La Universidad de Oxford anunció ayer que suspenderá el ensayo de la vacuna COVID-19 en niños. Así se ha explicado, tras valorar el vínculo con la aparición de trombosis en algunos casos, según ha recogido la BBC.

El ensayo de la vacuna comenzó en febrero y analiza la respuesta inmune de niños entre 6 y 17 años. La suspensión se ha producido después de la información facilitada ayer mismo por la EMA, confirmando la relación entre los trombos y la vacuna.

«Si bien no hay problemas de seguridad en en ensayo clínico pediátrico, esperamos información adicional de la MHRA sobre su revisión de casos raros de trombosis/trombocitopenia que se han reportado en adultos, antes de administrar más vacunas en el ensayo», ha señalado el profesor Pollard, responsable del estudio.

«Los padres y los niños deben seguir asistiendo a todas las visitas programadas y pueden comunicarse directamente con los lugares establecidos para plantear las cuestiones pertinentes».

Precisamente la Agencia Reguladora de Medicamentos y Salud (MHRA por sus siglas en inglés), informó el pasado sábado de siete casos de personas fallecidas por coágulos sanguíneos tras la aplicación de la vacuna. Se han detectado 30 casos de trombosis entre 18 millones de dosis aplicadas. Sin embargo, desde el organismo se ha afirmado de nuevo que la aplicación de la vacuna es segura y que los beneficios continúan superando el riesgo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre