Marielle Franco, foto Agustín Millán.

El presunto asesino de la concejal afrobrasileña, Marielle Franco, fue abatido el pasado domingo por la policía brasileña del estado de Bahía, según anunciaron las autoridades locales.

Adriano Magalhães da Nobrega, fugitivo desde hace más de un año, era el jefe de una milicia paramilitar de Río de Janeiro. Fue localizado a unos 170 km al norte de Salvador, la capital de Bahía dijo la Secretaría de Seguridad de este estado del nordeste de Brasil en un comunicado de prensa.

«En el momento de su arresto disparó contra los oficiales y resultó herido en el tiroteo. Fue llevado a un hospital, pero murió como consecuencia de sus heridas», agregó. También señaló que cuatro armas fueron encontradas en la casa donde el sospechoso se escondió.

Ante la noticia de que la policía ha abatido al exoficial de la policía militar Adriano Magalhães da Nóbrega, presunto autor del asesinato de la concejala y activista Marielle Franco y su conductor, Anderson Pedro Mathias Gomes,  Amnistía Internacional Brasil ha afirmado que “tras casi dos años de investigación sobre las muertes de Marielle y Anderson, exigimos transparencia a las autoridades. Para la sociedad brasileña es fundamental tener plena confianza en los esfuerzos para averiguar quién llevó a cabo estos crueles asesinatos«.

Para la organización defensoras de los derechos humanos, “la información que está circulando, como tantas filtraciones ocurridas desde octubre del año pasado, simplemente transmite a la opinión pública el mensaje de que las autoridades están atrapadas en un laberinto de dudas”.

El mundo entero mira atentamente a Brasil desde hace casi dos años, esperando la verdad. “¿Cuánto más van a tardar? Aunque entendemos la necesidad de confidencialidad, esta no debe confundirse con la falta de transparencia. Garantizar que se hace justicia a Marielle es garantizar el derecho de todas las defensoras y defensores de los derechos humanos a hacer su trabajo con dignidad y seguridad, defendiendo una sociedad más justa”, ha preguntado Amnistía Internacional desde Brasil.

Franco, que era concejal de la ciudad de Río de Janeiro y fue asesinada en marzo de 2018, cuando su automóvil fue acribillado a balazos en el centro de la ciudad.

Había nacido en una favela pobre de la ciudad, militante del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), Franco había denunciado las atrocidades de las milicias paramilitares que propagaban el terror en distritos de Río de Janeiro.

Dos sospechosos del crimen fueron detenidos, ambos expolicías militares: Ronnie Lessa, de 48 años, el francotirador, y Elcio de Queiroz, de 46 años, acusado de haber conducido el vehículo que persiguió al de Franco.

Los investigadores aún no han identificado a quienes encargaron el asesinato, pero la principal sospecha se relacionaba con la “Oficina del Crimen” (Escritorio do crime), una poderosa milicia paramilitar presuntamente liderada por Magalhães.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once − 5 =