Ni en Madrid ni en ningún sitio. Puede haber escuelas o talleres de creación de igual altura en Hong Kong o Bigotegudino Alto, pero mejores seguro que no son.

La Piscifactoria es un invento de Scarpa, Gonzalo Escarpa, de hace ya muchos años, no recuerdo exactamente cuantos. Y amén de lo que se enseña, de la calidad de los profesores y el blablablá blablablé lo interesante, lo único, lo genial de verdad, es la posibilidad de entrar en contacto con el mundo de un creador auténtico, de un creador de mundos.

Scarpa tiene el don de hacer que a su alrededor siempre ocurran cosas interesantes, verdaderas.

Hace mucho que le conozco y jamás me ha defraudado. He recomendado tanto su Piscifactoria como los shows que monta para Ámbito Cultural de El Corte Inglés, en infinitas ocasiones. ¿Por qué?

Porque apuntarse a un taller de Scarpa también es comprar una entrada para acceder a su mundo; y cualquier persona que se sienta y sepa artista valora antes que ninguna otra cosa que se le respete como tal, sepa o no sepa todavía, y que su interlocutor, amén de un maestro, sea siempre una inspiración.

La Piscifactoria es Scarpa. Abre sus puertas este septiembre otra vez en la calle Montserrat, creo recordar que es en el número 8 pero para cualquier siempre puede mirarse la dirección en internet. No hay nada mejor en talleres de creación, como ya he dicho en el título, en la ciudad de Madrid, Mad Madrid, como la llama Tigre Manjatan, y algunas veces yo también.

El arte es más fuerte que el coronavirus. Apóyalo. Y apóyale.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorExpulsar lo que sobra
Artículo siguienteEl sur de Marsé sigue existiendo
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre