El presidente de la región italiana de Lombardía acaba de anunciar el cierre de las escuelas ante el aumento de casos positivos de COVID-19 entre niños, debido a la incidencia de la variante británica.

Según ha informado el Huffingtonpost, en su versión italiana, Fontana ha anunciado que «ahora el COVID ataca a los estudiantes, tengo que cerrar las escuelas». El presidente de la región ha explicado en la rueda de prensa que es consciente de que la gente se «enojará» con él, pero que si tiene que tomar decisiones, siempre elegirá las que garanticen la protección de la salud.

Los riesgos son graves

«Debemos ser conscientes de que los riesgos son graves», ha señalado en la rueda de prensa en la que anunciaba la declaración de la zona como «naranja» ante el aumento de los casos positivos entre la población.

El Corriere della Sera informaba ayer de la ordenanza que establecía las medidas para reforzar la protección ante el virus.

La decisión de cerrar las escuelas ha generado un aluvión de críticas ante quien no entiende que los comercios puedan permanecer abiertos mientras los niños deben quedarse en casa. «Estoy absolutamente de acuerdo. Pero debemos ser conscientes de que los riesgos son graves.» Ha señalado el presidente Fontana, basándose en las recomendaciones de los expertos, que han advertido de que la variante inglesa también ataca seriamente a los jóvenes, señalando que las escuelas son lugares donde los brotes también pueden producirse. «Soy de los que siempre han defendido la apertura de escuelas, pero debemos darnos cuenta de que son realmente un punto sensible».

La ministra Mariastella Gelmini ha destinado 200 millones para apoyar a las familias que tengan que solicitar permiso parental ante esta situación. «Si las escuelas son un lugar de propagación, ¿podemos ignorarlo?» se ha preguntado Fontana.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre