Alicia López de los Mozos de azul a su derecha el profesor también imputado Álvarez Conde.

La profesora de la Universidad Rey Juan Carlos, Alicia López de los Mozos, entraba esta mañana en el juzgado de instrucción numero 51 de la Plaza de Castilla, como testigo y horas más tarde salía como imputada (investigada) al reconocer ante la jueza Carmen Rodríguez-Medel, que habia calificado a otros alumnos “que tampoco hicieron ese máster, además de Cristina Cifuentes”. La jueza la ha acusado formalmente de un delito de “Prevaricación Administrativa”. La juez optó por cambiar su situación procesal a media declaración, y suspendió la declaración.

López de los Mozos, fue una de las docentes que firmó el acta esgrimido por Cristina Cifuentes para justificar la realización de su Máster. Y que posteriormente reconoció que su firma fue falsificada para certificar como válido el trabajo de fin de máster de la ya expolítica bajo presiones.

El nombre de López de los Mozos figuraba como presidenta del tribunal que firmo aquella acta, aunque nunca reconoció como suya la firma que aparecía en ella. En la investigación interna abierta en la universidad, señaló que nunca presidió tal tribunal ni había encontrado en los archivos del Instituto de Derecho Público, del que dependía el máster, ningún documento relacionado con el trabajo de fin de estudios. Según sus declaraciones ante la policía y en la comisión de investigación universitaria, ella ni estuvo en el tribunal, ni evaluó a Cifuentes, ni firmó el acta, ni autorizó que nadie lo hiciera por ella.

Tras la investigación abierta por la Fiscalía de Móstoles. Ante la policía, López de los Mozos afirmó ante los agentes que se enteró de que formó parte del Tribunal al escuchar su nombre en la primera rueda de prensa del rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Javier Ramos, el día 21, después de que eldiario.es publicara la noticia de que las notas del máster de la presidenta habían sido cambiadas fraudulentamente. Álvarez Conde, también imputado en esta causa, reconoció que el acta era una “reconstrucción”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre