La psicóloga Consuelo Tomás reivindica el papel de los profesionales de la salud mental para luchar contra la pandemia.

Entre las voces que se han levantado para enfrentar el miedo psicológico a la vacuna está la de Consuelo Tomás (Valencia, 1964) responsable del centro psicológico que lleva su nombre situado en Valencia. Con una dilatada carrera en el mundo de la psicología clínica, la psicólogapone su saber al servicio de sus pacientes, pero también de la sociedad, así como atestiguan sus apariciones en radios, periódicos y televisiones.

La lucha contra la Covid-19 tiene como arma principal la vacunación. Y para que esta herramienta funcione debe haber una casi total aceptación por parte de la población a la idea de vacunarse cuanto antes, mejor. El ministro de Sanidad Salvador Illa anunció en diciembre que es necesario alcanzar el 70% de personas vacunadas para finales del verano. Los datos del CIS de diciembre cifraban en un 40,5% las personas dispuestas a vacunarse.

-¿Por qué genera miedo la vacuna en algunas personas?

La celeridad con la que se han sacado las vacunas ha asustado a muchos, pero para entender bien el fenómeno hay que contextualizar.

-Pues, contextualicemos.

Al principio había una percepción de riesgo tremenda y nos tuvimos que adaptar a situaciones novedosas como la del confinamiento. Esto generaba miedos a salir a la calle, lo que se conoce como “el síndrome de la cabaña”. Hubo personas que tuvieron que cerrar sus negocios, niños que no iban al colegio y todo esto trajo un cambio también en la forma de relacionarnos entre nosotros porque nunca habíamos estado tanto tiempo en casa, y juntos, todos los miembros de la familia. Aparecieron nuevas dinámicas familiares.

-¿Cambió mucho la situación con la desescalada?

Cuando por fin comenzó la desescalada la percepción de riesgo bajó y empezamos a estar más contentos y relajados, en este proceso los medios de comunicación nos explican que hay dos modos de hacer bajar los contagios: uno es la vacuna y otro los fármacos que pueden tratar la enfermedad.

-Y llega la vacuna.

En el momento en el que sale la vacuna aparecen pacientes con un exceso de optimismo, una alegría desproporcionada y otras personas que al ver que el momento en el que se tienen que vacunar va a llegando se quedan paradas porque tienen que tomar una decisión. Los pacientes que venían a la consulta relataban que ellos sí que estarían dispuestos a ponerse la vacuna, pero cuando hubiese antes una avanzadilla. Mostraron cierto recelo porque no se pueden demostrar los efectos de la vacuna a largo plazo.

-¿Qué es la tripanofobia?

Hay personas que tienen fobia a las agujas y a la sangre. Esto no tiene nada que ver con el Covid, son personas que en un determinado momento tienen una fobia, un miedo irracional. Se conoce con el nombre de Tripanofobia. Es un problema que afecta a muchas personas que se sienten avergonzadas y culpables por desmayarse delante de una aguja.

-¿Cómo se lucha contra el miedo?

Con el tema de las vacunas no hay que imponer ni convencer. Se trata de informar. También hay que animar a las personas que tengan la libertad y la confianza de preguntar al médico cualquier inquietud que tengan. No se trata de ocultar efectos adversos hay que ser transparentes para transmitir una información veraz; las vacunas están hechas para salvar vidas. Sí que es cierto que la vacuna se ha sacado con mucha celeridad, pero también se han hecho más estudios de los que se pueden haber hecho con otras vacunas.

-Pero, ya que hablas de información ¿Cuál es el papel que juegan las redes sociales?

Una persona que no sabe cribar la información correctamente es víctima de las falsas noticias. Lo  que tenemos que intentar es que esa persona busque los canales de información sanitarios que están acreditados por los colegios médicos, por la OMS o por algún científico que tenga una trayectoria contrastada.

-¿Hay también otros tipos de miedos?

Hay personas que tienen miedo a contraer una enfermedad y que focalizan más en los efectos adversos. En este caso, hay que ayudar con los pensamientos obsesivos y evitar la sobreinformación. Hay personas que no es que tengan un miedo especial a la vacuna del Covid, sino que tienen miedo a cualquier vacuna y pueden formar parte o no de los movimientos anti vacunas.

-¿Qué tipo de personas son las más proclives a generar rechazo a la vacuna?

Las personas muy rígidas, muy perfeccionistas, que lo quieren tener todo bajo control y que no aceptan un poquito de incertidumbre en sus vidas son proclives a generar miedo a la vacuna. Hay que ayudar a flexibilizar los esquemas mentales y ayudar a decidir cuál es la mejor decisión en una situación de pandemia.

-¿El miedo afecta igual a todos los colectivos?

Que una persona se vacune, o no, tiene que ver con la percepción del riesgo. Estamos viendo que cuanto más jóvenes sean las personas menos interés tienen por vacunarse.

-¿Se tiene en cuenta la opinión de los psicólogos?

Hablan los virólogos, hablan los sanitarios, pero el aspecto emocional, como en tantas otras ocasiones, se deja de lado.

-¿Cuál es el papel que deben jugar los psicólogos en todo esto?

Los psicólogos, también, tenemos que hacer prevención. La vacuna no acaba con el peligro del Covid; tenemos que continuar utilizando mascarillas hidrogeles y manteniendo la distancia social porque las personas creen que tienen una solución y bajan la guardia.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre