Es lo que denuncia la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) por la situación generada en Cataluña por el referéndum ilegal de 1-O. La semana pasada, el director general de la Guardia Civil, José Manuel Holgado Merino, aprobó una comisión de servicio no indemnizable, desde el 11 de septiembre hasta mediados de octubre, para que los agentes destinados hasta en Cataluña, y que tenían previsto el permiso de incorporación hacia sus nuevos destinos, se mantuvieran en la Comunidad. Junto con ellos, se incorporarían, además, los nuevos agentes destinados a Cataluña.

En total, esta medida afecta a más de doscientos guardias civiles. La consecuencia de ello es que ahora muchos de esos agentes, que ya habían resuelto los contratos de alquiler de sus viviendas y, en muchos casos iniciado el traslado de sus enseres, se encuentran ahora sin un techo propio, recurriendo a favores de otros compañeros que les dejan alojarse en sus viviendas en colchones improvisados. Mientras tanto, sus familias deben valérselas sin ellos en su nuevo lugar de residencia

Se trata de una situación “vergonzosa” para unos trabajadores públicos que se enfrentan además en estos días a una situación de previsible estrés laboral ante el inminente referéndum ilegal del 1 de octubre.

La Asociación recalca que nos encontramos con dos centenares largos de guardias civiles separados de sus familias y viviendo “de prestado a causa de que la institución a la que sirven ni siquiera se digna a cubrir económicamente una decisión tomada a última hora que les ha causado un grave perjuicio logístico”.

A todo esto se añade la anulación de vacaciones entre el 20 de septiembre y el 4 de octubre de compañeros destinados en unidades de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS). Una anulación, añaden, que “se está comunicando con menos de diez días de antelación” y que se refiere a vacaciones ya concedidas, con la consiguiente planificación familiar y personal, incluso agentes que se encontraban disfrutando de sus vacaciones han recibido la orden de incorporarse inmediatamente a sus destinos.

La situación ha hecho estallar a la Asociación que ha afirmado que para el Gobierno y para el Director General de la Guardia Civil, José Manuel Holgado Merino, “Este cuerpo es una policía barata y manejable, con los trabajadores peor pagados y con menos derechos que el resto de las policías españolas”. La Asociación denuncia las “precarias condiciones de trabajo de los guardias civiles y su falta de derechos”.

A todo esto se añade la anulación de vacaciones entre el 20 de septiembre y el 4 de octubre de compañeros destinados en unidades del GRS, una anulación que se está comunicando con menos de diez días de antelación y que se refiere a vacaciones ya concedidas, con la consiguiente planificación familiar y personal, incluso agentes que se encontraban disfrutando de sus vacaciones han recibido la orden de incorporarse inmediatamente a sus destinos.

AUGC ha remitido un escrito a la Dirección General, solicitando al menos una compensación económica a los guardias civiles a los que se les ha modificado su previsión de vacaciones.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre