La reforma laboral del PP mejoró el empleo, pero aumentó el número de trabajadores pobres. Es decir, incrementó la diferencias entre ricos y pobres y convirtió en una realidad el vivir bajo el umbral de la pobreza a pesar de tener un trabajo.

Al menos un millón de trabajadores en España sobreviven bajo la amenaza de la pobreza energética.

Así, la reforma laboral que aprobó el Partido Popular en 2012 mejoró el empleo y la igualdad de renta, según se desprende de un estudio realizado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero provocó un aumento de la tasa de trabajadores pobres.

El documento del organismo radicado en Washington sí indica que los cambios en el mercado de trabajo provocaron un descenso de las horas medias trabajadas, así como un incremento en el empleo a tiempo parcial involuntario (aquellos trabajadores que tienen contratos a tiempo parcial pero querrían estar a tiempo completo).

Informe de la ONU

Este informe coincide con el del relator sobre la pobreza en España de la ONU que la pasada semana publicaba diario16.com donde revela que hay familias que tienen que elegir “entre poner la calefacción o comprar comida”.

Este informe demoledor sobre la desigualad social pone en evidencia que no es real la frase “en España se vive como en ningún sitio”.

El relator especial sobre la pobreza extrema y los derechos humanos de la ONU, Philip Alston, ha presentado sus conclusiones sobre la situación de la pobreza en España tras doce días de reuniones con personas y colectivos invisibilizados en seis comunidades autónomas diferentes. «En España hay familias que tienen un dilema: o poner la calefacción o comprar comida», ha dicho Alston en relación a la alarmante pobreza que alcanza al 26% de los españoles.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre