El expresidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, que hace dos semanas dejó el PP para ir en las listas de Ciudadanos, se ha vengado de Pablo Casado, que ni le saludó el 2 de mayo, y le acusa de ser un “Vox azul”.

Y ha apuntado directamente a Pablo Casado al que ha acusado de convertir al PP «en el Vox azul». «Ha destruido el partido y eso sí que es un auténtico caso de transfuguismo», aseguró.

Parece que Casado, tras el pésimo resultado electoral del PP, es el blanco de críticas de propios y escaños. Y saca pecho hasta Garrido.

Fichaje sorpresa

El exmandatario autonómico respondía así a las declaraciones del que fuera su jefe de filas hasta hace diez días por su fichaje sorpresa. Casado cargó durante la recepción oficial del día de la Comunidad de Madrid contra Ciudadanos por “alentar el transfuguismo” al incorporar a miembros de otros partidos en «plena campaña”. En el esprint final de la campaña, la formación de Albert Rivera anunciaba a bombo y platillo el fichaje de Garrido, que dejaba las listas europeas del PP para sumarse a la candidatura autonómica de Ciudadanos en el puesto trece. Un golpe de efecto que escoció y mucho en Génova, donde no se esperaban la deserción del que fuera sucesor de Cristina Cifuentes. “Mi intención no era hacer daño al partido”, se defendió Garrido.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa candidata del PP a la Comunidad de Madrid confunde a Pedro Sánchez con Zapatero
Artículo siguienteLa tensa espera del amor
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre