Foto: Flickr

La Unión Europea, ACNUR y la Organización Internacional de las Migraciones han organizado una conferencia en Bruselas para reclamar acciones urgentes en favor de los 4,5 millones de refugiados venezolanos que, por distintas razones, se han visto obligados a abandonar su país.

Esta conferencia no tiene como finalidad atender las necesidades de los ciudadanos que huyeron de Venezuela por razones políticas, sino de aquellos a los que ha afectado directamente la crisis humanitaria provocada por la falta de alimentos, medicinas y recursos que son vitales para la supervivencia.

Sin embargo, este encuentro debe tratar otros aspectos que son fundamentales para comprender por qué esos cuatro millones y medio de venezolanos y venezolanas están pasando necesidades: se calcula que más de 100.000 millones de dólares salieron de Venezuela a causa de la corrupción, dinero que fue enviado a diferentes paraísos fiscales a través de diferentes canales que fueron diseñados, según fuentes consultadas por Diario16, en una reunión celebrada en la Faja del Orinoco.

Sólo la trama creada alrededor del ex presidente de la petrolera PDVSA, Rafael Ramírez, sus familiares y sus socios, pudo haber sacado del país más de un 40% de esa estimación, es decir, más de 40.000 millones de dólares.

La gran mayoría de los corruptos venezolanos se han afincado en la Unión Europea, en España principalmente, por el miedo a las investigaciones que tienen abiertas en Estados Unidos, el primer país de destino elegido por estos bolichicos o boliburgueses.

Casualmente, la salida del gobierno venezolano de Rafael Ramírez fue el inicio del éxodo de todos estos ciudadanos. El dinero fue colocado en diferentes paraísos fiscales como Bahamas, Hong Kong, Islas Vírgenes Británicas o Panamá, por citar algunos, y desde ahí fue colocado, a través de empresas fantasma, en distintos países de Europa que, aunque no estén catalogados como paraíso fiscal, actúan como tal: Luxemburgo, Liechstenstein o Andorra.

En Diario16 ya publicamos la investigación que realizó la periodista de investigación venezolana Maibort Petit en referencia a los movimientos bancarios de Nervis Villalobos, Diego Salazar u Omar Faríaz Luces para colocar en Andorra cientos de millones de dólares procedentes de PDVSA, es decir, de la petrolera controlada y presidida por Rafael Ramírez.

Sin embargo, hay otros muchos que se están beneficiando de ese dinero hurtado al pueblo venezolano y que lo despilfarran en España sin que nadie haga nada o, por el contrario, concediéndoles el visado dorado por invertir más de 500.000 euros en el país.

La Unión Europea debería tener controlados esos flujos de dinero procedente de esos paraísos fiscales de América y Asia que, finalmente, termina en países de la UE como Luxemburgo, desde donde se canaliza para ser presuntamente blanqueado en España a través de operaciones corporativas de las empresas o inversiones inmobiliarias que estos ciudadanos venezolanos corruptos tienen en las principales ciudades del país.

Por esta razón, ¿no hay un componente ético para que sea la propia Unión la que active los procedimientos adecuados para la congelación y embargo de las cuentas de estos bolichicos y devolver el dinero a su legítimo dueño? Sólo con lo que se llevó la trama de Ramírez hay dólares suficientes como para evitar la crisis humanitaria y esos 4,5 millones de venezolanos puedan sobrevivir.

La conferencia que se ha iniciado este lunes es necesaria, claro está, porque la UE no puede dejar en la estacada a esas familias venezolanas. Sin embargo, sería de mucha más ayuda que se embargara el dinero procedente de la corrupción que buscar soluciones.

En los últimos dos años la Unión Europea ha destinado 117 millones de euros en ayuda para los refugiados de Venezuela. ¿Qué se podría lograr si se canalizara el reparto de más de 40.000 millones que fue lo que se estima que se llevó la trama de Ramírez, de Baldo Ssnsó y de todos sus socios? Mucho, desde luego.

La congelación de las cuentas y el embargo de ese dinero es una acción humanitaria y ética. Una institución como la Unión Europea, defensora del respeto a los derechos humanos, no puede permitir que 4,5 millones de venezolanos estén pasando necesidades mientras una centena esté derrochando el dinero sucio de la corrupción en botellas de Louis Roederer, en trajes de Alexander Amosu, en coches de alta gama o en relojes Richard Mille Tourbillon.

Finalmente, fuentes de contrastada solvencia han confirmado a Diario16 que ha sido presentada una importante cantidad de documentos ante la Fiscalía del Distrito Sur de Texas y la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York en la que se revela la condición de colaboradores necesarios de una empresa de capital riesgo española y de un empresario venezolano establecido en España con Rafael Ramírez. Esa documentación fue presentada ante esos tribunales norteamericanos porque tienen abiertas diferentes investigaciones sobre la trama del ex presidente de PDVSA. Esta información será ampliada para nuestros lectores próximamente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. La UE estudia la situación de 4,5 millones de venezolanos mientras los bolichicos derrochan sus fortunas en España.
    Vale. Pero y si la EU mirara un poco más cerca. Exactamente en Catalunya. Sometida por el terrorismo borbònicoi sangrada económicamente por este. Aquí ja tenemos 17 muertos, un golpe contra la República Catalana y el terrorismo de estado campa a sus anchas.¿Ja les vale o, aún no tenemos bastantes muertos.? A, también tenemos exiliados que necesitan comer. Parece que ja no somos ni personas. Nos tienen como borregos. No roban la leche, nos matan, nos comen y, mientras, trabajamos para poder vivir. Y no hay distinciones. Igual en la China, Rusia, Turquía …Los mismos que roban el pan de los venezolanos, nos roban el pan a los catalanes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + quince =