The Essence of Chaos. University of Washington Press. Es un escrito interesante sobre lo que está por venir. El hecho de estar confinados, no solo sirve para contener un virus como el Covid-19 .

Image

Nuestra mente y cuerpo debe irse acostumbrando a soportar determinados acontecimientos que podrían suceder en las próximas semanas. Las personas que sigan al pie de la letra las instrucciones, normas y recomendaciones de los especialistas y en las situaciones de desplazamiento de unidades militares como viene sucediendo en muchas partes del planeta, es una señal clara que se tomarán medidas muy drásticas de no poder contener el virus. Sinceramente desconfío totalmente de los datos del gobierno de China y por tal motivo debemos prepararnos para una guerra sicológica.

~Colapso de hospitales generará estrés, ansiedad, pánico y por último el caos.

~Es caso un familiar, amigo próximo lamentablemente fallezca , el procedimiento desde ese momento será traumático.

~Cada vez tenemos menos sanitarios y también fuerzas de seguridad lo cual bajará la moral de los mismos y su estrés aumentará considerando que ellos también tienen familia y amigos por lo que sus intervenciones estarán muy alteradas y debemos obedecer todas sus instrucciones con respeto y humildad.

~El plan para contención de pandemias militar es peor que un toque de queda, alerta , inmovilización ,etc. Los militares se verán forzosamente a utilizar sus armas en caso la población civil no obedezca. No lleguemos a esto, de nosotros depende.

Les invito a leer este escrito.

La teoría del caos en la Psicología

La teoría del caos inicialmente se ideó de cara a explicar la existencia de divergencias en los resultados de la aplicación de modelos matemáticos, meteorológicos o astrológicos. Sin embargo, dicha teoría es aplicable a una gran cantidad de disciplinas, incluyendo las vinculadas a las ciencias de la salud y las ciencias sociales. Una de las disciplinas científicas en las que dicha teoría tiene cierta aplicabilidad es la psicología.

La teoría del caos, como paradigma que concluye que pequeños cambios en las condiciones iniciales puede generar una gran diversidad en los resultados, puede servir para explicar la enorme diversidad que podemos encontrar en cuanto a actitudes, puntos de vista, pensamientos, creencias o emociones. Si bien por norma general la mayoría de las personas buscan sobrevivir y autorealizarse de diferentes modos, existe una muy amplia variedad de circunstancias que transforman nuestra conducta y pensamiento y moldean nuestro modo de vivir la vida. Por ejemplo, vivir una vida relativamente feliz y tranquila no asegura que una persona no desarrolle un trastorno mental, al igual que sufrir un trauma severo puede no producir trastornos posteriores.

Puede ser útil de cara a intentar explicar por qué algunas personas pueden desarrollar fortalezas o problemas mentales que otras no. También puede explicar porque determinados tratamientos no resultan eficaces en determinadas personas aún cuando en la mayoría de la gente resultan efectivas. O el porqué dos personas con los mismos genes y las mismas experiencias vitales no reaccionen de igual manera ante un estímulo o evento concreto.

Detrás de ello pueden estar diferencias de personalidad, capacidad cognitiva, focalización de la atención en aspectos concretos, situación emocional y motivacional en ese mismo momento u otros múltiples factores.

Asimismo, algunos procesos psicológicos como la ansiedad podrían ser vinculados con la teoría del caos. Para muchas personas con ansiedad y trastornos relacionados, no saber qué puede suceder ante su actuación en el medio hace que nazca una profunda sensación de malestar, y con ella una posible evitación activa de lo temido.

Dicho de otro modo, la incertidumbre que genera la dificultad para establecer predicciones fiables, debido a las múltiples posibilidades de una realidad caótica despierta la sensación de preocupación. Ocurre lo mismo con trastornos como el obsesivo compulsivo, en el que la incertidumbre de que pueda suceder algo temido debido a los pensamientos intrusivos induce ansiedad y puede provocar el uso de compulsiones como medida de protección temporal.

Grupos humanos y el efecto de la teoría caótica:

Ocurre lo mismo en las organizaciones, sistemas en que múltiples elementos se interrelacionan de diversos modos y con distintos objetivos. En el caso de la empresa, es ampliamente conocido que hoy en día es imprescindible que sea capaz de adaptarse a los cambios para que ésta pueda permanecer. Sin embargo, dicha adaptabilidad debe ser constante, puesto que no es posible preveer la totalidad de situaciones que pueden llegar a ocurrir. Deben ser capaces de afrontar el caos.

Y es que puede haber una gran cantidad de variables que pueden afectar a su funcionamiento y mantenimiento. El nivel de producción de un empleado puede verse afectado por sus circunstancias personales. Los clientes y/o proveedores de dicha empresa pueden retrasarse en sus pagos y envíos. Otra empresa puede intentar adquirir la compañía o atraer a sus trabajadores. Puede haber un incendio que destruya parte o la totalidad del trabajo realizado. Puede aumentar o disminuir la popularidad de la empresa por factores como la novedad o la surgencia de alternativas mejores.

Pero en cualquier caso, como hemos indicado anteriormente el hecho de que la realidad sea múltiple y caótica no implica que sea desordenada. La teoría del caos enseña que la ciencia en general debe ser adaptable y no determinista, teniendo siempre en cuenta que no viable una previsión exacta y absoluta de todos los sucesos.

Referencias bibliográficas: Lorenz, E.N. (1996). The Essence of Chaos. University of Washington Press.

“La disciplina y la pureza deben venir desde dentro”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre