La Sociedad Alemana de Física ha publicado una carta abierta donde explican las medidas que, a su juicio, deberían tomarse en las aulas para garantizar un espacio seguro. Y advierten de que, ventilar no es suficiente.

«Actualmente, las instituciones educativas están invirtiendo mucho esfuerzo en implementar herramientas de ventilación. Según una publicación reciente (JM BRauner y otros), se indica que las escuelas y otras instituciones públicas contribuyen significativamente al proceso de infección de COVID-19. Y esto, además, está determinado en gran medida por las aulas en las que hay concentración de aerosoles cargados de virus». Señalan al comienzo de su carta abierta, que puede leerse completa pulsando aquí.

Al mismo tiempo, señalan, «muchos estudios han demostrado que las soluciones técnicas con intercambio de aire controlado pueden garantizar una reducción de aerosoles en la habitación. Existen soluciones que se pueden implementar en escuelas y edificios con costes asequibles de instalación y funcionalidad, así como de mantenimiento.» «Las medidas de ventilación técnica, que se señalan en la publicación reciente de Viola Priesemann y otros, que han sido publicadas en The Lancet» explican estas cuestiones. Concretamente señalan que «el uso de dispositivos de ventilación es muy superior a cualquier tipo de ventilación pasiva -simplemente abriendo ventanas y puertas- ya que con la ventilación técnica el intercambio de aire la purificación se hace de forma controlada. Con la ventilación pasiva (abrir puertas y ventanas) no se puede garantizar de la misma manera.

En el escrito explican la diferencia entre la ventilación de choque, la ventilación de desplazamiento y la ventilación mixta.

Con la ventilación de refuerzo, indican, el aire de la habitación se intercambia rápidamente. Solamente es posible hacerlo de forma controlada con un ventilador externo, que esté en la ventana o en la pared. Sin embargo, la ventilación de refuerzo provoca grandes diferencias de temperatura en la habitación durante la estación fría y por lo tanto, no es la más aconsejable.

Con la ventilación de desplazamiento el aire frío entra en la habitación y el aire calentado por la respiración de las personas se aspira por la parte superior. El aire está ligeramente mezclado. La solución con este tipo de aire solamente es posible mientras las temperaturas exteriores sean significativamente más bajas que la temperatura ambiente. Este tipo de ventilación es energéticamente más beneficiosa si el «aire usado» se elimina de la parte superior, del techo. Es posible con vitrinas de gases locales o con un ventilador externo a la altura del techo.

La ventilación mixta es una alternativa: el aire de la habitación se mezcla con el de la habitación y se diluye con aire fresco o purificado. Cualquier tipo de ventilador de aire en la habitación provoca una mezcla de aire, que puede calcularse con una combinación de extractor de aire y filtro de aire limpio para que la probabilidad de infección siga siendo significativamente menor que con la ventilación pasiva. La ventilación del aire de la habitación con filtros H13/H14 y F9 sería suficiente, ya que las partículas de virus fuera de las células se unen en sales o proteínas dentro de las gotas secas. El CO2 permanece por debajo de los límites. La energía que necesita el purificador de aire de la habitación se convierte en calor y calienta la habitación, por lo que toda la energía del purificador de aire de la habitación se puede utilizar en estaciones más frías.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre