Entre escandalizado y conmovido observo la dinámica de procesiones marianas veraniegas, ahora que sobrevolamos la Dormición de María. Mientras escribo, temprano, silencio de campo y sueño familiar, oigo El canto de Auroros, una antología de músicas religiosas entre populares y cultas vinculadas a la madrugada y a unas hermandades masculinas que por todo el Mediterráneo y en diferentes cultos coincidían en el ceremonial y la trama armónica…

El mundo de lo espiritual es complejo. O no tanto. La religiosidad es consustancial al funcionamiento de nuestro cerebro, es fruto de su evolución y ni siquiera lo básico es exclusivamente humano: se observa en otros animales. La historia de las religiones tiene dos vertientes, por un lado comprobar la unidad de la creencia y los paradigmas (no muy diferentes entre sí en cualquier parte del planeta), y por otro la vertiente en puridad humana: comprobar cómo la estulticia, el dominio, la locura y las ignorancias también son consustanciales a toda esa religiosidad (sin menoscabo de la maravilla de cómo devanean sus intelectuales, a veces).

Una sociedad es un hecho en movimiento muy complejo, hace mucho que desistí de tener respuestas y soluciones a sus problemas, pero precisamente por ello creo que la obligación de un intelectual es aportar su mirada para contribuir a esta complejidad, porque al mundo lo hace igual el sordo que el oído fino. Una sociedad rica como la nuestra, culta como la nuestra (puesto que dispone de un sistema educativo que universalmente otorga una base formativa para una ciudadanía que ejerce sus derechos), una sociedad como la nuestra no puede conformarse con entregarse en los brazos de las creencias sin un filtro crítico…

Aclaro que no soy partidario de prohibiciones sino de ideas, a mí me da igual lo que crea cada uno mientras haya un contexto de libertad de pensamiento y todo pueda ser discutible, soy defensor de la Razón ilustrada y su Tribunal de lo Público, los frutos caen solos con su madurez. Sí soy contrario a todo aquello que coarta las vías del pensamiento, sí soy denunciante de todo oscurantismo e intento de imponer a los demás creencias sin justificación que invadan la libertad de los otros. Esto es Ciencia.

En estos días oigo a periodistas narrando los preparativos de las procesiones y me sorprende que hablen de las imágenes como si fueran seres vivos capaces de ser sujetos de verbos como caminar, venir, llegar, mirar, oír, etc. (he de recordar que ni la propia Iglesia considera divinas más allá de lo simbólico a estas figuraciones materiales, rayando el pecado de la idolatría). Todo esto adobado con expresiones tópicas (tópico: sinónimo de pobreza intelectual) como fervor, engalanado, excelsa, pontificia, solemne, devota, estampa, ataviada, fe… toda una retahíla de términos que se repiten sistemáticamente cada vez que se noticia un acontecimiento similar. No sé si esto es penetrar en los arcanos del hecho o constatar la estupidez del narrador.

Tener fe es digno. Tener fe en las instituciones humanas (como la Iglesia) es fanatismo peligroso. Yo entiendo, etimológicamente, el papel religante de los cultos, y puedo empatizar con la emoción popular ante el ritual y la tradición y lo que suponen de solidificación del edificio social, pero cuando se pierde un cierto punto escéptico, o cuando, peor, una élite intelectual (casi siempre de nivel económico superior) tolera, fomenta o exalta la religiosidad popular como idiosincrática, como definitoria, como expresión legitimante o como exclusiva de un supuesto pueblo permanente… hemos iniciado el camino del fanatismo peor, el del esencialismo en el que estás o no eres, fíjense: o no eres.

Darle a la religiosidad popular esta trascendencia es un movimiento cuyas consecuencias son incalculables, impredecibles, la aparente inocencia, la pureza del sentimiento puede dar pie a la negación de toda alternativa racionalizante y eso nunca ha sido bueno para la convivencia; la crítica, la diversidad, la libertad para que cada cual haga de su capa un sayo: sí, porque no niega el derecho a la creencia pero no la institucionaliza como explicación de nada más que un sentimiento legítimo pero no extensible a los demás.

Cuando veo lo que está ocurriendo en Almonte, con esa fiesta de la Venida de la Virgen del Rocío cada siete años, me debato entre la alegría y el miedo; la alegría por ver que el mundo sigue, que la gente se divierte e invierte su tiempo en lo que le da la gana; miedo porque si legítimamente el Ayuntamiento hubiera decidido abstenerse y emplear los fondos en políticas sociales (es mi opción), o si yo como pensador dijera que me parece una enorme expresión de ignorancia toda esa parafernalia pseudocristiana (curiosamente apoyada por la Iglesia), ¿podría moverme sin temor por cualquier ámbito en ese pueblo (o cualquier otro)?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior¿Traición a la patria?
Artículo siguienteSánchez, de perfil en Open Arms
Francisco Silvera. Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -Libro de los silencios (2018) -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es. Libro de los silencios ha sido galardonado por el jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 en la modalidad de relatos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − trece =