Esta mañana ha sido designada la representación catalana por parte del Govern.

A través de un comunicado remitido desde la presidencia de la Generalitat, suscrito por el president Torra y por el vicepresident Aragonés, se ha designado a las personas que formarán parte en la mesa de diálogo con el gobierno de España en representación de Cataluña.

«La representación catalana debería estar integrada por el president Carles Puigdemont, el vicepresident Oriol Junqueras, el preso político Jordi Sanchez y la secretaria general de ERC, Marta Rovira». De esta manera desde el Govern se legitima como interlocutores a los presos políticos y a los exiliados.

«Como su situación es de prisión y exilio como consecuencia de la represión política y esto impide un funcionamiento normal de negociación, el Govern ha decretado una delegación encabezada por el president Quim Torra con el vicepresident Pere Aragonés, los consejeros Jordi Puigneró y Alfred Bosch, las diputadas Elsa Artadi y Marta Vilalta, el diputado Josep María Jové y el ex jefe de gabinete de los presidents Puigdemont y Torra, Josep Rius», han señalado.

Además, el president Torra y el vicepresident Pere Aragonés formarán parte de la delegación, «pero tan solo acudirán a las reuniones de apertura y en aquellas donde se firmen acuerdos concretos con la parte española, si fuera el caso».

Mañana martes, según señala el comunicado, «el Consejo Ejecutivo aprobará un acuerdo de Gobierno que nombrará a los miembros que formarán parte de la Generalitat de Cataluña en la mesa de negociación».

Reacción de los socialistas 

Los nombramientos escogidos por el Govern no han sentado bien entre las filas socialistas. Eva Granados, del PSC, ha expresado públicamente su «decepción por la composición» escogida. Según ella, los nombres responden a la pugna que existe entre los partidos independentistas y que, con los nombramientos, ha quedado claro -según ella- que el gobierno de España se está tomando más en serio que el catalán la mesa de diálogo.

Cristina Narbona, por su parte, desde el PSOE ha lanzado un dardo: «el equipo elegido por Moncloa sí responde al pacto acordado con ERC», ha señalado. Esto da a entender que los nombramientos que se han producido por parte del Govern podría no estar cumpliendo con lo acordado entre ERC y el PSOE. Además, ha señalado que de aquí al miercoles, fecha establecida para el primer encuentro, los nombres de la mesa aún podrían cambiar y ha dejado claro que durante la reunión se abordarán los 44 puntos de la agenda. Ni uno más. No hablarán, según ha afirmado Narbona «ni de derecho de autodeterminación ni de referendum».

Los Comunes se han manifestado en la misma línea que el PSC, señalando que la representación debería haber sido de gobiernos,  y que los nombrados desde la Generalitat responden a la lucha partidista del independentismo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre