La prensa deportiva y también la generalista, con grandes medios con influencia y poder, tiene mucho que avanzar hasta tratar con el respeto que se merece a la mujer en el deporte.

En el documental “Hijas de Cynisca” grandes del deporte del siglo XXI se horrorizan y sienten humilladas al ver, a través de una tablet, noticias y fotos machistas en sus años de campeonas del mundo. La gimnasta Almudena Cid llega incluso llorar al comprobar algunas páginas de periódicos como El Marca o El Mundo y ABC donde se llega a titular en los pasados Juegos Olímpicos: “La lista de las buenorras en los Juegos de Río” y se habla de campeonas del mundo por su relación con sus novios. Por no hablar, de fotografías humillantes donde sólo se trata de ridiculizar a las chicas y resaltar las partes femeninas de su cuerpo.

La mejor jugadora de basket que ha dado España al baloncesto nacional e internacional, Amaya Valdemoro, a quien nadie ha podido callar hasta ahora, casi se queda sin palabras al ver, en el rodaje de “Hijas de Cynisca”, noticias donde a la mujer deportista y campeona se la trata más como un trozo de carne que como una gran líder del deporte.

Un estudio de Cambridge University Press encontró que la presencia de las mujeres en los medios de comunicación es tres veces menor que la de los hombres, ya que suelen aparecer bien para lucir palmito o bien para comentar su estado civil o su maternidad. Igual ocurre en España entre los grandes medios cuando se habla de la mujer en el deporte.

Las mujeres, las grandes olímpicas

De las 17 medallas que la delegación española se trajo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016, hasta nueve tienen nombre de mujer frente a las ocho que han conseguido los deportistas masculinos.

Pese a ello, los medios prefirieron destacar su belleza, hablar de sus entrenadores e incluso de cuánto pesaban.

Esta es la triste realidad: titulares épicos para ellos frente a líneas que eclipsan la verdad, que nuestras deportistas son dignas de admirar, que no existen diferencias porque lo que importa es el deporte, no el género.

Esperamos que para Tokio 2020 se acabe con esa prensa humillante y machista que impide ver el valor, esfuerzo, fuerza y tesón que hay detrás de cada campeona olímpica.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa retórica vacía de Almeida sobre la contaminación es la misma que ha acabado con el Mar Menor
Artículo siguienteRTVE y su compromiso contra las dictaduras
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + quince =