martes, 31enero, 2023
7.8 C
Seville

La Unión Europea obligará a las empresas a asegurarse de que sus productos no proceden de la deforestación

Las sanciones por incumplimiento serán proporcionadas y disuasorias y el importe máximo de una multa se fijará en al menos el 4 % del volumen de negocios anual total en la UE del operador o comerciante incumplidor

Juan Carlos Ruiz
Juan Carlos Ruiz
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Información
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que 420 millones de hectáreas de bosque, un área más grande que la UE, se perdieron debido a la deforestación entre 1990 y 2020. El consumo de la UE representa alrededor del 10 % de la deforestación mundial. 

Ante este panorama, en octubre de 2020, el Parlamento Europeo hizo uso de su prerrogativa en el Tratado para pedir a la Comisión que presentara una legislación para detener la deforestación global impulsada por la UE.

Ahora, los eurodiputados han llegado a un acuerdo preliminar con los gobiernos de la UE sobre una nueva ley sobre productos libres de deforestación que obligará a las empresas a verificar y emitir una declaración de «diligencia debida» de que los productos colocados en el mercado de la UE no han provocado la deforestación y la degradación forestal en cualquier parte del mundo después del 31 de diciembre de 2020.

Según el texto acordado, si bien no se prohibirá ningún país o producto como tal, las empresas no podrán vender sus productos en la UE sin este tipo de declaración. Según lo solicitado por los eurodiputados, las empresas también deberán verificar el cumplimiento de la legislación pertinente del país de producción, incluidos los derechos humanos, y que se hayan respetado los derechos de los pueblos indígenas interesados.

La nueva ley garantizaría a los consumidores europeos que los productos que compran no contribuyen a la destrucción y degradación de los bosques, incluidos los bosques primarios insustituibles, y por lo tanto reduciría la contribución de la UE al cambio climático y la pérdida de biodiversidad a nivel mundial.

Alcance de la futura ley

Los productos cubiertos por la nueva legislación son: ganado, cacao, café, aceite de palma, soja y madera, incluidos los productos que contienen, han sido alimentados o han sido elaborados con estos productos básicos (como cuero, chocolate y muebles), como en la propuesta original de la Comisión. Durante las conversaciones, los eurodiputados han agregado otros productos como caucho, carbón vegetal, productos de papel impreso y una serie de derivados del aceite de palma. 

El Parlamento también ha asegurado una definición más amplia de degradación forestal que incluye la conversión de bosques primarios o bosques que se regeneran naturalmente en bosques de plantación o en otras tierras boscosas y la conversión de bosques primarios en bosques plantados.

La Comisión Europea evaluará, como muy tarde en un año después de la entrada en vigor, si amplía el ámbito de aplicación a otras tierras boscosas. Dos años después, la Comisión también evaluará una extensión del alcance a otros ecosistemas, incluidas las tierras con altas reservas de carbono y con un alto valor de biodiversidad, así como a otras materias primas. Al mismo tiempo, evaluará la necesidad de obligar a las instituciones financieras de la UE a que solo presten servicios financieros a sus clientes si consideran que existe un riesgo insignificante de que estos servicios no conduzcan a la deforestación.

Controles basados ​​en riesgos

Las autoridades competentes de la UE tendrán acceso a la información relevante proporcionada por las empresas, como las coordenadas de geolocalización, y realizarán controles. Pueden, por ejemplo, usar herramientas de monitoreo satelital y análisis de ADN para verificar de dónde provienen los productos.

La Comisión clasificará a los países, o parte de ellos, en riesgo bajo, estándar o alto dentro de los 18 meses siguientes a la entrada en vigor de este reglamento y la proporción de controles a los operadores se realizará de acuerdo con el nivel de riesgo del país: 9% para riesgo alto, 3 % para riesgo estándar y 1% para riesgo bajo. Para los países de alto riesgo, los estados miembros también tendrían que verificar el 9% de los volúmenes totales.

Las sanciones por incumplimiento serán proporcionadas y disuasorias y el importe máximo de una multa se fijará en al menos el 4 % del volumen de negocios anual total en la UE del operador o comerciante incumplidor.

Ahora el Parlamento y el Consejo tendrán que aprobar formalmente el acuerdo. La nueva ley entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la UE, pero algunos artículos se aplicarán 18 meses después.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído