El programa de Fondo de Ayuda Europea (FEAD) financia medidas de los países de la Unión Europea para proporcionar asistencia material a los más necesitados. En el marco del programa 2018 para las personas más favorecidas en España han destinado más de 91 millones y medio de kilos en alimentos. Se han presentado las conclusiones del impacto del Fondo y los datos evaluados revelan que el 36% de las personas beneficiarias llevan entre 3 y 5 años o más en el programa, lo que apunta hacia la cronificación de las situaciones de pobreza y carencia material.

Las principales conclusiones del estudio reflejan que el 90,2% de las personas beneficiarias del programa FEAD se encuentran en situación de pobreza extrema. España es, además, el país de Europa donde más crecen las desigualdades y, según el informe del Observatorio Social de “la Caixa” uno de cada cinco ciudadanos residentes en nuestro país se encuentra por debajo del umbral de riesgo de pobreza.

Las organizaciones asociadas de distribución, Cruz Roja Española y la Federación de Bascos de Alimentos (FESBAL), designadas por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), se han encargado de que las cestas de alimentos lleguen a unas 5.600 organizaciones asociadas de reparto que atienden a las personas, cuya situación económica o familiar de necesidad, les impide adquirir alimentos de forma regular.

 

El perfil de la pobreza

Según los datos aportados en la investigación, el 71% de las personas beneficiarias son mujeres, en 3 de cada 4 hogares hay niños menores de 15 años y en el 16% hay personas con discapacidad. La población atendida presenta problemáticas en múltiples ámbitos: escasez de ingresos, desempleo, problemas de vivienda o de salud, entre otros. El 90,2% vive en situación de pobreza extrema y el 52,4% está en paro de larga duración. Aún así, no e solo la falta de trabajo sino también la precariedad laboral, habiendo personas que trabajan y que necesitan del programa.

Estos datos muestran que las personas y familias beneficiarias del Programa FEAD presentan condiciones socioeconómicas y ocupacionales extremadamente precarias. El 36% lleva entre 3 y 5 años o más en el programa, lo que apunta el riesgo de cronificación de las situaciones de pobreza y carencia material.

 

Posibilidad de mejora

“Las conclusiones de la investigación indican que el Programa alimentario es una pieza clave del engranaje, y que para que las personas y familias que se encuentran en situación de precariedad puedan salir adelante, precisan políticas de empleo inclusivas y una garantía de ingresos, además del apoyo de toda la sociedad” señalan desde Cruz Roja Española, su presidente Javier Senet García.

El programa es muy valorado por las personas beneficiarias y se configura como una herramienta que contribuye a paliar formas extremas de pobreza, aunque sólo cubre de forma parcial las necesidades de la dieta familiar.  El presidente de FESBAL, Juan Vicente Ayala, coincide en que se trata de un “instrumento de apoyo alimentario fundamental”, pero “debemos mejorar y ahondar en las políticas de lucha contra la precariedad y la pobreza con otras medidas complementarias”.

 

Propuestas de mejora

Entre las propuestas de mejora están aumentar la frecuencia de reparto, incluir mayor variedad de productos, considerar necesidades familiares y de salud, así como aspectos culturales y regionales en relación al tipo de alimentos. También contemplan proponer el uso de tarjetas de consumo y supermercados sociales, que eviten colas y situaciones de desigualdad.

Por otro lado, también se destaca la necesidad de apoyar su acceso al empleo, aumentar las ayudas para mantener la vivienda y el pago de suministros, así como realizar acciones de capacitación con las familias que les ayuden a mantener una alimentación adecuada o administrar los gastos del hogar.

 

El programa FEAD en España

La UE inicia los programas de Ayuda alimentaria a finales de los 80, con las olas de frío. El Programa actual está cofinanciado en España por el Fondo de Ayuda Europea para las Personas más desfavorecidas (Programa Operativo FEAD 2014-2020) en un 85%, y por el presupuesto de la Administración General del Estado en el 15 % restante.

El Programa FEAD permitió apoyar en 2017 a más de 1.440.000 personas mediante la entrega de 87.305.105 kilos/litros de alimentos de primera necesidad, a través de los puntos de distribución y programas de ambas organizaciones y con la colaboración de más de 5.900 organizaciones asociadas de reparto y consumo de alimentos. Los alimentos entregados son de carácter básico, poco perecederos, de fácil transporte y almacenamiento.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − uno =