La presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet, de Ciudadanos, este lunes 25 de mayo.

Cuando los libros de Historia hagan balance de las últimas décadas en Andalucía, la fecha del 2 de diciembre de 2018 no quedará para los anales sólo como el día que el socialismo dejó de gobernar esta tierra después de casi cuatro décadas de autonomía, sino sobre todo como la fecha en que la ultraderecha conseguía por primera vez representación en un parlamento español desde la reinstauración de la democracia. Eso fue solo el comienzo. Sólo un año y medio después, Vox campa a sus anchas en una autonomía en la que no sólo no cree sino a la que ha llegado con el claro propósito de dinamitarla desde dentro.

La presidenta del Parlamento autonómico, de Ciudadanos, admite que la comisión “más importante de la legislatura” estará en manos de Vox

Lo sucedido este lunes 25 de mayo en el Parlamento de Andalucía es un perfecto ejemplo de ello. La reconstrucción en Andalucía de los aún incuantificables daños causados por la pandemia de la covid-19 estará dirigida por la ultraderecha, cuya formación política, Vox, votó en contra de la creación de esta comisión parlamentaria. Ahora, con el apoyo de las dos formaciones que gobiernan Andalucía desde dentro –Vox lo hace desde fuera–, la comisión de reconstrucción estará presidida por uno de los doce diputados que los ultraderechistas tienen en la Cámara autonómica, a los que hay que restar el escaño de la diputada almeriense Luz Belinda Rodríguez, que se pasó el pasado enero al grupo mixto tras denunciar acoso laboral por parte de sus propios compañeros.

El diputado de Vox Manuel Gavira será quien presidirá la comisión andaluza de reconstrucción con el apoyo de PP y Ciuadanos. La alianza a tres bandas de las derechas vuelve a revitalizar en Andalucía más que nunca la imagen de la famosa foto de la plaza madrileña de Colón. Pero Vox en Andalucía nunca ha sido un satélite externo sin influencia alguna en las decisiones del Gobierno autonómico. Todo lo contrario. Ha llevado y lleva la batuta en asuntos decisivos de la política andaluza como por ejemplo la Ley de Memoria Histórica, que a instancias de los ultraderechistas, ahora se intenta echar abajo desde el ejecutivo bipartito por una inminente “ley de Concordia”.

Antes que consentir que el PSOE presidiera la comisión de reconstrucción tras la autoexclusión de Vox, el bipartito PP-Cs ha preferido aupar a los ultraderechistas

Tal es la influencia de Vox en el Gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla que el “malestar” evidenciado por el partido ultraderechista en el tratamiento que los informativos de Canal Sur daban de su formación que, de forma instantánea, se ordenó un sorprendente cambio en la dirección de los Informativos, con la llegada desde Madrid del periodista Álvaro Zancajo, que había protagonizado una turbulenta salida de TVE. Desde su llegada, los trabajadores del ente público andaluz han denunciado en reiteradas ocasiones las purgas periódicas que está ordenando la dirección para hacer una televisión a su medida, con constantes denuncias de manipulación informativa. Los informativos de Canal Sur han cosechado durante el confinamiento cifras históricas de baja audiencia. Y por si había alguna duda, este mismo martes, el recién nombrado presidente de la comisión de reconstrucción, Manuel Gavira, ha sido entrevistado en Canal Sur Radio, para explicar con todo lujo de detalles su cambio radical de posicionamiento en la creación de esta comisión andaluza de reconstrucción.

Los ultraderechistas también lograron colar en el debate andaluz el tema del polémico veto parental e incluso llevó a la duda a los dirigentes tanto de PP como de Ciudadanos, que acogieron con cierto agrado la propuesta de Vox.

Diálogo, consenso y crispación, todo en uno

Y después de aquellos polvos, estos lodos. Vox se autoexcluyó a comienzos de este mes de la comisión andaluza de reconstrucción tras la pandemia. Si se hubiera mantenido la ausencia de los ultraderechistas, el voto ponderado habría dado la presidencia de la comisión al PSOE, algo que no estaban dispuestos a tolerar los diputados del bipartito, que han preferido dar la presidencia de la comisión parlamentaria a la ultraderecha pese a saber que no estaba de acuerdo con su creación.

La presidenta de la Cámara autonómica, Marta Bosquet, consideró este lunes que esta comisión es “la más importante de la legislatura”. De ella se levantaron los diputados de PSOE y Adelante Andalucía por considerarla “muerta de inicio” tras el giro radical de Vox, que ha pasado de no creerla conveniente a presidirla. Pese a este convulso comienzo, Bosquet asegura que la composición de esta comisión apuesta “por el diálogo y el consenso, tendiendo puentes y dejando a un lado la crispación”.

Apúntate a nuestra newsletter

6 Comentarios

  1. Este artículo no refleja el cierre de “Chiringuitos” el gasto en “paguitas” el pufo que tenían en toda la comunidad de Andalucía. Cuándo se acaba el chollo y se lleva la contraria, qué rápido se alteran los social comunistas.
    Espero que se publique este comentario, y que se empiece a hacer un periodismo menos sectario que es una vergüenza el rumbo que está tomando el periodismo actual.
    Gracias.

    • Ale-jandro,en Andalucia no se ha cerrado ningun “Chiringuto”,mas bien han cambiado los nombres de los que viven en (y de) esos chiringitos,hable con cifras,con numeros,con verdad y no con mente sesgada y parcial.
      A ustedes,los nazi-fascistas,les estorban todos los periodistas,los periodicos,las televisiones que no les bailan el agua.Ya estaran contentos con Canal Sur?verdad?¿No era esa television un medio de propaganda socialista que cerrarian en cuanto gobernara?Y que han hecho en vez de cerrarla?Pues muy sencillo,lo que siempre hacen,usandosarla y manipularla a su antojo.
      Cuando hable la proxima vez de chiringito recuerde el chiringuito con nombre de fundacion que Esperanza Aguirre le abrio en Madrid al Abascal para que siguiera “chupando”de la politica sin trabajar.

    • Los loritos de la extrema derecha teneis un problema básico con la realidad y la verdad más básicas. En todas partes pero especialmente en Madrid –y en Andalucía van camino de lo mismo– el PP (y luego Ciudadanos y Vox lo han refrendado y lo han reforzado) NUNCA han “cerrado chiringuitos”, “quitado paguitas” ni nada parecido. Lo que han hecho es destruir y parasitar servicios públicos, regalar todo lo posible a amigos, robar por billones, subirse el sueldo y en general crear más y peores chiringuitos controlados como cortijos. Contadle ésto a un facha y balbuceará “todos roban” “los otros más” y cambiará de tema, no falla. Por cierto que el PSOE más ladrón es el que más le gusta al facherío, el de Gonzalez, Susana Díaz, Corcuera, etc… Tenemos esta derecha tan crecida por culpa de esos.

      Pero vamos, que peor de esta extrema derecha española es que sus mandamases son MALOS y sus seguidores, TONTOS. Algunos hay que combinan ambas propiedades, también.

      • Hay una diputada en Andalucía que se dio cuenta de qué era vox realmente, y se ha pasado a Falange Española, un partido que no casa con las chorradas progres ni con el neoliberalismo económico

  2. “ VIVA ANDALUCIA LIBRE “ 💚🤍💚
    Gracias Diario 16, es normal que diarios como este moleste a los sectarios, a los retrograd@s, a los que no soportan que haya personas con ideales diferentes y ahiiiiiiii esta la diferencia, se puede debatir, la crítica también puede ser constructiva y necesaria pero siempre mantener el respeto aunque no se comparta.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre