La noche del pasado martes, agentes de la Unidad Territorial de Seguridad Privada de la Comisaría Provincial de Málaga realizaron una inspección en materia de seguridad privada al servicio que presta escolta a familiares de la Casa Real de Arabia Saudí. Estas inspecciones tuvieron lugar en un restaurante y en una finca de Marbella.

Estas inspecciones fueron realizadas por agentes de paisano y también por policías uniformados para evitar cualquier tipo de confusión en la inspección.

Como resultado de la misma, los agentes detectaron distintas irregularidades en el referido servicio de escolta, que está integrado por cuatro hombres que, en el momento de la inspección, no contaban con la habilitación profesional exigida para desarrollar tales servicios. Se trata de un supuesto caso de falsos escoltas o simplemente intrusismo, por lo que los agentes procedieron a retirarles sus armas que tras su comprobación resultaron ser detonadoras.

El pasado viernes, un representante de la Casa Real saudí se puso en contacto hasta en dos ocasiones con la Unidad Territorial de Seguridad Privada de la Comisaría Provincial de Málaga agradeciendo tanto la inspección realizada, como las informaciones recibidas sobre las irregularidades detectadas en la escolta.

Este representante de la Casa Real saudí ha anunciado que sus representados no conocían la situación irregular de los escoltas, incluso pensaban que portaban armas de fuego reales y que, además, van a proceder de manera inmediata al despido de estos falsos escoltas.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre