La precariedad laboral de las empleadas del hogar y de cuidados tiene nombre de mujer migrante, que además se han visto duramente perjudicadas y contagiadas por la Covid-19.

UGT quiere recordar la precaria situación del colectivo de mujeres migrantes trabajadoras del hogar y de cuidados y señalar que no es posible analizar la evolución de la migración en los últimos 30 años sin hacer referencia a la relación laboral especial de trabajo doméstico, del mismo modo en que tampoco puede entenderse la regulación laboral y de seguridad social, aún precaria de este sector, sin tener en cuenta que emplea a mujeres y particularmente a mujeres migrantes.

Con motivo del Día Internacional del Migrante, el sindicato UGT ha querido denunciar la situación de las trabajadoras del hogar y de cuidados con la presentación de un video – editado en el marco del proyecto Por un Trabajo Digno y dentro de la campaña “#TrabajoLibreDeBulos” gracias a la financiación del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y la cofinanciación del Fondo Social Europeo– que, en palabras de una trabajadora, describe la realidad de las mujeres, especialmente de las mujeres migrantes, empleadas en este sector.

De las mujeres afiliadas al Sistema Especial de Empleados de Hogar, el 42% tienen nacionalidad extranjera. Con datos de octubre de 2020, 151.580 mujeres migrantes están afiliadas al Sistema Especial, lo que supone que, de todo el colectivo de mujeres migrantes afiliadas a la seguridad social -894.147-, el 17% lo están a este sistema. Y todo ello sin contar a quienes estando en situación administrativa regular o irregular, trabajan en este sector.

Doble brecha salarial

El reciente informe de la OIT sobre la brecha salarial de las personas migrantes señala que las mujeres trabajadoras migrantes sufren una doble brecha, por mujeres y por migrantes. En el caso de quienes se insertan en la economía de los cuidados que incluye a las trabajadoras domésticas y de cuidados profesionalizados.

Coronavirus durante el confinamiento

Es preciso abordar las consecuencias sociales de la pandemia y el alcance de las medidas adoptadas, pero también el acceso a la protección social y a la asistencia sanitaria. El hecho de que el sector de trabajadoras del hogar y cuidados no cuenta con una protección suficiente, se puso gravemente de manifiesto durante el confinamiento.

Sin prevención de riesgos laborales

Sin prevención de riesgos laborales, sin protección por desempleo, con temor a perder la autorización de trabajo y residencia por lo que respecta a las personas en situación administrativa regular. Y en el caso, particularmente, de las mujeres en situación administrativa irregular, en una posición de extrema vulnerabilidad frente a los abusos de los empleadores y sin posibilidades de acceder a ningún tipo de protección. Y todo ello mientras el trabajo que prestaban se consideraba esencial.

Mayor prevalencia del COVID entre las mujeres migrantes

UGT destaca los datos de la Cuarta Ronda del Estudio ENE-COVID del Ministerio de Sanidad y sus resultados sobre Prevalencia Global en el que se destaca que las personas de nacionalidad extranjera tienen prevalencias más altas (13´1%) que las de nacionalidad española (9´7%). Y la prevalencia en las mujeres, con independencia de nacionalidad, es mayor que en los hombres, alcanzando el máximo en el caso de las mujeres de nacionalidad extranjera (14´2%).

Un hecho sin duda ligado a los sectores laborales en los que trabajan. En el caso de cuidadoras domiciliarias, la prevalencia alcanza el 16´3%, la más alta de las mujeres y de los 9 sectores de actividad analizados. Destaca también la prevalencia en el caso de las mujeres que trabajan en limpieza (13´9%). Ambos son sectores que emplean a gran número de mujeres migrantes.

Reclamaciones de UGT

UGT reclama que, dado que las Comunidades Autónomas son competentes para regular el acceso a la asistencia sanitaria de las personas en situación administrativa irregular, aseguren que estas tendrán acceso a la atención sanitaria y a la vacuna en las mismas condiciones que el resto de la población.

Para el sindicato es preciso ratificar el Convenio 189 de la OIT sobre trabajo decente para las trabajadoras y trabajadores domésticos.

Que es urgente la apertura de la mesa de Diálogo Social para abordar conjuntamente la regulación de la relación laboral especial y de seguridad social.

El próximo uno de enero debería extinguirse como tal el Sistema Especial, pero el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021 continúa con el sistema de tramos. La dilación en la equiparación es para el sindicato el resultado de la falta de acción del Gobierno algo que no podemos entender y que condena a las mujeres trabajadoras de este sector a una suerte de discriminación legal.

UGT advierte que tampoco se entendería que se tomasen en el ámbito de seguridad social o en el de empleo, medidas aisladas sin tener en cuenta el conjunto de la regulación.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. El buenismo bienpensantemente correcto, es como una religion, con sus dogmas, sus verdades reveladas, que operan comoaxiomaticas, impermeables irracionalmente a toda evidencia que las contravnga

    Primero, emigrar a un pais con un paro importante, no solo es garantizarse una precariedad laboral, sino ademas fomentarla

    Segundo, la precariedad laboral, actualmente tiene un nombre, y se llama españa

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre