La presidenta de Infancia Libre, María Sevilla, tenía a sus hijos en condiciones lamentables, incluso con actitudes como si se tratara de animales y no personas. Así, al menos lo entienden los agentes que entraron en su casa a detenerla.

Los Servicios Sociales no habían detectado nada en esa vivienda donde los menores no recibían atención sanitaria ni iban al colegio.

A los investigadores les llamó la atención el comportamiento de la hija, de seis años, de María Sevilla y su actual pareja. La pequeña emitía sonidos de animales y olfateaba a las personas como si fuera un perro. María Sevilla ha sido puesta a disposición judicial y el menor ha sido entregado a su padre, quien tiene su guarda y custodia. La presidenta de Infancia Libre, María Sevilla, ha sido detenida por un delito de sustracción de menores, después de que se fugara con el menor de once años, su pareja -José Antonio Marcos-, y una hija en común de seis años de edad.

Sevilla tenía una orden de búsqueda y captura y las autoridades vigilaron su domicilio, una finca aislada de Tarancón, Cuenca, donde la pareja de la mujer permaneció sin salir hasta siete días, algo que llamó la atención de los investigadores.

 

Encerrados

Según apunta la investigación, ambos menores no fueron escolarizados ni atendidos en ningún centro sanitario de España. Cuando la Policía irrumpió en la vivienda encontraron a los menores encerrados en una habitación con su madre y un perro.

La pequeña emitía sonidos de animales y olfateaba a las personas como si fuera un perro

En conversaciones con el menor, éste afirmaba que su verdadero padre, Rafael Marcos, no le quería, y que Dios se lo ha había revelado. También relató a los agentes que quería ser jefe de los pastores evangelistas cuando fuera mayor.

En la vivienda encontraron una pizarra con varias citas bíblicas. «Benditas todas las naciones. Génesis 22:18. ¿Que está haciendo Dios para cumplir esta palabra?», se podía leer.

A los investigadores les llamó la atención el comportamiento de la hija, de seis años, de María Sevilla y su actual pareja. La pequeña emitía sonidos de animales y olfateaba a las personas como si fuera un perro. María Sevilla ha sido puesta a disposición judicial y el menor ha sido entregado a su padre, quien tiene su guarda y custodia.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorMalsino
Artículo siguienteCloacas
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre