Todo el mundo sabía que sucedería y ha sucedido. La decisión de Donald Trump de liquidar a un general iraní ha incendiado Oriente Medio. Era solo cuestión de tiempo que un hombre que llegó a la Casa Blanca sin saber cuál era la capital de Irán cometiera un dislate de categoría global. Ayer, cientos de miles de iraníes participaron en Teherán en el funeral del general Qasem Soleimani, asesinado en un bombardeo estadounidense en Irak, unas ceremonias que han estado encabezadas por el líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamanei.

A primera hora del día se celebró un rezo por el fallecido en la Universidad de Teherán, un acto en el que han participado miles de personas y en el que Jamenei ha llorado en varias ocasiones, según la agencia iraní de noticias Tasnim. Jamenei ha vuelto a advertir de que habrá una “dura venganza” contra los responsables de la muerte de Soleimani y ha añadido que “el camino de la resistencia se mantendrá con vigor”.

La amenaza ya ha hecho subir el precio del precio, las Bolsas de medio mundo se han desplomado y el nivel de alerta antiterrorista es máximo en todo Occidente. Esta vez Trump ha ido demasiado lejos y el Partido Demócrata estadounidense ha condenado el atentado mientras miles de norteamericanos han participado en manifestaciones de protesta.

En la ceremonia de Teherán han estado presentes altos cargos iraníes, entre ellos el presidente, Hasán Rohani; el presidente del Parlamento, Alí Lariyani; y el jefe del aparato judicial, Ebrahim Raisi. Tras ello, ha arrancado una procesión en la que el cuerpo de Soleimani fue trasladado a la plaza Azadi (Libertad), situada en el oeste de la capital. La cadena de televisión iraní Press TV ha cifrado en millones el número de personas presentes, que en un primer momento se han concentrado en la plaza Engelab (Revolución).

Los presentes en la procesión, que se extiende por varias calles de la ciudad, según las imágenes emitidas por los medios locales, han portado fotografías de Soleimani, así como banderas de Irán, Irak y Líbano. La hija de Soleimani, Zeinab, se ha dirigido a los presentes y ha recalcado que “el nombre de Qasem Soleimani sacude ahora el nido del sionismo, el takfirismo y el orden hegemónico”.

“Estados Unidos y el sionismo deben saber que el martirio de mi padre ha despertado más instintos humanos en el frente de la resistencia. Convertirá su vida en una pesadilla y destruirá sus nidos de araña”, ha agregado.

Está previsto que el cuerpo de Soleimani sea trasladado desde Teherán a Qom, centro de peregrinación en el chiísmo, donde se celebrará otra ceremonia. Posteriormente, será enterrado el martes en Keman (sureste), donde nación.

Soleimani murió junto al “número dos” de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), Abú Mahdi al Muhandis, y varios milicianos iraquíes y militares iraníes en un bombardeo ejecutado por Estados Unidos en el aeropuerto de la capital de Irak, Bagdad.

Washington argumentó que llevó a cabo el ataque “para proteger al personal estadounidense en el extranjero”, a raíz de las protestas contra su Embajada en Bagdad en protesta por otro bombardeo en el que murieron 25 miembros de las FMP.

Los bombardeos contra las FMP fueron ejecutados en respuesta a la muerte de un contratista estadounidense en un ataque con proyectiles contra una base militar situada cerca de Kirkuk.

El Gobierno iraquí ha condenado estos ataques por parte de Estados Unidos y ha recordado que las FMP son un elemento fundamental en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico.

En este sentido, ha denunciado que los bombardeos fueron llevados a cabo de forma unilateral y violando los acuerdos alcanzados con la coalición internacional que lidera Washington en la lucha contra los yihadistas.

Por ello, el Parlamento iraquí aprobó el domingo una moción que exige la expulsión de las tropas estadounidenses del país y obliga al Gobierno a comprometerse a hacer público cualquier acuerdo que alcance en el futuro para la presencia de asesores y formadores militares extranjeros.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. No se puede titular como torpeza la acción política de un asesinato producido con total premeditación, por medios técnicos sofisticados, que requieren una serie de responsables institucionales para su realización. El que ordenó y los que ejecutaron forman parte de un sistema que, escudándose en la palabra democracia, se autotitulan liberales para actuar como nazis, amparando a otros iguales. Ernesto 15M UP.

  2. De torpeza no se puede tachar a tiriTram, Tram tram (por alegrias), ahora se forrará vendiendo a otros países estos «ingenios» destructivos…

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre