La Policía Nacional recibe más de seis informaciones diarias contra la trata de mujeres a través del correo trata@policia.es y/o el teléfono: 900105090. De hecho,las 2.349 comunicaciones recibidas en el último año -932 llamadas y 1.417 correos- han permitido desarrollar 497 operaciones policiales y liberar a 387víctimas.

En una de las últimas operaciones, los agentes han detenido a tres personas que, presuntamente, captaban a mujeres colombianas y venezolanas en sus países de origen para ser explotadas sexualmente en prostíbulos de diferentes ciudades españolas

La Policía Nacional recibe más de seis informaciones diarias en los canales de comunicación establecidos para fomentar la colaboración ciudadana contra la trata de seres humanos. El teléfono 900105090 y el correo electrónico trata@policia.es han recibido 2.349 informaciones en el último año -932 llamadas y 1.417 correos-, comunicaciones que se realizan de forma anónima y confidencial sin que la llamada quede reflejada en la factura, y que han permitido desarrollar 497 operaciones con un resultado de 387 víctimas liberadas y 1.039 personas detenidas e investigadas.

En una de las últimas operaciones realizada, los agentes han arrestado a los tres miembros de una organización dedicada a la explotación sexual de mujeres en Bilbao y Tomelloso (Ciudad Real), liberando a una de ellas. Los arrestados captaban a las víctimas, principalmente mujeres colombianas y venezolanas, en sus países de origen y, posteriormente, las trasladaban a prostíbulos distribuidos por diferentes ciudades del territorio nacional. Una de las víctimas fue presuntamente agredida sexualmente por el responsable del club donde ejercía la prostitución. La operación ha concluido con la entrada y registro en dos clubes situados en las localidades de Bilbao y Tomelloso (Ciudad Real).

Deuda de 10.000 euros

La investigación tuvo su origen en la denuncia realizada por una víctima en el País Vasco. La mujer puso de manifiesto que había sido víctima de un episodio de trata de seres humanos con fines de explotación sexual en las localidades de Bilbao y Tomelloso (Ciudad Real).

Tras diversas gestiones, los policías comprobaron que el líder de la organización se dedicaba a captar mujeres, principalmente procedentes de Colombia y Venezuela, gracias a los contactos que mantenía en la ciudad de Pereira (Colombia). Estos contactos se encargaban de preparar todo lo necesario para el viaje de las mujeres, lo que se conoce como “viático”.

Una vez en España, las mujeres eran recibidas por personal a las órdenes de la organización, quien las trasladaba a los prostíbulos donde eran informadas de que habían adquirido una deuda de 10.000 euros por el hecho de haber aceptado venir a España. Las víctimas debían devolver ese dinero con el ejercicio de la prostitución en diferentes prostíbulos, distribuidos en diferentes ciudades del territorio nacional con los que el líder de la organización estaba en connivencia.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre