Foto Agustín Millán

La Comisión Europea ha lanzado una seria advertencia a España al hacer público un informe sobre previsión de gasto en pensiones para los próximos años en nuestro país. El balance, publicado en el marco del Semestre Europeo (2019 Country Report-Spain), eleva esa previsión de gasto muy por encima de lo que la han situado recientemente otros organismos públicos como la Airef (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal).

Así, la Comisión Europea sitúa la previsión de inversión en pensiones en el 18% del PIB en 2050, mientras que la Airef lo coloca en casi 5 puntos menos, el 13,4% para el año 2048. Esta notable discordancia en los análisis de la UE hace sospechar que sus predicciones podrían no ajustarse a la realidad, ya que se estarían basando en cálculos “desfasados” o directamente “erróneos” realizados por los gobiernos de Mariano Rajoy, según denuncia Comisiones Obreras. El secretario confederal de Políticas Públicas y Protección social del sindicato, Carlos Bravo, ha lamentado que “se realicen informes basados en proyecciones económicas que han quedado claramente desfasadas, mientras se desoyen previsiones actualizadas de otros organismos también oficiales”.

Una vez más, todo apunta a que las estimaciones de la UE sobre el incremento del gasto público en este capítulo social se basan más en intenciones políticas que tienen que ver con los recortes sociales del Estado de Bienestar que con rigurosos análisis estadísticos. En cualquier caso, si para algo sirve este informe es para introducir un nuevo elemento de incertidumbre en los ciudadanos, cada vez más preocupados por el futuro de sus jubilaciones.

CC.OO insiste en la necesidad de centrar el debate de las pensiones atendiendo a criterios “no solamente de sostenibilidad financiera” y de austeridad, sino también de suficiencia de las prestaciones. Por ello, “instamos a todos los poderes públicos a que planteen las propuestas de actuación sobre la triple vía de actuar de manera coherente sobre esos objetivos: mejorando los ingresos, los comportamientos de cotización y el gasto, y no centrándose exclusivamente en este último, como parece primar en las valoraciones de una parte de las instituciones oficiales”, añade el sindicato.

Además, CC.OO recuerda la necesidad de actuar sobre el capítulo de ingresos del sistema público de pensiones para garantizar su “suficiencia y sostenibilidad”. “La actualización periódica de las proyecciones demográficas y económicas es una técnica necesaria para realizar una evaluación de cómo los sistemas de pensiones evolucionan en el tiempo y se ajustan a los objetivos de sostenibilidad y suficiencia que deben presidirlos. De ahí que distintas instituciones tanto públicas como sociales realicemos este tipo de cálculos de forma sostenida en el tiempo”, insisten las citadas fuentes sindicales.

En su informe, la Comisión Europea explica que la causa principal del incremento esperado del gasto, mayor que sus propias previsiones anteriores (el pasado año lo situó en el 14,4% del PIB y no en el 18%) se debe por un lado a las “proyecciones demográficas” y por otro al “efecto de la revalorización de las pensiones”. Ambas causas se desploman a poco que se realice un análisis somero.

En lo que se refiere al primer argumento, el de las “proyecciones demográficas”, llama la atención que la Comisión Europea se haya basado en las tablas calculadas por el Instituto Nacional de Empleo (INE) antes de la reciente actualización que ha realizado esta misma institución, tal como recuerdan los sindicatos. De este modo, el INE ha pasado de realizar una proyección demográfica de unos 23 millones de personas potencialmente cotizantes para el año 2050 a situarla, tan solo dos años después, en 27 millones (teniendo en cuenta la edad laborable de cotización, es decir, el segmento de población que tendrá entre 16 y 64 años). En resumen, en apenas dos años el INE ha rectificado sus cálculos en cuatro millones más de habitantes en nuestro país para mediados de siglo y esa modificación no ha sido tenida en cuenta por Bruselas. Otras fuentes oficiales, como la Airef, sitúan la estimación de futuro en 29 millones de trabajadores en ese mismo horizonte temporal.

Pero las inexactitudes no quedan reducidas solo a las “proyecciones demográficas” para las próximas décadas. El informe europeo atribuye una vinculación directa del crecimiento del gasto público en pensiones a la utilización del IPC como criterio de referencia para la revalorización en lugar del Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP) que las condena a una cuasi-congelación del 0,25%, tal como estableció el Gobierno Rajoy. Tomar como referencia el IPC, según este informe, supone un impacto sobre el gasto en pensiones de aproximadamente 4 puntos porcentuales del PIB en 2050.

En ese sentido, CC.OO señala que, “sin negar el impacto que indudablemente tendría la sustitución del IRP (todavía en vigor) por una fórmula vinculada a la inflación, dicho impacto sería muy inferior, como han señalado otros organismos públicos tales como la Airef, que le atribuye un crecimiento del gasto de 2,8 puntos porcentuales del PIB entre 2018 y 2048”.

Por tanto, CC.OO quiere recordar que la Comisión Europea parece haber incurrido en su cálculo en “un error acumulativo” como consecuencia de la información que desde los sucesivos gobiernos españoles se le viene remitiendo y que, “incomprensiblemente, tampoco ha corregido” el actual Ejecutivo de Pedro Sánchez. No debe olvidarse que el Ageing Report publicado en 2016, es decir, el balance económico de la UE de ese año, situaba el escenario de gasto en pensiones previsto para la mitad de siglo en el 12,2% PIB, casi seis puntos menos.

Y así es como −con tales “inexactitudes” y “cúmulos de errores” y “desfases” que más bien parecen intencionados−, Bruselas calcula sus informes sobre gasto en pensiones para los próximos años en nuestro país. Unos informes con los que, a buen seguro, la patronal y la banca meterá el miedo en el cuerpo a los sufridos españoles amenazándolos con que, en apenas unos pocos años, no habrá dinero en la caja para garantizar su vejez. O lo que es lo mismo: la continuación de ese mensaje neoliberal que nos advierte cada día de que tendremos que trabajar hasta los setenta y luego acostumbrarnos a vivir con unas pensiones miserables. Si es que llega el presupuesto.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre