Diputados de diversos países latinoamericanos y europeos se han reunido esta semana en Ciudad de Panamá en la sede del Parlamento Latinoamericano para analizar diversas cuestiones relativas al comercio, la crisis humanitaria en Venezuela, la inmigración o la seguridad marítima entre otras cuestiones. La agenda bi-regional de la Unión Europea y Latinoamérica, que este año celebrara la IIIº Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) – Unión Europea, inicialmente prevista en 2017, así como la cita bianual de la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que se reunirá en Guatemala en octubre de 2018, está centrada en temas relativos a la cooperación económica así como a la investigación y la innovación entre otras áreas prioritarias.

En este marco, la Comisión de Medio Ambiente, Innovación, Investigación y Tecnología de la Asamblea Parlamentaria UE-Latinoamérica, cuya Vicepresidenta es la Diputada hondureña Gloria Guadalupe Oqueli, ex Presidenta del Parlamento Centroamericano, ha abordado en Panamá la necesidad de seguir avanzando en la colaboración entre instituciones, empresas y universidades europeas y latinoamericanas. Uno de los documentos debatidos ha sido el denominado «Hacia un espacio común de investigación UE-Latinoamérica» con el ponente el Diputado nicaragüense Orlando Tardecilla, experto en el campo de la cooperación en investigación e innovación.

Oqueli ha insistido en sus intervenciones ante los parlamentarios europeos y latinoamericanos en la necesidad de identificar proyectos de éxito y de buenas prácticas en el ámbito de la investigación y la innovación que puedan aplicarse en áreas prioritarias como las catástrofes naturales, la biomedicina o la seguridad de las personas y los transportes. En este sentido ha señalado los avances logrados por investigadores españoles en el objetivo de elevar los actuales niveles de seguridad marítima reduciendo la siniestralidad de buques así como la pérdida de vidas humanas y mercancías además de los daños al medioambiente marino. Esta tecnología ya se encuentra en servicio en la actualidad en varios buques mercantes y pesqueros europeos.

Este innovador sistema denominado «Kafloat» basado en una serie de bolsas de aire, similares a los sistemas de airbag en automóviles, que ante una vía de agua se activan automáticamente y garantizan la flotabilidad del buque de forma permanente o durante un plazo suficiente para garantizar la evacuación de la tripulación y los pasajeros.

En las reuniones esta semana en la sede del Parlamento Latinoamericano de los diputados europeos y latinoamericanos en Ciudad de Panamá, se ha advertido que en base a los datos y previsiones del Panel de Cambio Climático de Naciones Unidas, en estimaciones compartidas también por las principales aseguradoras marítimas, los fenómenos meteorológicos extremos ligados al cambio climático (huracanes, ciclo génesis explosivas, aumento de mareas, cambio en la intensidad de corrientes marinas, etc.) provocaran un notable incremento en la próxima década en las cifras de siniestralidad marítima.

En este sentido junto a las vidas humanas de tripulantes y pasajeros y los costes económicos de la perdida de las embarcaciones y la carga en los buques mercantes se abre otra dimensión cada vez más a considerar: los daños al ecosistema marino y al medio ambiente en especial con los derrames de crudo de los superpetroleros. Dos ejemplos claros de esta problemática son el «Prestige» hundido frente a las costas gallegas en 2002 y el «Erika» hundido frente a las costas francesas en 1999 provocando sendas devastadoras mareas negras cuyos efectos medioambientales, sociales y económicos todavía se perciben con claridad en las regiones afectadas.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre