Vacuna del sarampión.

El intento de control de la información por parte de los gobiernos ha existido siempre y permanecerá en el tiempo. Por esta razón, los periodistas y los medios de comunicación estamos en su punto de mira y en no pocas ocasiones intentan amordazarnos de muy diversas maneras para que no consigamos cumplir nuestra misión, que no es otra que contar a la ciudadanía lo que realmente está pasando.

La proliferación de la desinformación y de las noticias falsas es un problema evidente y hay que atajarlo cuanto antes, pero hay que abordarlo con precisión quirúrgica, ya que existe el peligro real de que nuestros gobernantes tengan la tentación de aprovechar esta excusa para coartar la libertad de prensa. Por este motivo, conviene estar alerta tras la publicación en el BOE del procedimiento de actuación contra la desinformación aprobado por el Consejo de Seguridad Nacional y que incluye la creación de una comisión permanente que establecerá protocolos contra la desinformación.

“MAL EMPEZAMOS CUANDO PARA DISEÑAR LA ESTRATEGIA CONTRA LA DESINFORMACIÓN, NO SE HA CONTADO CON LA OPINIÓN DE LOS PROFESIONALES DE LA INFORMACIÓN”

Habrá que estar ojo avizor para que esa comisión permanente no intente censurar el trabajo de los periodistas. Este peligro nos lleva sobrevolando desde hace años y no hay más que ir a la hemeroteca para ver cómo a finales de 2017 el PP presentó una Proposición No de Ley en el Congreso para diseñar mecanismos de lucha contra las noticias falsas y que fue muy criticada. El periodismo y los medios de comunicación no son el problema, son la solución, aunque desde diversos sectores no se quiera reconocer. Si la ciudadanía volviera a confiar en los periodistas y para informarse acudieran mayoritariamente a los medios, daríamos un paso de gigante en la lucha contra la desinformación.

Pero difícilmente conseguiremos ganar el prestigio y la credibilidad perdida, cuando nuestros representantes políticos en vez de poner en valor el trabajo de los periodistas, nos señalan con el dedo inquisidor, no nos dejan acceder a las ruedas de prensa y utilizan las redes sociales para desprestigiarnos continuamente.

¿Entenderán los integrantes de esa comisión permanente que la vacuna contra la desinformación y las noticias falsas existe desde hace décadas y se llama periodismo y medios de comunicación? Espero que sí, aunque mal empezamos cuando para diseñar e implementar su estrategia contra la desinformación, el Gobierno no ha contado con la opinión de los profesionales de la información.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Dices…: nuestra misión no es otra que contar a la ciudadanía lo que realmente está pasando.
    Entonces, la profesión entera (o al 95%) es una EMPRESA FALLIDA.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre