miércoles, 26enero, 2022
11.4 C
Seville

La peste, otra vez

Braulio Llamero
Escritor. Su última novela, recién publicada, “Lo que nunca se contó de Artemio”. Su último libro para niños, “¿Puedo borrarme de vampiro?”. También es periodista y ha trabajado en medios locales y regionales de radio, prensa y televisión. Fue columnista diario durante décadas en La Opinión de Zamora (donde también fue director) y Tribuna de Salamanca, entre otros. Más información en www.brauliollamero.com
- Publicidad -

análisis

El Repaso del 25 de enero: geopolítica, Rio Tinto y Djokovic, España en contexto

En El Repaso de hoy hemos hecho un análisis de la situación geopolítica, de cómo ubicar a España en el conflicto y de cuáles...

Frente a la crisis de Ucrania solo cabe una opción filosófica: no a la guerra

Washington y Moscú recaban aliados para el último combate de la raza humana. Los misiles apuntan a los blancos estratégicos, los submarinos atómicos (agazapados...

Río Tinto y Djokovic: la parte del conflicto entre Australia y Serbia de la que no se ha hablado

El conflicto generado entre Australia y Serbia que ha salido a la palestra pública a causa del tenista serbio, número uno del mundo, Novak...

«Lo dice la Ciencia…»

Entre remedios, restricciones y variantes estamos asistiendo a un fenómeno que en algunos genera cierta perplejidad: una entidad con nombre propio y llamada Ciencia...
- Publicidad -
- Publicidad-

Soy de natural optimista. Así que esperaba, por estos años, estar viviendo los felices años veinte bis, o sea, los más estupendos de este siglo, antes de que llegara algún tío Paco con las rebajas y nos hundiera, como suele suceder. Bueno, pues todo lo contrario. Nos está pasando lo que menos podíamos esperar, al menos los del común, que creíamos vivir en el mejor de los mundos posibles. Desde que empezó el siglo XXI vamos de crisis en crisis, desbocados hacia el colapso final y con estaciones intermedias como la de una pandemia que parece la peste, actualizada a estos tiempos pero no menos letal.

Vaya primer cuarto de siglo, coleguis. ¿”Desdichados años veinte” lo llamarán si hay futuro? La resistencia de los humanos es grande y por increíble que parezca nos estábamos acostumbrando a las crisis y sus efectos, al paulatino empobrecimiento general, a la acumulación de riqueza en escasísimas manos, al hundimiento de países enteros e incluso continentes como el africano. Ni una revolución digna de tal nombre en ese siglo dramático, ni un levantamiento popular que haya pasado de la fase de amago o no haya sido sofocado a las primeras de cambio. Y ojo, que ya tengo unos años, la violencia me incomoda como al que más y lo último que deseo es vivir guerras o revueltas sangrientas o golpes de estado. Pero condiciones, no me digan que no, se dan y se han dado. Ahí abajo, abajo del todo, donde los más no solemos mirar, estoy seguro de que hay ebullición de tanta miseria y necesidades. ¿Se ha perfeccionado la olla social y ya nunca explota? Lo dudo.

Pero a lo que voy es a que, por si no teníamos suficiente con las crisis sucesivas y la explosión creciente de la desigualdad en el mundo, va y nos cae sobre la cabeza una pandemia que se expande con rapidez, que afecta a todos y a la que no se consigue poner coto por más que nos vacunemos, por más restricciones que nos impongan y por más esfuerzos que se hagan desde la comunidad científica y la política internacional. Cierto es que falla la base de ese combate, claro: la galopante desigualdad va también por países, y solo los más ricos se están vacunando bien, mientras los más pobres ni pueden pagarse las vacunas ni tienen los medios para extenderla a sus gentes. No ha habido forma de que se haga lo obvio, y que no para de reclamar, como voz clamando en el desierto, un diputado como Iñigo Errejón:

-Liberad las patentes de las vacunas, para que se puedas fabricar en cualquier país.

Da igual que esta moderna peste se descontrole. De hecho, cuanto más se descontrole, mejor para el gigantesco negocio de las empresas fabricantes de las vacuna. No hay forma de que los gobiernos pongan en sus sitio a esas empresas. Eso es también uno de los grandes signos de este siglo maldito. Estamos a merced de la codicia de las grandes élites económicas. Y eso lo explica todo en realidad: las crisis que nunca acaban, el colapso que viene y la imposibilidad de hacer frente a la nueva peste global. En el siglo XX hubo unos felices años 20 seguidos de un “crash” que derrumbó la aparente prosperidad mostrando que solo había sido un castillo de naipes. En el XXI ya solo hay “crash”. A ver hasta dónde aguantamos.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

La UCO investiga a la alcaldesa de Arroyomolinos, Ana Millán, muy cercana a Ayuso, por contratos irregulares

Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han entrado este martes en el ayuntamiento de Arroyomolinos en Madrid, para requisar...

Ya sabíamos que Pablo Iglesias mentía

Nada nuevo bajo el sol. Que Pablo Iglesias haya dicho “Ahora que no soy político puedo decir la verdad” sólo sorprende a quienes se...

El FMI rebaja la previsión de crecimiento de España para 2022 al 5,8%

Según la última edición de Perspectivas de la economía mundial del FMI, el año empieza con una reducción de las perspectivas para la recuperación...

Errores que evitar al hacer apuestas deportivas online

El mundo de las apuestas crece cada día más y con estas aumentan los usuarios que invierten dinero para obtener ganancias de esta manera,...
- Publicidad -

lo + leído

Abierta investigación criminal por las vacunaciones contra la Covid en Inglaterra: la policía busca testimonios de afectados

Los datos que se están reportando de posibles efectos adversos y fallecidos que podrían tener como causa la inoculación de las inyecciones contra la...

Entrevista a la madre de un menor que ha sufrido pericarditis: «Yo no sabía nada de pericarditis cuando le vacuné. No tenía la información»

La inoculación a jóvenes comenzó hace pocos meses en España. Desde la práctica mayoría de los medios de comunicación se aseguró por parte de...

En la disidencia

¿Cómo os sentiríais si, en los medios de comunicación oficiales, os insultaran cada día? A mí me duele, por no decir, que me irrita...

Las inyecciones de ARN no vacunan

Este artículo se hace con la intención de poner un poco de luz al relato único de las farmas, es un esfuerzo de recopilación...

«Lo dice la Ciencia…»

Entre remedios, restricciones y variantes estamos asistiendo a un fenómeno que en algunos genera cierta perplejidad: una entidad con nombre propio y llamada Ciencia...
- Publicidad -

lo + leído

La UCO investiga a la alcaldesa de Arroyomolinos, Ana Millán, muy cercana a Ayuso, por contratos irregulares

Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han entrado este martes en el ayuntamiento de Arroyomolinos en Madrid, para requisar...

Ya sabíamos que Pablo Iglesias mentía

Nada nuevo bajo el sol. Que Pablo Iglesias haya dicho “Ahora que no soy político puedo decir la verdad” sólo sorprende a quienes se...

El FMI rebaja la previsión de crecimiento de España para 2022 al 5,8%

Según la última edición de Perspectivas de la economía mundial del FMI, el año empieza con una reducción de las perspectivas para la recuperación...

Errores que evitar al hacer apuestas deportivas online

El mundo de las apuestas crece cada día más y con estas aumentan los usuarios que invierten dinero para obtener ganancias de esta manera,...