Antonio Salas Ellacuriaga y Federico Martinón Torres han liderado un estudio elaborado por expertos en genómica del laboratorio Idis, en la Universidad de Santiago de Compostela, señalan que el COVID-19 podría haber llegado a España por Vitoria el 11 de febrero de 2019. El estudio se ha publicado en la revista científica Zoological Research y en él se analizan un total de 41.262 genomas, de los cuales 1.245 componen la muestra en España. Se trata del mayor estudio elaborado hasta el momento sobre las variables genómicas del virus. De hecho, la metología utilizada por el grupo de Salas y Martinón servirá de modelo para estudiar cualquier otra zona del mundo y demuestra la posibilidad de estudiar la dinámica del virus a escalas geográficas pqueñas cuando se analiza un contexto pandémico internacional.

La casi totalidad de los casos de infección del coronavirus, según el estudio, proceden de cinco linajes genéticos. Estas cinco cepas son las que han infectado al 90% de los casos identificados en España.

Fue el linaje B3a el que habría entrado en España a través de Vitoria, propagándose por distintos puntos del País Vasco. En el estudio se señala precisamente que «es la comunidad autónoma con más probabilidades de albergar el origen de la pandemia en España». El primer foco de expansión se produjo entre el 5 y el 14 de febrero y después hubo otro del 16 al 19 de marzo.

El linaje A2a5 es el segundo en importancia, y según los expertos pudo originarse en Italia. Ha sido uno de los más importantes en cuanto a la propagación mundial se refiere. Este linaje habría llegado a España a princiios de marzo y se propagó por Madrid.

Muchos de estos linajes se propagaron a Inglaterra (el B3a) y a América del Sur (B3a y el A2a4).

Del estudio que han desarrollado han obtenido la conclusión de que el linaje A2a5 representa el 38,4 % del total, el B3a un 30,1 %, el B9 un 8,7 %, el A2a4 un 7,8 % y el A2a10 un 2,8 % de los casos. Además, se constata que el B3a, el B9 y el sub-linaje A2a5c surgieron en España, mientras que el A2a5, el A2a4 y el A2a10 fueron importados de otros países de Europa.

De los 41.362 genomas de coronavirus, el grupo detectó 19.968 secuencias diferentes.

El artículo completo puede consultarse a través de este enlace

“Mediante unha combinación de análises evolutivas e matemáticas que teñen en conta non só a cronoloxía dos xenomas, senón tamén os seus patróns de variación xenómica, fomos capaces de reconstruír a orixe máis probable destas liñaxes, dentro e fóra de España”, explica Antonio Salas.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Hay que recordar que la Universidad de Barcelona detectó el SARS-CoV-2 en muestras de aguas residuales recogidas en marzo de 2019, por lo que a mí me da que esta sí es la verdadera «gripe española».

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre