lunes, 26julio, 2021
28.6 C
Seville

La Vallita Mágica

Jaume Prat Ortells
Arquitecto. Construyó hasta que la crisis le forzó a diversificarse. Actualmente escribe, edita, enseña, conferencia, colabora en proyectos, comisario exposiciones y fotografío en diversos medios nacionales e internacionales. Publica artículos de investigación y difusión de arquitectura en www.jaumeprat.com. Diseñó el Pabellón de Cataluña de la Bienal de Arquitectura de Venecia en 2016 asociado con la arquitecta Jelena Prokopjevic y el director de cine Isaki Lacuesta. Le gusta ocuparse de los límites de la arquitectura y su relación con las otras artes, con sus usuarios y con la ciudad.
- Publicidad -

análisis

Corrupción, negocios oscuros y autoritarismo: La verdadera herencia de los Borbones

Los escándalos económicos de Juan Carlos I, que no ha negado dado que en la carta que remitió a Felipe VI cuando hace un año huyó de España...

Activismo judicial, derechos fundamentales y el dinero de Europa

La sentencia dictada por la Audiencia de Bizkaia en el caso de Irune Costumero, la aprobación de la Ley de Memoria Democrática en el...

El PSOE desenmascara a Pedro Sánchez

El pasado 2 de julio de 2021, el presidente del Gobierno afirmó en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, junto...

Europa expresa su preocupación por la falta de renovación del Poder Judicial en España

La Comisión Europea acaba de publicar su Informe sobre el Estado de derecho en España en 2021 y, una vez más, no salimos bien...
- Publicidad-


Una de les definiciones que más me gusta de la arquitectura nos habla de una respuesta proposiva a un problema que no sabemos que tenemos, respuesta que una vez materializada consigue que no podamos pasar sin ella, a menudo aplicando tecnologías de manera contraintuitiva. Hay mil soluciones de estas aplicadas a nuestro espacio público. Encontramos normal que nuestros mercados públicos se alojen en grandes estructuras cubiertas bien ventiladas y comunicadas que los permitan funcionar independientemente de las condiciones climáticas. Hemos conseguido sanear ríos urbanos que funcionaban como cloacas a cielo abierto y convertirlos en espacios de ocio que funcionan como reservas verdes, convertir centrales térmicas obsoletas en museos, mataderos en centros de arte, fábricas en viviendas, etcétera.

Nuestra historia de hoy empieza con Nadia, una niña de tres años que vive en el centro de Madrid, a punto de ir a la escuela por primera vez. Su padre, el arquitecto Ángel Borrego, notó que el patio de la escuela donde debería ir Nadia era (es) pequeño, ruidoso, encajonado como está en un patio interior de manzana insuficiente, mal acondicionado por este uso. A la misma hora la plaza que da acceso a la escuela está prácticamente vacía, y lo estará hasta que termine la jornada laboral, momento en que se llenará de gente haciendo la cervecita de la tarde. La escuela es de titularidad pública. La plaza es de titularidad pública. ¿No se podría acondicionar una parte de esta plaza para que sirva como patio de escuela justo cuando esta plaza está vacía, y hacerlo en condiciones en que se pueda garantizar la privacidad y la seguridad de los niños?

La respuesta ha llegado en forma de proyecto. Imaginaos: las plazas necesitan mobiliario urbano, mobiliario que, de no colocarse, acabará privatizado en forma de terrazas de bares y restaurantes. Las plazas necesitan asientos y sombras que pueden ser vegetales o en forma de pérgolas que, además, tienen una estructura capaz de montar placas solares y otros elementos útiles para la ciudad. La plaza madrileña del 2D podría ser un buen ejemplo. Imaginadla con unas pérgolas que sombreasen su parte central, jugasen con los árboles y quizá añadiesen un poco más de verde al conjunto. Imaginad que cuando la plaza está vacía y los niños tienen su hora del recreo la pérgola baja y cierra un trozo de plaza para que los niños jueguen al sol en un entorno controlado. Cuando vuelven a entrar en clase la pérgola recupera su posición original y sigue sombreando la plaza.

- Publicidad-

El mobiliario urbano, que se podría instalar fácilmente, segrega una parte del espacio público para los niños únicamente durante el rato que éstos lo necesitan. Este elemento es perfectible y puede adosarse a una fachada para crear una especie de patio inglés para los centros educativos más pequeños, o para los pequeños patios de servicio. OSS, el estudio de Ángel Borrego, ha decidido bautizar este invento como La Vallita Mágica. La gestión es sencilla: conseguir que, en el caso de Madrid, el Ayuntamiento y la Comunidad, titulares los unos del espacio público y los otros de las escuelas, se pongan de acuerdo. El espacio no queda privatizado, sino segregado en horas de recreo y equipado con un nuevo mobiliario urbano el resto del tiempo.

Ángel Borrego tuvo como maestro al gran Alejandro de la Sota, uno de los mejores arquitectos de todo el siglo XX español, y quizá de los últimos quinientos años. Alejandro de la Sota consiguió un pequeño milagro: que una disciplina tan seria como la arquitectura no quedase exenta de rasgos humorísticos tan tontos como incorporar a la arquitectura elementos diseñados para servir para otra cosa. Por ejemplo: enfrentado a unas viviendas en un entorno tan delicado como es el centro de Salamanca, el arquitecto llegó a la conclusión que las ventanas más buenas, baratas y eficaces para su edificio eran las que en estos momentos se montaban en los trenes españoles, ventanas de guillotina, estancas, fiables, mil veces probadas. Las montó por fuera de la fachada suplementándolas con vidrios fijos, también baratos y fiables. El resultado es, quizá, el mejor edificio moderno del centro de Salamanca, que está, o espero que esté, catalogado.

Más o menos por la misma época José Antonio Coderch, otro gran arquitecto, conseguía mejorar las prestaciones de otro edificio de viviendas sociales en la Barceloneta aplacándolo con las baldosas más baratas que encontró: las que se usaban para aplacar las estaciones de metro que se construían entonces. Este edificio está catalogado y es una de las joyas del barrio y de la ciudad entera. Con sus baldosas de metro exhibidas orgullosamente en la fachada principal. Ángel, que sabe todo esto, ha presentado una serie de mecanismos estándar, baratos y fiables que han de servir para que la valla se pueda construir y ser útil desde el primer día, fácilmente mantenible sin tener que hacer grandes dispendios en piezas especiales o mecanismos imposibles.

Paseo habitualmente por el centro de Madrid. Conozco bien las plazas que Ángel ha usado como casos de estudio, y plazas parecidas (vacías al mediodía, con una escuela pública adyacente) en el centro de diversas ciudades españolas. La solución es posible y económicamente viable. En todos los casos mejoraría, de aplicarse con un cierto cuidado, los espacios que la necesitan. Es una pura cuestión de voluntad política. Todos ganaríamos con ello: la clase de debate que deberíamos tener cuando se habla de política municipal. Tendríamos que ser más exigentes con este tipo de sinergias y con su aplicación, cuando haga falta, en nuestros municipios. Saldríamos ganando.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Una mirada larga: España ante el desafío de su Plan Marshall

Cuando aún la sombra de la pandemia de la Covid19 se muestra presente en forma de contagios y tasas de incidencia en aumento en...

Otro libro de innovación es posible

Vamos al grano, ¿merece la pena que inviertas 24,70 euros por "el libro de la innovación, guía práctica para innovar en tu empresa"? Si. Porque...

La UNESCO declara Patrimonio Mundial el Paseo del Prado y el Buen Retiro de Madrid

El Paseo del Prado y el Buen Retiro, Paisaje de las Artes y de las Ciencias ha sido inscrita en la Lista del Patrimonio...

Corrupción, negocios oscuros y autoritarismo: La verdadera herencia de los Borbones

Los escándalos económicos de Juan Carlos I, que no ha negado dado que en la carta que remitió a Felipe VI cuando hace un año huyó de España...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Una mirada larga: España ante el desafío de su Plan Marshall

Cuando aún la sombra de la pandemia de la Covid19 se muestra presente en forma de contagios y tasas de incidencia en aumento en...

Otro libro de innovación es posible

Vamos al grano, ¿merece la pena que inviertas 24,70 euros por "el libro de la innovación, guía práctica para innovar en tu empresa"? Si. Porque...

La UNESCO declara Patrimonio Mundial el Paseo del Prado y el Buen Retiro de Madrid

El Paseo del Prado y el Buen Retiro, Paisaje de las Artes y de las Ciencias ha sido inscrita en la Lista del Patrimonio...

Corrupción, negocios oscuros y autoritarismo: La verdadera herencia de los Borbones

Los escándalos económicos de Juan Carlos I, que no ha negado dado que en la carta que remitió a Felipe VI cuando hace un año huyó de España...