Varios fieles musulmanes palestinos fueron heridos por agentes de la policía israelí que escoltaban a decenas de fanáticos judíos que realizaban una provocativa gira por la mezquita de Al-Aqsa en la ocupada Jerusalén oriental. Esta mezquita es uno de los lugares sagrados para los musulmanes del mundo, no sólo de los palestinos. ¿Se imaginan que esto hubiera ocurrido en el Vaticano o en la basílica del Santo Sepulcro?

Unos 400 fanáticos judíos liderados por Ehuda Glick, un rabino de línea dura, entraron en el recinto, uno de los lugares más sagrados del Islam, antes de que los oficiales de policía se enfrentaran a los fieles que cantaban «Allahu Akbar» (Alá es el más grande) para expresar su enojo ante la entrada de los colonos.

La policía israelí atacó físicamente a muchos de los fieles, arrestó a algunos, persiguió a otros por el complejo y llegó hasta la entrada sur del edificio, donde los fieles hicieron una barrera, antes de ser atacados con gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento.

La policía israelí rara vez permite oraciones judías en la mezquita de Al-Aqsa durante los últimos 10 días del mes sagrado de Ramadán, cuando decenas de miles de musulmanes convergen en el lugar sagrado para la adoración.

Sin embargo, organizaciones judías incondicionales y fanáticos organizaron visitas provocativas a la mezquita de Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado del Islam, para marcar lo que los israelíes afirman como la reunificación de Jerusalén.

Condena de la Autoridad Palestina

El Ministerio de Asuntos Religiosos condenó el ataque de la policía israelí contra los fieles musulmanes en la mezquita de Al-Aqsa.

El ministerio dijo en un comunicado que el ataque al lugar sagrado es un ataque a los sentimientos de los musulmanes de todo el mundo, y no solo en Palestina, que lo describe como una profanación del tercer lugar más sagrado del Islam.

La Autoridad Palestina hizo un llamamiento a la comunidad internacional y a las organizaciones de derechos humanos para que trabajen urgentemente para detener la violencia israelí en Al-Aqsa y para permitir que los musulmanes practiquen su adoración exclusivamente allí.

2 Comentarios

  1. Dicen que un clavo quita otro clavo… Esperemos que pronto el clavo China más el Clavo Rusia nos saquen los criminales clavos, sionista /fascista de trump/israelandia.

  2. cada dia que pasa netanyahu esta mas cerca de su fin y de ser acusado por crimenes de guerra
    esta muy debil no es capaz de formar gobierno

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre