Foto: Agustín Millán.

Miles de jóvenes en toda España se han sumado al movimiento global, liderado en todo el mundo principalmente por mujeres activistas, para hacer frente y luchar contra el cambio climático.

El movimiento comenzó en agosto del 2018, con el inició una huelga escolar en solitario por parte de la estudiante sueca Greta Thunberg. Se manifestaba todos los viernes a las puertas del Parlamento sueco en protesta por la inacción política ante el cambio climático. Desde el 20 de agosto de 2018 decidió no asistir a la escuela hasta las elecciones generales de Suecia de 2018, realizadas el 9 de septiembre. Han pasado varios meses, y el movimiento ha crecido hasta conseguir que centenares de miles de personas jóvenes en todo el planeta la siguieran.

En diciembre de 2018 pronunció un discurso ante los líderes políticos de 200 países del mundo, reunidos en la Cumbre de Naciones Unidas sobre el Clima (24th Conference of the Parties to the United Nations Framework Convention on Climate Change) celebrada en Katowice:

Z“Mi nombre es Greta Thunberg. Tengo 15 años. Soy de Suecia. Hablo en nombre de Climate Justice Now. Ustedes solo hablan del crecimiento económico verde. Solo hablan sobre seguir adelante con las mismas propuestas que nos metieron en este desastre, incluso cuando lo único sensato que pueden hacer es poner el freno de emergencia. No son lo suficientemente maduros para decir las cosas como son”.

“Ustedes dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando su futuro ante sus propios ojos”

“Esa carga nos la dejan a nosotros los jóvenes. Me preocupo por la justicia climática y por el planeta. Nuestra biósfera se está sacrificando para que las personas ricas puedan vivir de lujo. Son los sufrimientos de muchos los que pagan por el lujo de unos pocos. Ustedes dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando su futuro ante sus propios ojos. Tal vez deberíamos cambiar el sistema. Nos hemos quedado sin excusas y nos estamos quedando sin tiempo. Hemos venido aquí para hacerles saber que el cambio está llegando, les guste o no. El verdadero poder es de la gente”.

El discurso fue la semilla que germino para que se comenzara a germinar el cambio. La protesta también ha brotado en España, donde ya ha habido concentraciones en varias ciudades españolas, y cuyas reivindicaciones se condensan en el manifiesto de la plataforma Juventud x el clima, nacida al calor de las protestas iniciadas por Greta. Y este viernes aterriza en Madrid.

En más de mil ciudades en 92 países, millones de jóvenes han salido a las calles este viernes para exigir a la clase política que actúe ya.

Hace dos meses Lucas, Ander y Roger realizaban su primera Vaga Pel Clima Girona frente a la sede de la Generalitat en Girona, la primera acción del movimiento Fridays For Future en España. Hoy miles de jóvenes en más de 50 ciudades han salido juntos a lugares icónicos y exigir medidas urgentes por un futuro digno en un planeta único.

“Nuestros líderes políticos nos han fallado”

Desde la Coalición Española de la Campaña Mundial por la Educación, se han sumado a este movimiento impulsado por miles de jóvenes europeos preocupados por no sólo por su futuro, sino por el de todas aquellas personas que, en los países más empobrecidos, son más vulnerables ante los devastadores efectos del cambio climático.

Nuestro modelo de producción y consumo es insostenible: para que toda la humanidad viviese como lo hacemos en España, harían falta 2,4 planetas Tierra.

Si no actuamos ya, la situación empeorará de manera irreversible. Se estima que, para 2030, según todas predicciones, el cambio climático podría precipitar a 122 millones de personas a la pobreza.

Desde la Juventud por el clima denuncian quenos enfrentamos al enorme reto de desvincular el crecimiento económico y el desarrollo, del consumo de recursos naturales, de manera que seamos capaces de garantizar las sostenibilidad medioambiental y al mismo tiempo seguir mejorando el bienestar y la calidad de vida de las personas y países más empobrecidos”.

“Necesitamos esperanza, pero lo único que necesitamos más que la esperanza es la acción. En lugar de buscar esperanza debemos buscar acción. Y solo entonces vendrá la esperanza”

Los jóvenes están convencidos de que “una educación equitativa, inclusiva y de calidad es un elemento clave en esa transición·. Dota a las personas de conocimientos y capacidades que les permiten comprender los problemas medioambientales, darles respuesta y reducir su vulnerabilidad frente a sus efectos. Y, por otro, es esencial para impulsar el cambio individual y colectivo de nuestros comportamientos, estilos de vida y  patrones de consumo, imprescindible para detener la espiral de destrucción en la que estamos inmersos”, señalan en el manifiesto.

Van a continuar con la Conspir-ACCIÓN y cooper-ACCIÓN semana a semana, viernes a viernes. Una cita mundial sin banderas ni fronteras a la que invitan a todas las personas, a empujar por un nuevo comienzo, una nueva oportunidad de ponernos manos a la obra para buscar soluciones. El tiempo es escaso y hay mucho trabajo que hacer. El cambio climático no puede esperar, el futuro tampoco.

Hoy millones de jóvenes en todo el mundo han querido decir con esta manifestación que “hicimos todo lo posible juntas y, además, ¡lo logramos!”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco + 10 =