El periódico suizo Tribune de Genève destaca de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, que Madrid es la única capital de Europa sin casi restricciones y le ha dedicado un artículo sobre las inexistentes medidas en la Comunidad de Madrid para combatir la tercera ola de la Covid-19, unas “medidas” que su corresponsal como poco, califica de “arriesgadas”.

En el texto, el corresponsal en España, Cécile Thibaud asegura que “al permitir abrir a bares, restaurantes, tiendas y espacios culturales en medio de la tercera ola, la capital mantiene la economía en marcha, aunque eso signifique frenar la caída de los contagios”.

Ayuso el rostro de la derecha liberal

El digital de Ginebra recuerda las palabras de la presidenta madrileña: «No seré yo quien lleve a la ruina a los restaurantes y pequeños negocios«. Esta apuesta “por mantener la economía en las buenas y en las malas, aunque eso signifique retrasar la caída de contagios y muertes”. 

Con esta actitud hostil a cualquier restricción , “se ha convertido en el rostro de la derecha liberal, mientras los restauradores y comerciantes aplauden”, señala Cécile Thibaud.

El populismo de Ayuso traspasa las fronteras españolas.

Con una agenda cargada de marketing político, la presidenta madrileña es la imagen del Trumpismo en nuestro país, y en Europa. Poscas líderes de la derecha han presentado tan pocas iniciativas legislativas, Por no presentar, ni siquiera a febrero de 2020 sabemos cómo van a ser los “supuestos” Presupuestos Generales en la comunidad.

Cada día nos sorprende con una medida o ayuda a algún colectivo, olvidándose meses después de sus promesas. Madrid es una de las ciudades donde más desmadrado está el ocio y donde menos se cumplen las normas.

La mascarilla es quizás la única de las normas que se cumplen en su mayoría, pero incluso el número de comensales en las terrazas se sortea juntado muchas mesas. Nadie sanciona ni multa por fumar en la calle, a pesar de estar prohibido. Y lo más chocante de todo, a pesar del anunció a bombo y platillo, la falsa prohibición de imponer la mascarillas en las terrazas y en el interior de los locales, solo los trabajadores lo cumplen, a pesar de que desde julio de 2020 estaba prohibido.

El periódico hace un recorrido por varias actividades de ocio, como una terraza en la Plaza de las Comendadoras, en el centro de Madrid, donde varios jóvenes afirman: “Tenemos la sensación de ser unos privilegiados, en el resto de España el toque de queda es estricto. Así que lo aprovechamos, ¡es casi como la vida era antes!”.

La descentralización obliga que en España sean las regiones las que tienen que tomar las decisiones de la gestión de la crisis sanitaria. Una a una, todas las comunidades adoptaron medidas restrictivas para hoteles o negocios, frenaron la movilidad y adelantaron el toque de queda para limitar la vida social”. 

“En todas las demás regiones, excepto en Madrid, porque las autoridades regionales se niegan a hacerlo, aunque la capital española la que tiene una de las tasas de contagio más altas, en medio de la tercera ola”, sentencia la Tribune de Genève.

El rotativo recuerda las declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que dijo que no sería ella la que llevase a la ruina a los restaurantes. “Ha hecho una apuesta por mantener la economía en las buenas y en las malas, aunque eso signifique retrasar la caída de contagios y muertes”, dice el artículo que califica a Ayuso como “rostro de la derecha liberal” por su “actitud hostil a cualquier restricción”.

Su actitud, “también trae felicidad a los círculos culturales, que escapan al cierre total”. El diario dice que, pese a todo, Madrid no puede atraer a multitudes de turistas internacionales y, en cambio, esa “estrategia no intervencionista preocupa a los expertos en salud pública”.

La realidad es que ahora estamos bajando la cifras de contagiados por las fiestas de navidad, pero los expertos temen que el relajamiento de las medidas en la actualidad, pueden producir un fuerte incremento en la región en unas dos o tres semanas.

“También es criticada por otras regiones españolas, que tienen la impresión de pagar el precio de tanta generosidad”. «¿Qué sentido tiene aplicar medidas restrictivas en casa, cuando otros en España se enorgullecen de ser los menos restrictivos y de complicarnos la vida?», citando a Emilio García-Page, presidente de Castilla-la-Mancha.

Las luces de Madrid aún no atraen multitudes

El diario de Ginebra acaba afirmando: este “Laissez faire et laissez passer, le monde va de lui même;” (Dejen hacer y dejen pasar, el mundo va solo) de Madrid está fomentando el enfado de otras poblaciones, ante las restricciones, “en Comunidades Autónomas que no tienen las mismas capacidades hospitalarias que la capital para hacer frente al virus”.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Espero que más pronto que tarde se pueda llevar a Calamidad Ayuso ante los tribunales para juzgarla como mínimo por prevaricación y culpabilidad dolosa. ¿Cuántos muertos costará las decisiones de esta individua? ¿Por qué C’s apoya a esta facinerosa? Todas estas preguntas me conducen a otra: ¿Quién se beneficia?

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre