Desde la Organización Mundial de la Salud han informado a la BBC de que los países con altos niveles de contaminación, muchos en América Latina y Asia, deberán acelerar sus preparativos para hacer frente al COVID-19.

Los estudios que se están realizando, apuntan al hecho de que aquellas personas con problemas de salud vinculados a la contaminación, han desarrollado COVID-19 con una mayor virulencia.

Los expertos de la OMS anuncian que se está elaborando un mapa de las ciudades más contaminadas en base a su base de datos para preparar planes concretos en aquellos Estados que puedan verse afectados por estas nuevas investigaciones.

Un estudio realizado en Estados Unidos apunta a que las tasas de mortalidad de COVID-19 aumentan aproximadamente un 15% en áreas donde se han producido aumentos de polución en el aire durante los últimos años.

“Los patrones en las tasas de mortalidad de COVID-19 generalmente imitan patrones tanto en alta densidad de población como en áreas de alta exposición a partículas PM2.5” ha señalado el informe de la Universidad de Harvard.

Las partículas han tenido ya incidencia en problemas de salud: concretamente en infecciones respiratorias y cáncer de pulmón.

Por el momento, los estudios apuntan a que la sospecha de que la gravedad de la infección por COVID-19 puede verse aumentada por la contaminación del aire, ha afirmado Annette Peters, profesora de la Universidad Ludwig Maximilian de Munich.

La Universidad de Siena, en Italia, y la Universidad de Arhus, en Dinamarca, sugieren también que este hecho pueda explicar el alto número de muertes en el norte de Italia. Las regiones de Lombardía y Emilia-Romaña tenían tasas de mortalidad de alrededor del 12%, en comparación con el 4,5% del resto del país.

En Science Direct se ha publicado un estudio que afirma que “el alto nivel de contaminación en el norte de Italia debe considerarse un cofactor adicional del alto nivel de letalidad registrado en esa área”.

En la misma línea apunta este estudio publicado en la revista Environmental Pollution.

En este estudio realizado por investigadores de la Harvard TH Chan School of Public Health en Boston, analizó la contaminación del aire y las muertes de Covid-19 hasta el 4 de abril en 3.000 condados de EE. UU. analizando el 98% de la población. “Descubrimos que con el aumento de solo 1 μg / m3 en PM2.5 [partículas] hay una relación directa con un aumento del 15% en la tasa de mortalidad de Covid-19“, concluyó el equipo.

Según los expertos, ya se conocía que la presencia de contaminación en el ambiente, y concretamente la polución, tenía un aumento de riesgo de muerte por cualquier causa de problemas de salud. Sin embargo, en el caso del COVID-19 la probabilidad de que esto suceda es 20 veces mayor.

Datos sobre la incidencia de la contaminación en el aire en nuestra salud

Según la última estimación publicada por el European Heart Journal, la contaminación en el aire produciría 8,8 millones de muertes anuales en todo el mundo. Más letal que el tabaco, que causa siete. Es la cuarta causa de muerte a nivel mundial.

Solamente en Europa estaríamos hablando de 790.000 muertes. La esperanza media de vida de los europeos se reduce dos años a causa de la polución.

En todo el mundo, según el estudio, la contaminación del aire sería responsable de 120 muertes prematuras por cada 100.000 habitantes. En Europa la ratio sería de 133 personas, debido a la densidad de población que hay. O sea: 133 personas por cada 100.000 habitantes.

En España la contaminación supone 10.000 muertes directas al año. Una cifra que supera la cantidad de muertes por accidente de tráfico.

Los óxidos de nitrógeno son los que más muertes provocan en España: unas 6.000 al año. Las partículas en suspensión, 2.600. El ozono troposférico, 500.

Nueve de cada diez personas respiramos aire contaminado en todo el mundo. Y los más vulnerables: ancianos, niños y personas con patologías previas.

Según los expertos, en el brote del SARS de 2003, se observó que las personas que vivían en ambientes más contaminados tenían un 84% de posibilidades de morir, en comparación con los que vivían en ambientes más limpios.

España en el 82 entre los países con mayor contaminación en el aire

Según publicaba Cadena Ser el 25 de febrero, Madrid era la única ciudad de España que está en “lista negra” de las cien urbes con el aire más contaminado el mundo. Madrid estaba en el puesto 75 y España en el 82 según el informe de Calidad del Aire Mundial 2019.

La tercera región con el aire más limpio de Europa está en la provincia de Palencia: Villalba de Guardo.

Wuhan ocupaba la cuarta posición: Respecto al número de habitantes, el informe apunta a varias ciudades de China en primera posición. La cuarta era Wuhan, un nombre ahora ya por todos conocido por ser el mayor foco de infección por COVID-19.

Los focos de mayor contaminación en España pueden verse en este mapa, con datos del mes de enero 2020

La repercusión del confinamiento en el medio ambiente

La concentración de dióxido de nitrógeno en Madrid y Barcelona ha caído a mínimos históricos durante el confinamiento según un informe de Green Peace.

El informe analizaba datos a fecha del 19 de marzo, y ya entonces, con menos de una semana de confinamiento aproximadamente, se podía asegurar que los niveles de polución se reducían día a día.

Las imágenes se corresponden con Madrid y Barcelona.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre