Desde el momento en que ya era seguro que saldrían elegidos, desde el Tribunal Supremo ya se avisó de que la intención era la de suspenderles en cuanto tuvieran posesión de sus actas de diputados. Así lo dijeron desde el Tribunal Supremo y hasta que no se ha producido su nombramiento oficial, no hemos sabido todo lo que iba a suceder. Un auténtico galimatías.

Según los expertos juristas, el Tribunal Supremo debería haber suspendido el juicio desde el momento en que los presos políticos que se presentaban a las elecciones resultaban electos. Y a partir de ahí, comenzar con el procedimiento suplicatorio: esto es, solicitar al Senado y al Congreso que le diera permiso al Tribunal Supremo para proseguir con el juicio.

Hay quien considera que esto no se debe interpretar así, puesto que el juicio ya había comenzado antes de sus nombramientos. Sin embargo, la legislación parece ser clara al respecto: el hecho de que el juicio comenzase antes no es óbice para que los parlamentarios y el senador tengan sus derechos garantizados. Pero no ha sido así, y en este sentido, el Supremo ha rechazado solicitar el suplicatorio a las dos cámaras.

Desde las fuentes cercanas a los presos políticos mantienen que una vez que el Tribunal Supremo no ha solicitado el suplicatorio, suspender sus responsabilidades como políticos electos, sin una sentencia firme por medio, atentaría gravemente contra sus derechos políticos.

En estas circunstancias, el Supremo le pasa «la patata caliente» al Congreso, conminándole a que sean sus Señorías quienes decidan sobre la cuestión. La presidenta de la mesa del Congreso, Meritxell Batet ha explicado ya que solicitarán un informe jurídico precisamente al Tribunal Supremo para valorar lo que hacer. Y por su parte, Jaume Cuevillas -desde ayer diputado- ha señalado que debería ser en este caso el pleno del congreso quien debiera tomar la decisión, quedando así retratados todos los diputados sobre su decisión.

Por el momento, hoy la fiscalía ya se ha pronunciado en el sentido de considerar que la suspensión de los diputados y del senador han de ser inminentes. Y por su parte, Batet ha indicado que no espera noticias al respecto del pronunciamiento del Supremo hasta pasadas las elecciones que tendrán lugar el próximo domingo.

Aquí algunos comentarios destacados al respecto:

 

La experta en Derecho Internacional, Neus Torbisco considera que se estará vulnerando el derecho si finalmente se decide suspender a los presos políticos de sus cargos electos

 

 

 

 

Desde posiciones socialistas (aunque haya dejado la militancia), el que fuera candidato de la Izquierda Socialista, Jose Antonio Pérez Tapias ha señalado lo siguiente:

Voces como Antón Losada, plantean serias dudas al respecto de la suspensión

 

Pablo Casado, por su parte, se lamenta porque Batet no haya movido todavía pieza

 

Más allá ha ido la cuenta del Partido Popular, denominando directamente «golpistas» a los presos políticos (sin que haya sentencia firme, y saltándose el principio de presunción de inocencia)

 

 

 

 

 

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 1 =