI

[21] https://www.eleconomista.com.mx/politica/Mas-del-50-de-los-hombres-cree-que-el-paro-del-9-de-marzo-no-es-un-movimiento-legitimo-20200305-0056.html

[22] https://expansion.mx/empresas/2020/02/25/estas-son-las-empresas-que-apoyaran-el-9-de-marzo-el-paro-undiasinnosotras

[23] https://www.eluniversal.com.mx/estados/universidades-del-pais-se-suman-paro-nacional-feminista

[24] http://zur.org.uy/content/%E2%80%9Cel-feminismo-es-la-punta-de-diamante-de-una-insurgencia-internacional%E2%80%9D-entrevista-silvia?fbclid=IwAR0YqqA55eW9rWHEMEzLqo35EptHg6Hza_BXhWkUlqnVcvfhFxhVexw2ZR8

 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre